viernes, 3 de agosto de 2012

Antonio Orejudo: ¿Novela o divertimentos literarios?

La prueba de que no es fácil escribir “divertimentos literarios” es que un maestro del género como Eduardo Mendoza nos acaba de endosar un bodrio como El enredo de la bolsa y la vida. Por ello despreciar o degradar el estilo del desvarío literario como un sucedáneo o hermano menor de la novela me parece cuanto menos atrevido.
Es cierto que el primer causante ha sido uno de sus fundadores, mi admirado Mendoza, que se ha cansado de repetir hasta la saciedad, su funesta ocurrencia de “la muerte de la novela” a favor del “mero entretenimiento” como cauce para su renacimiento. un mom
La corriente desvariada, está generando últimamente brillantes adeptos que han pasado ya la línea de lo minoritario, para ubicarse en las filas delanteras de las baldas del Corte Inglés. (lo que no tengo muy claro que sea precisamente bueno, ya que es muy difícil resistirse a la vida de charleta bien pagada y sobreproducción mediocre de los habituales top ten de la tienda del triangulico.)
Todo esto viene, porque he terminado esta semana el último de Antonio Orejudo “Un momento de descanso” y a mi entender Don Antonio se ha consagrando en el genero del “desvarío literario” como uno de sus lideres. Orejudo ha escrito libros míticos para sus lectores y desconocidos para la general como “Ventajas de viajar en tren” o “Fabulosas narraciones por historias” y ahora se enfrenta al “síndrome del joven aprendiz de pintor” que cantaba Sabina:
El joven aprendiz de pintor que ayer mismo
Juraba que mis cuadros eran su catecismo
Hoy, como ve que el público empieza a hacerme caso,
Ya no dice que pinto tan bien como Picaso.
En cambio la vecina que jamás saludaba
Cada vez que el azar o el ascensor nos juntaba
Vino ayer a decirme que mi última novela
La excita más que todo Camilo José Cela.
El libro me ha gustado, empecemos por ahí; me ha entretenido en una buena parte y me ha hecho pensar durante el resto. Por que no nos olvidemos, que este tipo de novelas (como sucede también con la novela policíaca) utiliza el humor en este caso o el fiambre en el caso de las de polis, para ahondar en una crítica social despiadada. Y esto me encanta.
Orejudo ha pillado las herramientas que tan buen resultado le dieron en “Ventajas…” (Fabulosas narraciones lo tengo pendiente) y las ha vuelto a utilizar en esta nueva novela. Esto, le da al libro, es cierto, una sensación de ya leído, pero por otra parte, consolida el estilo como una voz propia del autor en donde el lector reiterado va pillando sus guiños y referencias (también sus trucos).
Las novelas de Orejudo empiezan bien, muy bien. “Os tengo que contar una cosa sensacional si queréis saberla seguir leyendo” parece decir. Después la novela es una suma de historias, de personajes como torrentes que afluentan en el río principal. La alusión al sexo exagerado. El humor desbordado al más puro estilo del detective de Mendoza, La persistencia de un protagonista con ciertos problemas mentales, el juego con barreras difusas entre escritor, narrador y personaje. Ese juego que en Ventajas relata en la historia de W y que aquí lo pone en práctica en primera persona haciéndose a un tiempo narrador, escritor y personaje. Escritores inventados que recuerdan al Bartleby de vila-matas. La historia contada que cuenta una historia que a su vez incluye una tercera. (por favor no aludan a cebollas  ni a a muñecas rusas que queda cansino) El ir desvelando poco a poco el pasado de alguien que no se sabe si realmente sucedió. La confabulación social subterranea como la de los basureros. Y en ambos una reivindicación del individuo frente a conductas gregarias, la imagen de las hormigas en el que la singularidad se pierde en el grupo.
El tema de fondo de “Un momento de descanso” es la critica feroz a la vida academica y el culturetismo instalado parasitariamente en el mundo universitario y editorial. Esto como ensayo se ha contado mil veces, enrocado en una historia tan hilarante no tantas. El argumento es la historia del escritor, Orejudo hecho personaje-narrador, cuando encuentra a un viejo compañero de carrera al que no había visto en los últimos veinte años. Se cuentan sus respectivas vidas, recuerdan sus estancias en EEUU, su evolución familiar y personal, y le da intriga poniendo en cuestión la veracidad de la obra (incluso de la vida) de su común mentor, gran catedrático universitario y eximio rector.
Al hilo del discurrir entretenido de la trama salen a colación temas para la reflexión. Esa tendencia de la sociedad contemporánea para complicarnos la vida nosotros mismos, el espíritu gregario que nos caracteriza, las adulaciones gratuitas a lideres culturales, la imaginación desbordada como fuente creativa a la vez que fuente de problemas vitales, la metaliteratura, el debate persistente y recurrente sobre la novela, bueno más bien sobre qué tipo de novela será capaz de sobrevivir en estos tiempos de literatura mcdonalds.
Los libros de Orejudo son cortos y más sugerentes que ladrillos, es cierto que en algunas partes la narración imaginativa se le va de las manos, pero yo creo que se reencuentra como se reencontraba Mendoza en el laberinto de las aceitunas y como no se reencuentra en el Enredo de la bolsa y la vida…es un peligro cierto de estas narraciones alocadas que por un lado te pueden quedar de obra maestra si los divertimentos encajan en un porqué y que sin embargo si pierden el hilo se convierten en una fantochada de microgilipolleces enlazadas.
También es importante el orden yo empezaría por Ventajas de viajar en Tren.
Leedlo, pero Orejudo creo que va a ser un autor de minorías y no a todo el mundo le va a gustar.

15 comentarios:

  1. Anotado a la lista de pendientes.

    Lo último de Mendoza que intenté fue el de Riña de gatos, y no pude pasar del tercer capítulo.

    ResponderEliminar
  2. Yo me lo pasé muy bien con este libro. Y con Ventajas de viajar en tren también (estoy de acuerdo en que tiene uno de los mejores principios del mundo) ... los leí por recomendación de mi adorado Sr. de las moscas:

    http://elporquedeunamosca.blogspot.com/2011/03/carta-de-amor-desenfadado-antonio.html


    Bonita crónica, maño

    ResponderEliminar
  3. Dear Txelos, voy a intentar comentar sin hablar del perro, en serio. Me dejó en shock y eso, para un autor, es casi lo mejor q se puede decir. Claro q tb me dejó en shock un trozo de una peli porno q vi hace tiempo (la dejaron aqui por ser sexo hetero unos amigos gays de un festival de la erotika q se hace en Londinium), y no era precisam calidad. Siguiendo con el sexo (ultim con la solimpiadas, aqui no s ehabla de otra cosa, lo q estan follando los atletas cone sos cuerpos)... decía (no he bebido, soy así cuando ando suelta) q estoy verdadaram escandaliza y en shock, siguiendoc one sexo y la literatura, con la novela esta de las "50 shades of shit" q esta haciendo ganar a su autora mil libras el minuto (o el segundo?) y q es basura total.

    Ha muerto la literatura? Es simplemente un ejercicio académico? Ya tengo tanto pavor q, como sabe,s ya no leo contemporánea a no ser q venga muy recomendada. "Ventajas" por eso la leí, pero esta, leyendo tu review, no me dan ganas. No te veo apasionado. Let's face it, paraece q no es La ballena. y me quedan tantas Ballenas por leer.

    Muxus guapo

    di

    ResponderEliminar
  4. Junto con David Vann, Orejudo ha resultado ser uno de los descubrimientos de este año. Los Reyes me trajeron Reconstrucción y lo leí en dos sentadas. Me gustó mucho. Este "Un momento de descanso" lo disfruté menos, pero igualmente me dejó con ganas de más.
    Si se me permite una recomendación: "Verano" de JM Coetzee.
    Después de Desgracia, me prometí no leer nada más de Coetzee en años y el regreso ha sido...)
    Sólo y parafraseando a Di Vagando diré, después de leerlo que, la literatura no ha muerto.

    Marlei.

    ResponderEliminar
  5. No sé, es que a mi Mendoza no me gusta nada, así que no sé....
    Estoy con Di, el peor libro que recuerdo haber leido es el de "cincuenta sombras de Grey".

    ResponderEliminar
  6. Desconozco al 98% de mis contemporáneos (el 99,9% si son hispanos) y a leer a Orejudo me he resistido.

    Cuando hablabas de Mendoza (que me aburre más que una cebolla rusa), me dije "no lo voy a leer", pero, ¡mira!, me has hecho picar y empezaré por el que recomiendas.

    Marlei! ¿No te gustó "Disgrace"? Empecé a leerla una mañana en un hospital, esperando una operación de 5 horas con algo de riesgo y acepté un cambio de turno para ser el último, a pesar de que no podía comer ni beber, porque, por si acaso, no quería irme del mundo sin terminarla.

    ResponderEliminar
  7. Sobre Eduardo Mendoza, deberia escribir un post.
    A mi la trilogia del laberinto de las aceitunas,la cripta embrujada y el tocador de señoras me divirtieron mucho...libros estupendos para pasar un ratico.
    La verdad del caso savolta es otra cosa, ya hablamos de un pedazo de libro.
    Este ultimo no es que lo crea especialmente malo es que no está al nivel de los otros y creo que está viviendo de rentas...
    Tiene un estilo propio y entiendo que al que no le gusta no le guste ninguno.

    ResponderEliminar
  8. Marlei me he dado cuenta que tenia Reconstrucción de Orejudo en el ebook y siguiendo tu recomendacion me lo he tragado sin pestañear...pedazo de libro...me ha encantado.

    Salamandra que buena pinta tiene el blog que recomiendas, me he leido unas cuantas entradas.

    Dtra Di no me ponga peliculas sin citar el titulo. Pseudo, lo del librico de las 50 es para mataros a los que habeis caido en él. Puestos en el genero Delta de Venus de Anais Nin. O los cuentos geniales de mis amigas las perrunas (aunque ultimamente estan un poco blanditas) o http://hermosadecadencia.blogspot.com.es/

    Di, leete Reconstrucción de este mismo autor que da para divagar largo y tendido, sobre razon religion y revolucion

    Sr NaN , Mendoza es para entretenerse, ese es el debate que plantea con si la novela ha muerto... El laberinto de las aceitunas es muy divertido.

    Me he comprado Verano de Coetzee en libro de bolsillo y el inicio no me ha enganchado nada, pero le daremos aun así una oportunidad.

    ResponderEliminar
  9. Qué bueno lo de Reconstrucción. Te ha pasado lo mismo que a mí: lo devoré en dos sentadas. Verano de Coetzee es otra historia. Muy diferente. Me ha gustado especialmente lo original del planteamiento. El conjunto me ha parecido de un equilibrio soberbio.
    Me ha pillado en un buen momento para ese libro. Y es así que cada libro gusta más si es "su momento"....
    Nán, no es que no me gustase Desgracia. Al contrario me parece otra masterpiece, pero la atmósfera que se "respira" leyéndolo me duró dos o tres lecturas más...;)Fíjate que pasé ocho pueblos de ver la peli y no debía estar mal.
    Contemporáneos en castellano y que este año me han gustado: Blanco Nocturno de Piglia, bien pero sin más y sobre todo, lo recomiendo: Tiempo de Vida de Giralt Torrente. En este último si te haces al estilo te encanta. De lo contrario puede resultar un muermazo. O será cuestión de momentos. Que también.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Ah, sí, "tiempo de vida" es duro y tierno. Muy recomendable. En la librería-destilería a la que voy a diario, tienen una figura que es "el librero becario del mes", un autor que está por la tarde y pone una mesita con sus preferencias, pero le insistí en que, como no le había leído nada, me recomendara uno de los suyos, me recomendó ese; y fue un acierto total.

    ResponderEliminar
  11. Los varanos, en cambio, se meten bajo la cama para comerse nuestro pie cuando vamos a ponernos el zapato. (solo uno de los pies, cada vez).

    Que se agote agosto. Pronto. Y abran mis librerías.

    ResponderEliminar
  12. Sr NaN tras verano de coetzee que ya comentaré...empiezo otra de sus recomendaciones El alma del controlador aereo de Justo Navarro.
    Lo que no recuerdo es a raiz de que traducción o como me recomendó a este autor.

    Entre Marlei y el Sr Nan me han hecho un augusto agosto literario





    ResponderEliminar
  13. Yo le explico, Señor ECDL. La cosa venía de un post que dediqué a "F", una biografía literaria del gran poeta Gabriel Ferrater. De Justo Navarro, leí también "El doble del doble". Es un gran, y oscurecido, autor. Ya me dirá cómo es "El alma...", por si he de ir corriendo a una librería.

    ResponderEliminar
  14. Ya que he mencionado al varano, y como entonces no nos conocíamos, le enlazo a una entrada de mi blog antiguo que era un dietario del verano de 2010 y mi varano. Por si es de su interés.

    http://angelessobreberlin.blogspot.com.es/2010/08/que-hastio-de-estio-diario-del-varano.html

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...