viernes, 1 de junio de 2012

La virgen de los sicarios. Fernando Vallejo. Diatriba y tragedia con las venas abiertas.

(no se cuenta argumento)

He estado dos veces en Colombia, ambas por trabajo. No cometeré el error de algunos, cuando se dicen especialistas porque hayan pasado tres días de vacaciones en un lugar (bueno puede ser peor, hay otros que hacen una tesis doctoral de seiscientos folios, participan en “tertulias radiofónicas de mire usted” y cuelgan en su pared la foto de un líder guerrillero, sin haber ni pasado por allí); así que no me obliguen a estar a favor o en contra de la política colombiana como si supiera de lo que hablo, porque no tengo ni idea y seguramente estaría en contra de todos…como casi siempre en casi todos los temas, por otra parte.

¿Aunque ahora os preguntéis de qué habla este tío? ya veréis que como suele suceder, los preliminares lubricantes tienen luego su porqué, aunque ahora no les encontréis todavía el gusto.

Digo que volaba yo en el avión de Avianca, y cual jubilado en bus urbano, leía de refilón la revista de la Sra de al lado; (Sra. que aunque no viene a cuento la recuerdo como un bellezón aun bien entrados sus cincuenta). En un momento dado, me imagino que cansada la buena mujer, de sentirse revisada tanto ella como su entretenido couché, decidió entablar conversación conmigo.

¿Le gustan?

(me ha cazado mirándole las tetas, fijo) mmm???

¿Qué si ha leído alguno de estos, joven?

Se trataba de esta lista http://www.semana.com/cultura/mejores-100-novelas-lengua-espanola-ultimos-25-anos/101793-3.aspx

Si bueno, alguno…

De los libros pasamos a Europa y de allí a España y a su boyante economía como envidiable milagro de crecimiento

¿Y qué le ha parecido este país?, me preguntó.

Yo que como sabéis soy una persona educada (tirando a pelota) me deshice en halagos, sin más aviesa intención que la de ir entreteniendo las turbulencias.

Pues no se deje engañar este es un bonito país de mierda, escúcheme de mierda. De esta lista léase La virgen de los sicarios y sabrá la verdad de lo que sentimos muchos aunque nos callemos.

El viaje se hizo corto hablando y hablando con la que dijo ser profesora de no sé que Universidad del Caribe. Cinco años después de aquello, guardo el enlace a aquella lista como oro en paño y los recuerdos los guardo envueltos en un paño de nebulosa cuentista y fabulera seguramente recreados por mi imaginación lúbrica y mentirosa.

Pero la cosa es que hace un mes encontré entre los libros epubianos de un botín cibernético la novelita de Fernando Vallejo y me dispuse a darle cuenta, sin reparar en lo inventado ni en lo cierto de la historia susodicha.la virgen de..

Solo una línea de argumento. Un profesor homosexual y ya talludito de edad vuelve a Colombia y se echa de noviete a un joven sicario.

A partir de entonces comienza una diatriba como un torrente, intercalada de recuerdos, escrita a borbotones, como hablaba Carmen en Cinco Horas con Mario. Echándole la culpa a Colombia, a Medellín, al mundo, pero al mismo tiempo desnudándose como un ser despreciable, clasista, despiadado. Echándole a Mario la culpa de su vida para no reconocer su flaqueza moral y ética.

El libro habla de pobreza, pero enseña otro tipo de pobreza, la de la violencia, con un lenguaje que muchos críticos enlazan con su compatriota Gabo. Vallejo usa un verbo expresivo, localista, salvaje, directo, con frases que te abofetean pero que sorprendentemente y al mismo tiempo te llevan suavemente a Macondo, a Florentino Ariza a Fermina Daza un poco al Iquitos de Pantaleón, a la escuela de cadetes…en definitiva a cualquier escritor americano de esos que trabajan el español como orfebre independientemente de que la joya sea en unos casos fina y en otros de una belleza áspera.

Al principio parece simplemente un desahogo, al final, sin embargo, el monologo se convierte en la lucha de un personaje contra su sombra, contra su edad, contra sus sueños ya incumplidos, reniega de vivir, provoca la muerte, quiere coger el autobús que le saque de la novela, de su novela. Y la forma se abre en dos para dejar ver un contenido de fuerza e intensidad personal inigualable. Fernando trata igual al muerto que al asesino. con el mismo desprecio al pobre que al rico. Y carga de modo despiadado contra ese país, contra ese continente que se ha dejado las venas abiertas en un suicidio de violencia, de política conjugada en su modo y tiempo más asqueroso y a la que solo los mitómanos ignorantes europeos pueden admirar (quizá porque no la padezcan) . Es una lucha de todos contra todos donde los argumentos muchas veces no son sino el aderezo de un final injusto ya escrito. Donde se juega con cartas marcadas y tramposas, y donde viejos gordos que se conocen y se odian comparten felizmente mantel en tanto que jóvenes que ni se conocen ni se odian, se matan en sus calles por ellos. He dicho diatriba, quizá hubiera debido decir tragedia

Leedlo sin duda. Y si podéis viajad a Colombia es un país impresionante.

7 comentarios:

  1. Pues apuntado queda, Consu's. Gracias por la recomendación y por el post.

    ResponderEliminar
  2. A mi me impresionó tanto la explícita violencia que no me acuerdo para nada de la relación homosexual.
    También he estado en Colombia tres veces y recuerdo a Pablo Escobar por todas las esquinas pese a que ya había muerto, los tiros por la noche en Río Negro y las armas de los chóferes cuando visitamos el museo de Botero.
    No hace falta entender de política para hablar de un país, pero si recuerdo una foto tuya con...¿así que eres un pelota?.

    ResponderEliminar
  3. Lo primero que ha dicho Langlois cuando lo han soltado ha sido "Solo son pobres luchando contra pobres".

    El otro día leí lo más respugnante que conozco desde los jémeres rojos:

    Lee esto

    ResponderEliminar
  4. Después, añadimos la violencia de los narcos.

    ResponderEliminar
  5. ND este libro está muy bien,pero no es de la segunda guerra mundial, no sé si te gustará ;)

    Pseudo es verdad la relación homosexual no es ni mucho menos lo esencial. Yo tuve la ocasión de conocer al que le dio matarile a Escobar . Lo cuentee en este post de hace timepo
    No caigo en la foto que dices.
    Yo estuve en el 2007 (ya en epoca de Uribe, sorry Mr NaN) y la verdad es
    que estaba bastante tranquilo, además no eran las ciudades peores.
    También es verdad que iba bastante de la mano, pero vamos las noches que ibamos fuera de programa a mi me pareció Brasil por ejemplo al menos igual de peligroso que Colombia. No sé que opinas tú que también conoces los dos paises.

    Sr NaN, la frase final ya sabe que no es mia sino de un exguerrillero nicaraguense la puse en este post
    espero a leerme el articulo tranquilamente que ahora me largo de cenita de novios con mai guaf.

    ResponderEliminar
  6. ahhhh pseudo lo decias por Ortega...ya caigo

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...