sábado, 19 de agosto de 2017

Cambrils


Tinc el cor de la meva infància
amagat pels teus carrers,
els meus primers petons
reflectits en el teu mar
i els meus poemes
encara rimen
amb les tardes adormides
desdel teu port.
Com no plorar avui
en la nit plena de sang
sense raó.





martes, 1 de agosto de 2017

El día de la independencia de Richard Ford. Opinión y Crítica

No comprendo esa manía general que dice que Frank Bascombe representa un retrato del modo de vida americano. No veo nada distinto en Haddam de lo que pueda suceder en Madrid o en Modoñedo. Cuando empiezas a leer El dia de la independencia de Richard Ford te viene inmediatamente a la cabeza el inquietante inicio de la Divina comedia de Dante Nel mezzo del cammin di nostra vita mi ritrovai per una selva oscura ché la diritta via era smarrita.(A mitad del camino de la vida, yo me encontraba en una selva oscura, con la senda derecha ya perdida).Y de eso va el libro, de cuando Frank Bascombe con cuarenta y pico ve a un lado el camino recorrido, el camino de la existencia oscura y en el otro el reto de empezar su vida con los restos que quedan de sus sueños en un baño cruel de inmersión en la realidad.

Si os digo que El día de la independencia son solo cuatro días y nada menos que 600 páginas de la vida de un vendedor de casas este libro no se lo lee nadie. Si digo que es la continuidad de El periodista deportivo y el precedente de Acción de Gracias tampoco creo que gane muchos lectores más. Pero aun así creedme leéroslo. Aunque sigue siendo cierto que de eso va el libro.

En El periodista deportivo Frank me pareció un cretino insensible e insoportable, aquí sin embargo me he metido e identificado en el personaje totalmente lo que significa no tanto que Bascombe haya mejorado sino que, lo que es más lamentable, el que ha empeorado he sido yo. Como dicen algunos medicamentos se recomienda no leerlo en periodos carenciales premenopáusicos (masculinos o femeninos) o quizá sí, porque está bien que en lagunas ocasiones nos peguen un balonazo en la cara que nos salten todos los dientes para espabilarnos y centrarnos en quienes somos y donde estamos. Seguimos pensando en la vida como el juego en el que vamos logrando nuestros objetivos sin darnos cuenta de que “el modo como se nos escapan nuestras vidas es nuestra vida” (Pág. 13).

Hay que tener paciencia, mucha paciencia para leer a Ford. Cada movimiento representa cinco páginas de introspección. En muchos casos el marco es el que define el cuadro, pero ese marco, ese entorno está tan minuciosamente dibujado que requiere de una lectura pausada para que no nos perdamos nada y podamos ponernos en el lugar de Bascombe.

Ford nos dibuja una alegoría de la vida representada en la compra y venta de pisos, Ford nos enfrenta a la paternidad en carne viva, al recuerdo de los días esperanzados de los treinta y pico reconvertidos en la cotidianeidad de los cuarenta. En la dificultad de entendernos los unos a los otros cuando en una relación de pareja la mochila de las palabras ya dichas, pesa lo suficiente como para poder (o creer) intuir las palabras futuras. Nos describe la vida en pareja en el momento en el que follar es más bien la escusa para hablarnos. Hay veces que a Bascombe no se le entiende, pero creo que es porque tampoco se entiende él y nos quiere transmitir esa extrañeza de si mismo.

Los libros de Richard Ford están escritos para releerlos, para subrayarlos. No en una primera lectura donde nos vamos dejando llevar por sus pensamientos y su manera de ver el mundo que le rodea. Los libros de Ford requieren el reposo de esos lugares que vistamos una vez y a los que queremos regresar pasados los años para saborearlos lentamente de nuevo. Ahora mismo empezaría a leerme Acción Gracias el tercero de la trilogía, pero creo que no debe ser. Cuando leo estos libros me acuerdo de las pelis de Antes del amanecer y su secuelas y la extrañeza de leerlos fuera de edad así que refrenare mi instinto a la lectura compulsiva de un autor cuando me gusta.

El día de la independencia es un libro de cuarentismo y vista atrás. Bascombe ya no es el escritor que escribe para poder recordar cuando sea mayor cómo se siente (como hacia en el Periodista deportivo); ahora Bascombe escribe para poder olvidar. Lo que está en el papel ya no tiene que tenerlo presente, ya lo puede quitar de su disco duro, porque escrito está..Si El periodista deportivo era una reflexión sobre la intrascendencia reflejada en una profesión (la noticia deportiva de hoy ya no lo es mañana); en El día de la independencia es lo contrario ese momento de la vida cuando se quiere echar raíces, en teoría para siempre, representado en el oficio de agente inmobiliario, de la compra de la vivienda que nos verá jubilarnos.

Lo dicho leedlo, la traducción de Mariano Antolín Rato en Anagrama es sensacional, no sé si tanto por transcribir con exactitud de otro idioma (mi inglés no llega para valorar esto) como por lo bien escrito que está en español. A mi modo de ver mucho mejor que la del Periodista deportivo y por las diez páginas que me he leído del tercero, mil veces mejor que este.

Buen agosto compañeros!!

sábado, 29 de julio de 2017

Ser libre no es poder elegir

Los hombres tenemos una expectativa racional
de poder ratificarnos
para no tener que elegir constantemente.

Por eso esperamos un mañana como hoy,
(no sé si es esperar mucho)
a que la lavadora siga enchufada
a que el interruptor encienda la luz como ayer.

Vivir constantemente optando
es insoportable, cansado y destructivo.

Por eso me duele que haya gente
cada vez más gente
en estos días de funambulismo y circo
que cada mañana tenga que elegir
de dónde sacar hoy la leche para sus hijos,
qué eventualidad meterá (o no) en su bolsillo los dos euros para comer
elegir, vivir eligiendo
sin que puedan ratificar
                   la soldada de ayer,


sábado, 22 de julio de 2017

Canciones contadas: Peor que el olvido Quique Gonzalez


No sé quien me dijo que lo mejor para olvidar era cerrar las historias, que de las puertas entreabiertas quedaba por siempre la esperanza baldía o la culpa acechante; de haberlo sabido nunca lo habría intentado, aunque quizá de haberlo sabido tampoco lo hubiera empezado.
Cada madrugada en la soledad del estío, me sobraban motivos para llamarte; me sobraban sombras con las que lidiar, poemas por escribir, mentiras que contarte. ¿Por qué no? ¿Qué pierdes con intentarlo? No hubiera dudado quedarme contigo otra vez. Peor que el olvido fue frenar las ganas de verte otra vez, peor que el olvido fue volverte a ver.
¿Por qué ahora? Me dijiste al reencontrarnos. Quise decirte que me arañaban los primeros rayos de sol de cada domingo en tu ausencia, te dije que recordaba tus besos de sal, recordaba cuando escribía versos invisibles con mi dedo por tu espalda. Perdóname, comprende que llamarte no fue sino matar los bandidos que me partían en dos el alma de un navajazo al amanecer. ¿Por qué ahora? repetiste ¿Por qué te marchaste sin decirme nada?
Y no supe que decirte ¿Como explicarte que a veces la duda te empuja desde el alfeizar a la nada? ¿Cómo explicarte que tenía el corazón en la garganta y que tenía la niebla en mis ojos como un otoño al desaparecer? Te vi tan hermosa sin mí, que renuncié de nuevo a intentarlo, Tomamos tres cervezas y un sorbo de añoranza, nos cogimos todo el rato de la mano, lloramos dulce y nos dijimos adiós. Peor que el olvido fue frenar las ganas de verte otra vez, peor que el olvido fue volverte a ver.



miércoles, 12 de julio de 2017

Dátrebil de Pedro Andreu. Opinión y Crítica

Vivir es huir, los protagonistas de Datrebil huyen, a veces de sus perseguidores, pero muchas más de su pasado, siempre hacia sus sueños. El libro debiera llamarse La huida que es el envés de Libertad. Huimos de la rutina domesticada como hormigas a cambio de migajas, huimos buscando utopías para olvidar realidades, huimos de las partidas con cartas marcadas, huimos hacia y contra el sexo abierto en canal que sustituya al cómodo misionero. Vivir es libertad, pero una libertad condicional, vigilada férreamente por un juez corrupto que constantemente nos pisa los talones. Vivir es escaparse.

Datrebil es un libro de literatura y muerte, de violencia, de traficantes de almas porqué cuando morimos qué otra cosa queda dentro de nosotros sino los libros leídos, las palabras no escritas, los versos por publicar. Los personajes de Datrebil, tienen literatura en su interior, andan por el alfeizar de la vida, con vértigo, a veces con miedo, andan con el miedo a poner un pie en el vacío, pero también con la atracción irrefrenable de poderlo hacer.

Siempre huyen, Son personajes secuestrados que se escapan para follar y por follar. Sexo y muerte; libros y música, infancia y frustración; adulterio y amor; esperanza y renuncia. Natham Barr y Bartleby renunciando a escribir. Jan Vravusa tocando al saxo en Cannery Row, Socrates bebiendo un Don simón y recitando libros de memoria para no recordar, Puerto Jericó, Knockemstiff, Chinaski y su puta madre. Tokio Blues; Kafka en la orilla.


Creo sin embargo que a Pedro Andreu se le escapan las mujeres. Los personajes masculinos están tan profundamente bien contados que al leerlos piensas con ellos, como ellos; sin embargo las mujeres siempre están al otro lado del espejo. Como cuando te quedas en silencio tras follar y te preguntas ¿Qué estará ahora pensando? Personajes apasionantes como Agus, Jota, Daniela, Tara, hasta Nicoletta esconden más de lo que muestran. De ellos sabemos todo, de ellas a penas nada. Daniela quiere huir; Agus quiere huir, Jota y Tara piden a sus captores un rato de libertad para follar, digo para vivir. Alicia huye por la ventana. Pero me faltan muchos trozos de sus vidas entre medio, me pregunto demasiadas cosas sobre ellas que hace que me despiste buscando demasiados porqués.

Andreu escribe siempre poesía (más aun cuando escribe novela) y a veces lo lírico se apodera de lo narrativo, pero que más da si está tan cojonudamente bien escrito. Qué difícil me parece (d)escribir tan bien (también) una secuencia de sexo salvaje sin caer en lo vulgar y al mismo tiempo tan arrebatadoramente sugerente y excitante. Es cierto que en muchos casos el libro se dispersa o más bien se desboca; hay páginas en las que se descompensa porque se nota que el autor se gusta y se encandila en imágenes sugerentes de las que no puede salir, pero merece la pena.

Hay mucha música y mucha literatura; mucha metaliteratura. Mucho detective salvaje en busca de autor, mucha referencia. Los personajes leen y escuchan, los capítulos tienen banda sonora. Salem y Bolaño; Amy y Nirvana; pero también Auster, Garcia Marquez y Carver, entreverados con páginas de sucesos y normalidad. Poetas nuevos, cine negro, series americanas de televisión. Tarantino y Chadler de la mano. Y todo ello engarzado sin estridencias en la trama vertiginosa de la historia que se cuenta.

En fin, no sé si Datrebil es un libro dentro de otro libro, un espejo roto, recortes de prensa, quizás un road movie, quizás esa pesadilla mezclada con sexo que te hace despertar sudoroso en una noche de verano, no sé si es una historia de amor o de desamor o un cuento de miedo; porno gore o poesía de tweet. Solo sé que con sus espirales y su belleza; su violencia y sus agujeros negros me ha tenido atrapado de principio a fin y a mi al menos eso me compensa los catorce euros invertidos.

******

Me sigue pareciendo increible que ponga una reseña de un libro y el autor se moleste en contestarme. Ya, ya sé que es parte del nuevo juego, pero que quereis que os diga a mi me gusta y me asombra a partes iguales. Todavía soy un carca cibernético.

https://twitter.com/pedroandreupoet/status/885090186174050305





PS_:
Puedes leer mi opinión al Secadero de Iguanas del mismo autor en este blog.
También mi opinión a su poesía en el blog de mi primo 
Y de paso os leeis los poemas de mi primo que está el hombre envidiosucho!!
 .
 .

jueves, 22 de junio de 2017

Aquilino martín se apodera del blog del chicodelaconsuelo

Hola buenas tardes
soy Aquilino Martín, poeta, empleado de banca, amante del bitter kas y los boquerones en vinagre
me cuelo en este blog porque el mendrugo del de la consuelo se ha dejado la constraseña puesta y así aprovecho para lanzar alaracas acratas neoliberales en este blog de derechones ateos y progretas meapilas:

Me preguntaban ayer cómo es posible que la clase mediocre liberaloide siga votando a las derechas peperianas a pesar de la politica de privilegios y corruptelas, lanzo mi teoría:

"A quien tiene 10 y le quitan en impuestos 5 le jode que quien tiene 100 solo pague 1
pero le da mucho más miedo que le puedan quitar los 10 que tiene 
bajo el argumento de quererselo dar a quien tiene 2"

Hala consuelianos reventadle el blog con comentarios incendiarios,
trolearle su blog lleno de posts llororsos de cuarentón desfondado.
Si queréis seguime escribo de vez en cuando en el blog de su primo.

Abajo el chico de la consuelo!!


.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...