miércoles, 8 de junio de 2011

Domingo Villar : La playa de los ahogados y Ojos de Agua

No se desvela argumento

Cuando estudiaba oposiciones y me imaginaba destinado en un lugar lejano, un lugar donde la gente pensara diferente a mi, donde me sintiera raro y donde pillara complejo de doctor en Alaska (pufff Maggie O'Connell recurrente) , no sé porqué pero siempre me imaginaba en Mondoñedo. Ya sé queridos lectores gallegos que no es un pueblo tan pequeño, pero entendedlo como la referencia a un lugar imaginario donde me podían suceder todo tipo de aventuras, dichas y desdichas. En definitiva, si para mi como aragonés hay un grupo de gente que de entrada pueda parecerme raro, muy raro, en sus costumbres, ese grupo son los gallegos.

Pues este exordio trae causa en la lectura casi  olvidada de los dos libros de policías de Domingo Villar: La playa de los ahogados y Ojos de Agua. (El primero lo acabe por Enero y el segundo hace un mes y pico). Y cuento todo esto, porque estos libros hay que leerlos un poco en clave regionalista, como una manera local de ver la vida del autor. Y como me pasaba a mi pero a la inversa, a Villar le debe ocurrir con los aragoneses que también le debemos parecer raros. Y así va construyendo el mundo de Leo Caldas y de su compañero Estevez uno frente al otro, uno contrapunto del otro mientras resuelven el caso. Y a mi eso me pareció entretenido, y el rasgo más característico no sé si del autor o del personaje o de los dos.

Este libro tiene cosas de las que me gustan de los libros de polis: un policía con un protagonista trabajado en lo personal y una ciudad que más que como marco actúa como personaje. (la Barcelona de Carvalho o Méndez, el Tomelloso de Plinio, aquí es el Vigo de Leo…y eso, me gusta). Pero eso, que ya digo que me gusta en su justa medida, hay veces que a Villar se le va de las manos y cae en topicazos que empalagan. Hay que corregir.

ojosDomingo Villar, el gallego, diría él hasta la saciedad, es un escritor que nos regalará muchos libros más y él lo sabe. Deja vetas sueltas del personaje que nos promete atar en próximos libros, va a ser un poli de largo recorrido por lo que habrá que estar atentos y la cosa no pinta del todo mal por ahora.

Ojos de Agua es un libro que a mi entender se le queda corto, como si hubiera tenido prisa. Es como un boceto de lo que luego será La playa de los ahogados. Va presentando a los personajes, nos cuenta sus vidas, el porqué de las cosas, incluye rasgos de una crítica social no estridente, un suspense moderado y clásico, escribe bien, describe mejor, pero la trama cae en la obviedad y decae con estrépito al final. Pero bueno, es un libro que se puede leer, aunque sobre todo hay que leerlo antes que La playa de los ahogados porque si no, se convierte en un libro flojete comparado con el segundo. (yo lo leí después y me pasó eso).

La playa de los ahogados ya es otra cosa, el autor gana en peso al mismo tiempo que gana en peso el personaje Leo Caldas, Estevez le sale un poco menos pegón y más hecho, juega con el lector acercándolo y alejándolo del desenlace, ahonda en los rasgos personales y familiares e incluso divaga sobre la vida y el ser. Que nadie espere una escritura de arabescos ni adornos, no lo es; pero si una lectura suelta, tranquila entretenida y ordenada. Leo es un personaje que está más en la línea del Bevilacqua de Lorenzo Silva que de Mendez, Carvalho o de Petra Delicado. No es tan profundo como Plinio, pero tampoco tan mordaz o estridente como Mendez.

Me gusta ese oficio secundario de su programa de radio, la relación ambidiestra con su padre,playa la sombra del personaje femenino, sus recuerdos mirando el mar, su afición gastronómica y musical como en las mejores novelas de polis. Me cae bien Leo, no lo puedo evitar. Me gustan sus preferencias musicales y ese saberse en medio de un camino vital  en el que ha dejado atrás muchas cosas “No se madura Leo, sólo se envejece” le dice su padre.

El libro tiene un ritmo tranquilo, y cuando la novela adormece, cuando se ralentiza en exceso, Domingo Villar de repente pone en marcha el motor y la acaba esta vez de manera estelar comiéndote las últimas páginas organizando el desorden aparente y definiendo un final certero. Me encantó el cierre.

Bueno señores pues tenemos personaje, hay que pulirlo un poco más, hay que darle argumento, no hay que abusar de tópicos que empalaguen, hay que darle vida a Estevez más allá de un personaje pegón. Que nadie espere, eso sí, un libro más allá que entretenido…pero cuando saque una nueva novela estoy seguro que me la compraré y con la saturación que tenemos ahora de autores policíacos yo creo que ya es una buena señal.

PS-. Venga Domingo ya sabemos que Estevez es aragonés pero no hace falta nombrarlo mil veces como “el aragonés”, queda pesadico. Y no me lo hagas tan pegón, venga esto hazlo por mi. Otro consejillo que alguien te cuente lo que es el humor somarda, que le pega mucho. Y una miaja más de tensión sexual tampoco vendría mal.

14 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Yo los leí en orden, y, sin ser maña, también me cansó un poco su insistencia con la "aragonesidad" de Rafael Estevez.

    ResponderEliminar
  2. Los leí en el mismo orden que tú y me causaron la misma impresión.
    Yo viví y trabajé en Vigo y creo que a los gallegos los borda.
    Los diálogos de Estevez con la de la limpieza o el camarero son geniales, porque además es que son así.No es que te bacilen, ni se dan cuenta, es que son así. Lo que en cualquier otro lugar se resuelve con si o no, alli no, allí da para una larga conversación y te quedas como estás.
    Imaginate que preguntas como: ¿le duele?, se responden con " home, doler doler no duele, pero molesta". "¿ A qué piso van?. ¿y usted?. Yo al 3. Pues nosotros no".
    Yo tambien compraré el próimo que saque. Igual que los de Belvi o Petra.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, Lola tiene una estantería ocupada solo por libros de polis, de esos que leído un autor, si le gusta, ya los lee todos. Yo la miro y pienso que cuando sea viejo y me importe todo una mierda y sepa ya que hagas los que hagas, el tiempo lo pierdes. Me dedicaré todo el día a leer esos libros; y solo esos.

    Le paso, pues, el consejo, advirtiéndole de que la cocción del segundo ha mejorado. Es posible, porque la conozco, que prescinda del primero.

    Gracias por dar el queo.

    ResponderEliminar
  4. MI cuñaa y otro lector/asesor escondido me dicen que estas entradas de libros son un coñazo.

    NaN es verdad que los escritores de polis escriben casi siempre igual...pero yo estaría constantemente leyendo a Plinio de Garcia Pavón por ejemplo.

    Hay otros autores que solo leo cuando escriben este tipo de libros por ejempleo muñoz molina con los misterios hasta en su blog le he pedido que escriba de una vez la segunda parte...por eso de meter presión.

    112 y Teresa esta bien que coincidimos...lectores/as gallegos que visitais este blog ¿de verdad no vais aa decir nada?

    ResponderEliminar
  5. A mí me gustaron los dos. Cierto es que más el de la playa de los ahogados. A mí el Estévez no me resultó pesado, me caía bien y creo que describe bastante bien a los gallegos. Son de esos libros que lees y lees sin parar hasta que se acaban.

    ResponderEliminar
  6. Como se me ha convocado, aquí aparezco.

    De los libros no puedo opinar (aún) porque aunque he oído hablar de ellos aún no han caído en mis manos y no puedo dar una opinión, pero visto lo visto, los incluiré en mi lista de libros para leer que parece que prometen.

    Lo que más me llama la atención y que no me puedo resistir a preguntar es, evidentemente, sobre la siguiente afirmación tuya:

    "En definitiva, si para mi como aragonés hay un grupo de gente que de entrada pueda parecerme raro, muy raro, en sus costumbres, ese grupo son los gallegos".


    ¿Por qué te resultan raros, muy raros? Me ha llenado de curisidad esa opinión..

    ResponderEliminar
  7. Bett no hace falta que seas convocada aqui siempre eres bien recibida (salvo Di que se mete con tu profesión).
    Lo de los regionalismos viene muy a cuento del libro que pone a Estevez como el contrapunto a Caldas (uno gallego y otro aragonés)
    Yo he estado dos veces en galicia, una en casa de viveiro y otra con mi mujer en una replica del camino de santiago de casas rurales con la que entonces era mi novia hoy mi mujer. Osea que mi conocimineto limitado.
    Ya sé que todo son esterotipos pero Galicia es un poco lo contraio a mi tierra. Empezando por el clima en ZgZ la lluvia es algo tan raro que molesta, yo tengo la teoria quecunado llueve en ZgZ la gente sepone de mala leche porque le faltan manos...no estamos acostumbrados.
    Aqui se tiene la costumbre de contestar directo y a lo bestia generalmente gritando, eso del "si pero no" no se comprende.
    Después está el rocerismo (los aragoneses de la diaspora es lo que más detestan ¿verdad di?) ese meterse en la vida del de al lado. El cocepto de intimidad tal y como lo ve un catalán o un gallego aqui se lleva mal.
    Y un aragonés antes está muerto que callado.
    Luego el humor somarda,irónico, contundente, hiriente muchas veces sin pestañear.
    En fin trazos de tierra adentro con esa añoranza tan aragonesa de mar.

    Solo eso y la imagen de galicia de mitos y sombras, de compañas y meigas que en aragón se solucionaria con un "anda maño dejate de ostias".
    Ni mejores ni peores simplemente distintos. O bueno estirando tipologias.

    ResponderEliminar
  8. Creia que lo habia puesto pero veo que no...por lo menos no aqui...pero es que he descubierto que la mujer del escritor es aragonesa...igual tiene algo que ver :) :)

    copio enlace
    http://www.galiciaenmadrid.com/2011/05/domingo-villar-a-punto-de-publicar-de-nuevo/

    ResponderEliminar
  9. No sabía que libro regalar a un compañero y me acabo de decantar por el segundo.
    Muy amable.

    ResponderEliminar
  10. ¿Alguien sabe cuando va a publicar su tercer libro?

    ResponderEliminar
  11. "Cruces de piedra" se publica en noviembre

    ResponderEliminar
  12. Alberyesto, se agradece la información y estaremos atentos al nuevo libro de Domingo Villar

    ResponderEliminar
  13. He encontrado este relato para mi desconocido de Leo Caldas, que lo pego para los forofos de Dopmingo Villar.

    http://elpais.com/diario/2010/08/22/eps/1282458411_850215.html

    ResponderEliminar
  14. Tendría que estar haciendo otras cosas, pero en lugar de eso ya ves, siendo obediente y comentando donde corresponde.
    He de decir que me he vuelto a leer de nuevo tu post para poder recordarlo y me ha sorprendido ver que incluso había dejado un comentario (la mala memoria es lo que tiene), aunque al leerlo supe exactamente qué me había motivado a escribirlo.
    Los libros los leí en el mismo orden que tú y me decepcionó el segundo ya que el primero había dejado el listón muy alto.

    Viví en Vigo varios años y me esperaba más del libro en ese sentido, prque me lo vendieron como estupendo si se conocía la ciudad, y para nada. Se pasa demasiado en los alrededores y el Vigo que describe no es para nada el que yo viví... problemas de la subjetividad.
    En cuanto al aragonés, creo que su personaje destaca en contraposición al tópico que hace de los gallegos, porque sí es cierto que en muchas ocasiones se ciñe a lo que más se conoce como característico de esta zona. Eso sí, el ritmo de la lectura me gustó, no se hace pesado y perfila el lado personal de los personajes, algo que le suele faltan a novelas de este estilo.

    Y ya lo dejo, que se me queda largo esto :)

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...