miércoles, 3 de diciembre de 2014

El quinto párrafo de un relato par.

Noviembre siempre esconde un reflujo de rencor en sus entrañas, es un mes feo, de intermedio, de un gris intenso y cerrado que antecede a los copos de nieve. Las palabras salen torcidas, sin hacer, como el pan blancuzco y crudo antes de hornearse; es un mes de compromiso como un beso corrido a modo de despedida. Los versos salen enripiados, los amores misioneros y los cuentos se encasquillan sin encontrar final llenando folios y folios de frases borrachas que empiezan por “yo” y terminan en ninguna parte.
No puedo dejar de escribir triste o más bien cansado, no puedo dejar de empujar los pensamientos hacia afuera con un esfuerzo de parturienta en cada palabra. No puedo recitar sino en ese tono irrelevante que tienen los políticos descreídos, los opositores de judicaturas en el quinto repaso, las putas de madrugada jurándote amor eterno, las memorias de actuación de fundaciones con patronos jubilados. Y quizá sea eso lo que más me molesta, que este noviembre me haya robado hasta las ganas de contar.
Se me nota, lo sé, que sonrío a la fuerza, que mis sueños son de plástico, que como están a medio dormir se despiertan vivos y luego me atosigan toda la mañana. De habitual duermo poco, pero con muchas ganas y si mis noches tienen sobrealiento, como ahora, se me hunde la mirada en lo más profundo y la sonrisa sale gastada.
Y así pasa el mes escondiendo la desidia tras el alcohol y el sexo forzado; así pasa el mes lleno de la hojarasca que preludia el frio; así pasa el mes abreviando los entretiempos con salmodias en informes ilegibles y tablas de sumatorios cruzados. Así pasa el mes buscando el mar en esta playa de tierra adentro sin navegantes ni polizones, sin jarcias que tensar, sin cofas que permitan avistar islas nuevas, tan solo anclados con maromas de cuerda gruesa al fondo abisal de lo cotidiano.
En fin, ni siquiera soy capaz de rellenar este quinto párrafo para impedir que esto termine en relato par.
2013-06-14 00.41.16
..ç
..

8 comentarios:

  1. Chico! Anímate que ya es Diciembre ;)

    A mi Noviembre me gusta mucho, me parece un mes tranquilo, para relajarse antes de la locura navideña.

    Diciembre se me hace cuesta arriba debido al excesivo consumismo. Además me agobian mucho la luces navideñas, los anuncios de juguetes y las conversaciones de qué se hace en Nochevieja.

    Pero bueno, intento pensar positivamente y disfrutar de cada momento ignorando lo que me atormenta.

    Ánimo amigo! ;) Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Di que si.
    A mi tampoco me gusta. Es un mes insulso.
    Lo peor es que me has descrito estas últimas semanas.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo no te veo muy de sexo forzado, que quieres que te diga...

    ResponderEliminar
  4. Noviembre es mi mes favorito de todos los meses, seguido por Diciembre. Nací el 1 de Noviembre, inaugurando el mes. Así que mi Noviembre siempre está lleno de celebraciones, felicitaciones, reuniones de amigos y de familia, lo que hace, que aunque este año sea una mierda, Noviembre haya sido uno de los mejores meses. Así que no hables tan mal de él! Jajaja
    Ánimo, que la vida es muy cabrona, pero también mola mil. Eso es así.
    MuackS!

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida compatriota Patri! Es que en nuestra ciudad gusanera
    inundada de niebla y desidia
    en invierno, los dias se hacen demasiado cortos, demasiado oscuros.
    Prefiero las primaveras y los veranos tórridos... incluso el primer otoño, pero Noviembre y Febrero no!!

    Phaskyy tiempos atormentados estos que nos tocan vivir regateando a demasiadas gentes capaces de saltar (o pisotear) a los muertos que yacen en el suelo sin ensuciar sus zapatos de chanel.

    Anonimo, el sexo como los San Pancracios tiene que ser robado o regalado.

    Bueno Saramaga, te veo desplegando ya las alas eso está bien. Siendo tu cumple se te perdona tu adicción a Noviembre!!

    ResponderEliminar
  6. Es que es mejor que termine en relato par. Los pares siempre son mejores. SIEMPRE!! ;P

    AUPA!1

    ResponderEliminar
  7. Bueno, todo pasa. Y cuanto antes llegue el invierno... antes llega la primavera y el verano. Claro que... cuanto antes llegue la primavera y el verano antes llega el otoño y el invierno... Qué depresión.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Noviembre es peliagudo como tu texto, :)
    Es el mes en que decidieron traerme a esto que llaman vida, y aún así le tengo cariño.
    Tú escribe que es un placer que nos das a los que te leemos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...