jueves, 24 de mayo de 2012

¿Qué es para ti una times new roman?

Estaba yo recapacitando sobre si algunos tíos/as son vagos o sencillamente inútiles, estaba yo reflexionando sobre esa frase de mi tío el libanés que decía “no achaques a la maldad lo que pueda explicar la idiotez” Estaba yo atándome las manos para no escribir un post incendiario sobre lo injusto que es que haya seis millones de parados mientras algunos especímenes bípedos sigan tocándose los guebos como si la fiesta no fuera con ellos. Estaba repasando las enseñanzas de mi coach de filosofía oriental cuando me dice “no prendas fuego la casa si vas a estar tu dentro” …y como esto del blog es una terapia contra el desasosiego a través de la gilipollez, me he dicho ¿De que chorrada puedo escribir un rato para no acabar perdiendo la olla e incurrir en tipos delictivos premiados con más de veinte años en Zuera?
Y justo entonces he leído un tweet de Carmen y otro de Juanjo sobre los tipos de letra y me he preguntado esa cuestión que siempre nos ha asaltado a todos: ¿Qué es para ti una time new roman? ¿Por qué te intranquiliza tanto una comic sans? ¿Es arial más fea a 12 o a 10? ¿Conocerá alguien alguna letra distinta de la que me apasione locamente? y me he puesto a escribir…
La times new roman es como una masa de hombres grises con bigote que quiere atraparte en una novela de Huxley. Yo la veo tan clásica, tan dictadora, con ese vestir a medio camino entre Esperanza y la Botella. Es una letra seria, reconocible, que parece que te hable diciéndote “mire Vd” cada dos por tres cual tertuliano de Luis del Olmo. ¿Quién felicitaría un cumpleaños en times new roman? Ya lo digo: nadie. Es como encender la tele buscando a Mónica Carrillo y encontrarte a Ana Blanco y su flequillo atrozmente correcto y bien cortado, como tener la pesadilla de leerte un libro infinito e impolutamente correcto de javier marias. Es la  típica letra para comunicarte el despido tras veinte años en la empresafonts3 o que a tu mujer la han pillado con el vecino.
La arial por su parte,es un poco lo mismo pero con pretensiones de modernidad, es como querer escaparse de la ortodoxia pero sin lograrlo. No te esfuerces tio quieres vestir joven pero sigues siendo un carca. Como Fraga cuando se hacia el distinto y se bañaba en Palomares cuando todos sabían que era mas franquista que franco. La arial es como demasiado pegajosa, el típico pánfilo que se quiere hacer el joven y sin embargo te mete un rollo de tres horas de su puta mili en Calatayud o contándote que el era el numero 43 de una clase de 45 y que no sabe de que se quejan ahora los profesores con clases de 30.
La Comic sans es un poco odiosa, tiene pinta de vendedor de aspiradora con corbata de colores (disculpe si entre los lectores hay vendedores de aspiradoras con corbatas de colores), tiene pinta de esa gente que no sabe hablar sin darte cachetes y llamarte majete. Esa gente que aunque sea legionario de cristo tiene pinta de acabar de salir de un puticlub (o igual por eso). Huele a colonia barata comprada en el Sepu y lleva calcetines blancos con zapatos de vestir.Mal.
Yo lo confieso es que tengo un especial cariño por la calibri Allí está ella impecable, elegante. Con su pinta de cuarentona con alegría en la mirada. No con una alegría chulesca y provocativa tipo Lucida, Tampoco es una guarrilla facilona tipo tahoma. La calibri es una letra señorial, estilosa. Ese mujer que te mira a los ojos con atrevimiento, diciéndote sé lo que estás pensando hacer conmigo pero no lo harás salvo que me hagas reír un buen rato antes.
Es cierto que en esto de las letras empieza a haber una cierta promiscuidad tendiendo al despiporre. Pues yo conozco una oriental que te mueres. Qué dices prueba la bodoni y verás ni punto de comparación… que se han recreado tanto con los nombrecicos que ya no se  sabe si hablas de letras o de antros prohibidos.
Pues nada que si sois infieles y os gusta ir probando os dejo enlace a un juguetico que está muy bien y ya me diréis vuestras preferencias http://www.typetester.org/
PS-. al final también se han apuntado a la charreta tuitera el desgraciaito, (pero tiiiio!! que te has hecho en el dominio que parece una dirección brasileña…) y bequipequi que no tengo el gusto de conocer. (Uyyy pero si el punto com punto es lo ha puesto blogger a todos y no solo a ND!!!)

sábado, 19 de mayo de 2012

Un cuento en mil caracteres: El último tren

Cuando el tren no paró en su estación, pensó que con las prisas igual se había equivocado de vía. Cuide no lo pierda, le dijo el hombre de la gorra de plato, es su último tren. Se había apresurado de tal manera, que había dejado olvidado en la barra de la cantina el libro de poesía con la foto de sus hijos y su mujer como separador.

Lo iba a lamentar, pero durante el viaje no tendría más lectura que las páginas naranjas de economía en inglés que se habría dejado olvidado en el asiento un caballero francés. Me bajaré en la próxima pensó y dio una cabezada mientras pasaban por la ventana y por su ausencia pueblos de nombres compuestos con estaciones sin parada. Al abrir los ojos se dio cuenta con desespero, que estaba todavía más lejos de su destino que de lo que estaba cuando había partido. Pero era el último tren no lo olviden, así que no perdió la esperanza de poder tomar a tiempo un taxi de regreso que le permitiera llegar a la cita inexcusable.

Como si alguien hubiera querido compensarle de tanta desgracia (obviamente involuntaria) se sentó frente a él una rubia de piernas insultantes que le amenizó la mirada sin que pudiera pensar en otra cosa en un buen rato, después llegaron unos jóvenes que se dirigían al partido de futbol por la imposible salvación y finalmente un cura progre que le vendió cuarto y mitad de cielo a cambio de que renunciara sin demora al sexo de obra pero sobre todo al de omisión. Ya en el colmo del despiste entabló conversación política con un joven prometedor de centro moderado que le expuso con radicalidad los planes de desarrollo en una coyuntura de incierto planeamiento local.

Cabreado como una mona de tanto entretenimiento inútil, le preguntó al revisor cuál era el puñetero destino del último tren. Ah, ¿nadie se lo ha dicho? es que el último tren no lleva a ninguna parte.

kuranda

jueves, 17 de mayo de 2012

¿orden o desorden?

Solo deciros que me he ordenado la columna lateral del blog.

Sin embargo mi vida se desenvuelve en un desorden paralizante que me impide escribir.

No sé que me da más miedo si el orden de la foto de arriba  o el desorden de la de abajo

Imagen 029 Bruselas 2007

P1010021Delhi 2006

sábado, 5 de mayo de 2012

Comparaciones odiosas: Lucha de gigantes

 

A mi también me da miedo la enormidad

el trozo que dista entre nuestros sueños

el vacío de nuestro silencio

la distancia hasta tu norte

desde mi sur,

las noches sin sombras

quizás una mirada

de menos

quizá la ausencia de palabras que hiere hasta la muerte

porque no soporto tu presencia esquiva.

 

¿nos pronunciamos o qué?

jueves, 3 de mayo de 2012

Knockemstiff de Donald Ray Pollock. Lo humano en carne viva.

Knockemstiff existe, pero no está marcado en ningún mapa: los sitios de verdad no lo están nunca. decía Melville cuando describía Rokovoko, (la isla de Queequeg). Estupor, encogimiento del alma, shock, como que te peguen una patada en los guebos, pasarse de tripis y solucionarlo bebiendo además una botella de vodka de garrrafón de un trago y luego reventarle la cara al primer gilipollas que te mira mal y luego follarte sin condón a una borracha sidosa para probar suerte porque tu vida es una mierda.

Knockemstiff tiene la crudeza de las imágenes de niños famélicos en Africa que salen al mediodía cuando se les comen las moscas las legañas mientras nosotros protestamos porque las judías están mal aliñadas. Tiene esa atracción repulsiva de una verdad que se asoma inmisericorde a nuestra existencia a través del telediario. Tiene la lógica de lo inexplicable, de lo más inhumano de lo humano o lo más humano de lo inhumano. La imagen que se ve entre los dedos tapándote la cara, esa lucha entre ver y no querer ver. “Joder, qué libro más asqueroso”¿Que puede dar más asco? Besar una boca con herpes, ver una mosca sobre un vómito, o sentirse tan sola, que quieras follar con el primer asqueroso de dientes podridos que te encuentres en un bar.... A mi ya os lo digo, me dio más asco la soledad, el ser humano desollado, la existencia en carne viva.

cubierta knockemstiff 2.indd Knockemstiff me lo recomendó el ilustre Sr NaN en un ciclo desde Carnery Row. Pero creo que el salto entre uno y otro es demasiado fuerte, aquí no hay poesía como en el almacén de pescado , en Knockemstiff a nadie se le ocurre ir a buscar ranas para ganarse la vida como en el puerto californiano, aquí los personajes no son malos o buenos; esos son calificativos inutilizables en este microcosmos, los personajes son solo supervivientes en un ciclo trágico de cuentos entrelazados con un final sabido, pero que en algunos cuentos añoras que llegue para poder respirar. Es una lucha de personajes con cartas marcadas contra su propio destino. Esto no es Carnery, tampoco la gente se la menea debajo de una higuera esperando que un moro cabrón te clave un cuchillo a traición como a Lazaro Codesal. Aquí te la menea una menor a cambio de una salchicha ahumada o de un antidepresivo que le ha robado a su vieja mientras la yaya se trincaba al vecino oligofrenico. Por más que se empeñen en reseñas que he leído por ahí, aquí no existe Cass, ni Bukowsky, este mundo inventado no es Macondo, ni el Medellín de la virgen de los sicarios. Aquí no vive pijoaparte, esos son pobres, los de Knockemstiff son seres abiertos en canal.

Son 18 cuentos, que se desarrollan en un suburbio rural de no mas de 20 casas donde concurre lo más sórdido de esta sociedad que hemos querido crear. Imaginaros todo lo anterior que he descrito pero con argumento y personajes bien definidos. Son personajes que como insectos están atrapados en una tela de araña a punto de ser comidos. Todos ellos sueñan, todos ellos buscan el golpe de suerte, la puerta de salida. Pasan de un cuento a otro haciendo una especie de cameo o más bien intentando infructuosamente buscar salida en otro cuento que no sea el suyo o en el suyo años después. No es que haya sexo, hay lo peor del sexo, no es que haya drogas es que muestra lo peor de las drogas, la violencia salpica la cara, la suciedad mancha las manos (…y el alma) al pasar las páginas llenas de esputos, semen y soledad. No quiero contar argumentos, pero los hay.

Hay que quitarse el sombrero por el traductor. Javier Calvo, Era fácil caer en “malditos bastardos” en lugar de en el “jodidos hijosdeputa”, también era fácil haber caído por el contrario en el “caca, culo pedo pis” es decir sobrehinchar el texto de palabros para hacerlo más duro. No lo hace…(a veces se le va la mano, pero pocas) Las expresiones no sé como serán en inglés pero en español suenan posibles, destructivas pero posibles. Muy Bien. Y también felicitaciones para Libros del Silencio por la edición, sencilla, clara, o lo mejor que se puede decir de un libro: que sea fácilmente leible.

Mis favoritos: Domingo de Lluvia, Gigantomaquia, La vida real en relación con Los Combates… pero  los releo ahora y voy viendo cosas nuevas que me gustan de otros. Por eso le decía al sr NaN que no es lo mismo acabar un libro que llegar a su última página. Y este libro he llegado a su última página pero tardaré mucho en terminarlo.

Hay que leerlo, no sé si os gustará pero no os dejará indiferentes.

Busco la portada y cuelgo ya este post, sin releerlo, porque ya van varias veces que borro esta reseña entera.

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...