miércoles, 26 de septiembre de 2012

Una especie de agorafobia moral.

paro

Desde hace un tiempo salgo con miedo a la calle.

me da miedo no encontrar el sol avergonzado

de las mañanas frías de otoño,

y cuando veo el hueco vacio

del mendigo de la esquina

pienso que se lo han llevado

dentro de una cabina como a José Luis López Vázquez

a una nave de esqueletos humanos.

Me da miedo encontrar más banderas

que arboles amarillos

me da miedo mirar las manos de la fila del inaem

con la tarjeta del paro como una hoja de racionamiento

tan arrugada, gastada y escueta

como la tristeza...en las pelis de blanco y negro,

a veces miro y cuento

y veo más sombras que personas

como si alguien proyectara dos sombras

o hubiera ya una persona de menos.

Me avergüenzo de llevar corbata

por si les ofende,

(ya sé que es una tontada

pero así lo siento)

y me cobijo en el gabán

para no existir durante un tiempo

demasiado tiempo

para ser el hasta luego que nos prometieron.

me descubro andando deprisa por la calle

hasta llegar al curro

donde alguien cuenta, con amargura

que a su hija se le ha perdido una horquilla.

6 comentarios:

  1. Como no hace mucho que te leo no conocía esta faceta tuya, me he quedado sorprendida, y me guta, triste y dura, pero es la vida

    ResponderEliminar
  2. Pues anda que andamos bien..... Servidora lleva un par de semanas de angustia con desazón y encabronamiento a partes iguales. Esto sólo lo arreglas con una de tus historias de viajes de esas que nos sacan a muchos de esa agorafobia que también tenemos más de uno...

    Pero como dicen en una peli "Nunca llueve eternamente"

    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. La cosa está muy achuchá, pero gracias a que hay gente con trabajo, los demás pueden tener sus ayudas, los que las tengan. El problema sería que hicieras ostentaciones, como comer, en una terraza, jamón de 190€/kg. La empatía es buena, además todos tienen que tener claro que el próximo en esa fila puede ser ellos.

    ResponderEliminar
  4. El parado tiene una muy dura situación personal; pero el problema no es suyo, sino de la sociedad.

    Cuando alguien me repite que "el Estado del bienestar es insostenible", le respondo que "el Estado del malestar es inaceptable".

    Si eso es lo único que nos puede ofrecer el Sistema mundial, mejor cambiamos de sistema.

    ResponderEliminar
  5. Que bien lo has contado. Que duro es. Que mal te sientes y a la vez no puedes hacer nada.

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...