domingo, 8 de noviembre de 2020

El soldado que siguió más allá del rio Ganges. Del blog a escribir una novela. Opinión y crítica

No creo que sea nada fácil pasar de blog a novela, de escribir retazos más o menos inspirados, sueltos en esta caja tonta de luces y negros, a redactar de continuo una historia larga como “El soldado que siguió más allá del rio Ganges” con la coherencia de la narración y la dictadura de unos personajes a los que les das vida y luego te arrebatan la tuya. Es por ello, por lo que creo, que cuando los lectores del blog, con buena fe, te dicen eso de por qué no escribes una novela, no tienen del todo claro lo que supone. (A mí por lo menos se me hace imposible y admiro a quien lo hace).

Rorschach (Hermosa Decadencia) es un personaje reconocido y reconocible al que sigo con admiración desde hace años en su blog y que dice ser Mario Rodriguez en la vida 3D, no nos olvidemos de que los blogueros no existimos y que somos tan solo personajes de nuestras bitácoras. Si cuando comentaba el libro de Molinos “Los días Iguales” os contaba que la escritora del libro (Ana Ribera) tenía poco que ver con la aclamada Molinos la del blog; en este caso es todo lo contario, el libro “El soldado que siguió más allá del rio Ganges” lo escribe Rorschard, el personaje, de principio a fin. Quizás el tal Mario que lo firma se le parezca (no lo sé) o tan solo sea una creación o un trastorno disociativo de identidad que Rorschach usa para su vida desvirtual.

Y adorados seguidores del erial de la Consuelo, una cosica os voy a decir, poder contar que Rorschach, escribiendo como escribe, se ha largado 400 páginas de novela ya os tendría que alegrar hasta el infinito y más allá si sois adeptos, o como yo adictos, a Hermosa Decadencia. Pero si además os revelo que es una novela entretenida, bien escrita y, aun con algún momento de bajón, una novela que te mantiene enganchado todo el rato es más que razón para ir a amazón y que os gastéis diez euretes en comprarla.

“El Soldado que siguió más allá del rio Ganges” es a la vez Un capítulo de Hermosa decadencia, una historia de amor y libros, ¿Quién cojones eres tía?, las infancias que nos joden la vida y un final de película. Y sorprendentemente es también un viaje desde el blog a una entretenida novela de suspense (thriller dicen los pijos).

Es Madrid, 2019, el protagonista va a cumplir 30 años, el libro empieza en enero. La vida a los treinta se percibe como una llevadera decepción en el sentido de que “la felicidad consiste en no ser feliz del todo pero que no te importe demasiado”; (a los cincuenta te sigue sucediendo lo mismo, pero no se lo digáis, con la diferencia de que cambias el latex por el sildenafilo).

El trabajo de mierda de teleoperador es tan solo un paréntesis que le da de comer, su vida no es ni quiere que sea su trabajo. Renuncia a ser un niño lloricas mileurista diciendo lo injusto que es todo porque él tenga derecho a no sé qué por tener una carrera de filología, simplemente sabe que su vida es lo que es y corre al margen de su trabajo. Una vida culta, intimista, sin complejos, cambiante; vive solo, lee, escribe y ve series compulsivamente porque le apetece, vive con los auriculares puestos envuelto en música todo el día (yo creo que a veces para conectarse a la música y a veces para aislarse de un entorno idiota), su novia le ha dejado y busca follar por Tinder y redes; se emborracha con sus amigos o bebe solo la mayoría de las veces vodcas entre letras de Bukowski. Y sobre todo, renuncia a la queja y a aquella revolución imbécil y falsaria del setentismo/ochentismo donde unos acabaron de concejal corrupto, otros pinchados en un portal y la mayoría cabreados por no tener un trabajo acorde con su master guay de sostenibilidad e igualdad. “Qué soberbia más absurda creer que podemos dar un golpe de estado a esta realidad tan sucia que nos rodea” dice Rorschach en el libro.

Pero en mi opinión se sabe un superviviente en donde su cultura es su salvavidas en un entorno decadente y donde no va a renunciar a “terminar el libro ahora que aún está a mitad”; no quiere renunciar a su libertad de sus 30, ni al amor (si al amor, porque él es duro cuando le da la gana y blando cuando le pasa por los cojones, preciosos algunos polvos que relata) otra cosa es que conseguirlo vaya a ser fácil. La adaptación a las circunstancias como valor. Be water my friend.

Y entonces aparece su vecina Alicia, el otro personaje de la novela, y Mario comienza a colaborar con un librero en su negocio decaído y se apunta a un club de escritura (la literatura y la metaliteratura es una constante a largo del libro) y sus amigos se diluyen y lo que empezó en el blog de Hermosa decadencia va fluyendo hacia una novela que se enreliga en lo argumental, primero como un descubrimiento psicológico sorprendente y después como una trama de suspense.

El narrador es el mismo, él mismo, siempre en una riquísima primera persona culta, pedante, rebozando todo en citas y referencias contemporáneas a series, músicas, video juegos, en ocasiones un poco intensita, pero siempre apasionante. Alicia poco a poco se va comiendo la novela (y todo lo que encuentra a su alrededor) porque es un personaje que se triplica y todo lo inunda. Y sobre todo es una alegoría de la dificultad de conocer a los demás, descubrir los demonios que persiguen a cada uno, el sexo en abierto, la mente en cerrado, lo excéntrico colindante con la locura y sobre todo la lucha por integrar nuestro pasado en el relato de nuestra vida.

Y es que no hay nada más peligroso que las personas que tienen su pasado sin digerir. El fracasado que cree que el mundo le debe algo, el padre que abandona a su hija; la hija que se pega la vida buscando ese padre que no la quiere jodiendo a los demás, los juegos sociales en los que participamos que decía berne con B, el dialogo interno transaccional del niño con el padre y el adulto, la búsqueda de un nuevo guión cuando la vida nos rompe el relato. Los personajes que nos inventamos para sobrevivir.

Y cuando parece que va a faltar argumento, que lo psicológico hace de remora al cuento; entonces, de repente, en un momento dado, todo estalla en una borrachera de aconteceres y personajes que se acumulan, tramas que se entrecruzan, causas que concurren e hilos abandonados que se tratan de cerrar a última hora. Como la bala que se ralentiza en las películas de gánsters justo antes de que el bueno se lance por detrás para salvar a la chica, como la cuenta atrás antes de que explote la bomba en el avión, como los finales de Gonzalez Ledesma en sus aventuras de tiempos de Silver Kane o de Mendez. Y la metaliteratura que aporta la intriga de saber cómo acabará una novela que parece que se le ha ido de las manos. 

 


**********************

Lo fácil sería decir que es una primera novela (ese tipo de comentarios me parecen siempre una pedantería y una gilipollez) sacando defectos de novicio pero qué queréis que os diga si existen yo no los he notado, para mí es un libro corregido no improvisado. El estilo es el del blog, frases no demasiado largas que dan viveza, adjetivos y descripciones contundentes, referencias culturetas constantes (muchas de ellas se me escapan dada mi provecta edad que está más cerca de Sabina que de Billie eilish y de Verano Azul que de Crónicas vampiras)

Yo creo sin embargo que donde se nota que es una primera novela es en escribir lo que le pasa por las narices, en pegar trozos de blog donde le place, en marcarse una erudición pedante porque le sale de los cojones y volcar su pensamiento “decadente” que ya conocemos del blog en muchas de las estupendas conversaciones entre los amigos. Esto hace que a veces se entrecorte con digresiones, no pasa nada. Es la primera novela que a muchos nos gustaría escribir, sin pensar en vender más o que te lea más gente, simplemente lo que te apetece.

El libro lo escribe Rorschach, ya lo he dicho, y es cierto que es más fácil leer el libro para quienes ya le conocemos. Ese sexo peligroso, contado con desgarro y complacencia, el amor por Bukowski, Murakami, Pizarrik o Panero; la querencia hacia el drama psicológico, el desprecio por una era de la mediocridad que no merece ser peleada sino contra vivida desde el desarrollo personal que se vuelca en lo literario, lo televisivo, la música, el móvil, las redes y el alcohol, los trabajos de mierda que como tal mierda no merecen receso. El sexo por el sexo y al tiempo el amor por el amor; la poesía teñida de sangre porque es como me sale: follar a horcajadas en el fotomatón y comerte el coño hasta que te deshagas, el rescate de pequeños espacios para la privacidad y los sueños (o realidades) lúbricas como país irrenunciable de supervivencia.

Es verdad que el libro a veces se buguea, se entrecorta como los juegos (que tanto refiere) cuando hay falta de conexión o pajas mentales de algún personaje, pero nunca se para; es cierto que en un momento determinado los personajes secundarios se le descuelgan y se le escapan del libro (pobre Sonia con el cariño que le cogí), y es cierto que la parte final se desmadra tratando a toda prisa de cerrar todas las ventanas abiertas y de buscar ligazones no necesarias; pero nada de ello me ha parecido demasiado grave. Yo creo que la culpa la tiene el personaje de Alicia se va comiendo en demasía el libro.

La parte final, con trazas de película, me puede gustar más o menos; pero es una opción que cierra una excelente novela psicológica. (De hecho, siempre me gusta imaginarme con que actores haría yo la película si fuera director de casting:  Alicia para mi es maría Valverde puffffffffffffffffff y Marco es Juan Bellosta) y en algún momento no sé por qué me vino a la cabeza Perdida de Gillian Flynn que dicho sea de paso me recomendó Rorchach y en el que en su final me pasó como me ha pasado en esta. Así que no será por la novela, sino que seré yo.

Lo dicho comprárosla. El soldado que siguió más allá del rio Ganges y leed Hermosa decadencia. Cuanto más al principio mejor y de allí poco a poco hasta ahora.

Puntuacion 4/5

PS-. En los comentarios escribiré algunas notas que tenía porque he preferido escribir la reseña de tirón.

11 comentarios:

  1. Estoy haciendo ahora mismo teletrabajo, mis conocidos horarios de fin de semana hasta la madrugada, pero no me resisto a comentar ya tu reseña. Ha significado mucho leerla, sobre todo porque es positiva y viniendo de ti es todo un elogio porque te considero un gran lector; durante estos últimos meses pensaba que maquetarla y publicarla en papel era un poco ególatra, siempre con la duda de saber si tendría un mínimo de calidad. Esas dudas son sanas porque te empujan a corregir y a ser más exigente, aunque también pueden provocar quietismo y que al final se quede en un cajón; agradezcamos a cierta conjunción de hechos afortunados de falda airada que me haya animado a ello.

    Una de las pocas cosas que no has comentado, quizás para no herir mis decadentes sentimientos de escritor novel, es que cuando escribes tu primera novela se suele recurrir a hablar de ti en primera persona; de esta forma tan sencilla resuelvo uno de los misterios: Marcos tiene demasiado de mí, empezando por su trabajo de teleoperador y las sensaciones de angustia existencial que me causa y que, en una primera versión de la novela, ocupaban muchos más capítulos xD

    Y sí, he intentado hablar de las dificultades para superar el pasado, de la depresión, del esclavismo asalariado, de la falta de valores, de la incapacidad para saber qué es el amor y qué esperamos de él en una sociedad que cada vez tiene más prisa por conseguir lo que desea, consumirlo y pasar a otra cosa… no sé, muchas cosas, todas mis obsesiones, y eso en ocasiones puede sacarte de la novela, pero me he arriesgado porque quería desarrollar esos temas como solía hacer en mi blog. Por ejemplo en Juanma, y sus reglas de soltería.

    “Yo creo sin embargo que donde se nota que es una primera novela es en escribir lo que le pasa por las narices, en pegar trozos de blog donde le place, en marcarse una erudición pedante porque le sale de los cojones y volcar su pensamiento “decadente” que ya conocemos del blog en muchas de las estupendas conversaciones entre los amigos. Esto hace que a veces se entrecorte con digresiones, no pasa nada. Es la primera novela que a muchos nos gustaría escribir, sin pensar en vender más o que te lea más gente, simplemente lo que te apetece.”

    Sí, ese ha sido el resumen perfecto, quería ser libre, dejarme llevar, disfrutar, escribir lo que me gustaría leer.

    La parte final se me fue de las manos, tienes toda la razón, curiosamente ese rollo thriller estilo ‘Perdida’ surgió solo, sabía que quería meter a más personajes, explicar todo un poco mejor, pero no pretendía el toque Tarantino ni la locura final, pero, no sé, quizás los ¿duendes? de los que habla Murakami realmente existan y cuando te embarcas en un proyecto tan largo, te obsesionas y afilas cierta sensibilidad para dejarte llevar por algunas ideas que, con la cabeza fría, nunca hubieras introducido.

    María Valverde me fascina desde ‘La Flaqueza del Bolchevique’, e incluso en aquella extraña película con José Sacristán ‘Madrid, 1987’, pero aunque la veo en el papel de Alicia no creo que pudiera gestionar otras partes del espejo. Keira Knightley fue mi imagen mental mientras escribía -creo que incluso la comparo con ella en su primer encuentro-, con un toque a lo Clementine en ‘Olvídate de mí’, puestos a elegir 😉 En cuanto a Marcos, ¿qué más da? Ja, ja, ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fin saco un rato....
      para mi ha sido un placer, incluso un poco con envidia el leer el libro con todo el trabajo que lleva detrás y del que yo por ejemplo me siento incapaz . Y es cierto que me ha gustado más la primera parte que la parte de aventurillas; pero es que a mi me gustan más los libros generacionales y de crítica social.

      A mi me gusta mucho la parte del curro tal y como está, es decir un trabajo de mierda que no priva al protagonista de tener una vida al margen.
      Seguro que la realidad es peor, pero como no pretendias,escribir tu biografia pues al personaje en mi opinión le casa perfectamnete así y ya he puesto en el post que los dialogos entre los personajes me han parecido muy creibles. Si siguies el blog de spidi hoy precisamente hablaba de la dificultad que encuentra para escribir dialogos.

      El blog en sus orígenes era mucho más cañero que el libro. Ya sabes que me enganché precisamente con esos post de escritura automática desboradada. Así que al menos por mi parte ese estilo nunca me parece mal.
      Lo dicho enhorabuena!!

      Eliminar
    2. Maria Valverde la veo más en el papel que a Keira Knightley y eso que también me gusta puffffffff ambas dos.
      Ambas están por supuesto en mi etiqueta de 50 caras que me gustan

      No conocía la peli de Madrid 1987 (Ya me has metido el gusanillo) y eso que a mi Sacristan me gusta un montón, Trueba no tanto, pero yo es que creo que Saber Perder lo leí con desgana y ya luego no le he dado otra oportunidad. Ayer ya me lei de tirón el libro (bueno ellibro-guión) y me gustó y hoy me he conseguido la peli, para verla cuando pueda). Igual le doy otra oportunidad a Trueba y me leo algun libro suyo más. Se aceptan recomendaciones si algiuen es experto en el autor.

      La flaqueza del bolchevique me encantó la pelí. Alguien me contaba el otro dia, no sé si era en mi blog o dónde, que le había gustado la peli más que el libro. No creo que me lea el libro porque la peli me ha dejado un excelente sabor de boca.

      Acabo de localizar "olvidate de mi" en una plataforma y sale la winslet puffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff no lo sabía. Soy un zote cinematografico.

      Bueno ya tengo dos pelis para ver.

      Eliminar
  2. No deseo alargarme demasiado en el comentario -y ya lo estoy dividiendo en dos-, solo agradecerte públicamente por el tiempo que has dedicado a mi libro y a la reseña, donde has diseccionado perfectamente muchos de los puntos clave que he intentado desarrollar -con mejor o peor acierto, creo que has sido muy generoso en tu valoración-, sobre todo porque ese este tipo de feedback tan positivo y constructivo es el que permite que cobre sentido escribir de madrugada después del trabajo, continuar con la decimoquinta revisión, o ahondar en leer artículos sobre chorradas de cultura pop de las que no estás seguro de las fechas exactas… no sé, creo que está guay que alguien allá afuera eche un vistazo a tu cerebro y exprese cierto agrado, que en este momento de caos, pandemia y ruptura con la aparente ‘normalidad’ podamos huir a través del arte durante unas horas, tanto a través de la creación artística, sea del signo que sea, como a través del disfrute aparentemente pasivo del lector.
    Y por último lo que te he comentado en Twitter: cuando termine el poemario te pediré tu dirección para poder enviártelo en primicia, en realidad es una especie de versión 2.0 del que publiqué con mi ex hace unos años, pero creo que habrá una parte quizás menos intensa, más nueva y social, que puede que sea más de tu agrado.
    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad si yo me compré ese libro tuyo de poemas!!!
      Lo busco y me lo releo. Lo recuerdo bien pero me lo releeré.
      Encontrado "La primavera helada" estaba junto al de los superpoderes de molinos y el de la drama mamá. Lo guardé con el criterio blogueros en lugar de en el estante de poesía.
      El correo no tiene mucha ciencia es el nombre del blog con gmail
      Estaré encantado.
      Abrazos.

      Eliminar
    2. El blog al principio era una locura, demasiado alcohol de madrugada, demasiada intensidad bukowskiana, me costó soltar lastre, la verdad, valoro esa época como algo que me permitió tener ‘publico’ y acostumbrarme a escribir todos los días, una disciplina que para la novela me ayudó mucho, pero a nivel anímico fue un incordio.
      El trabajo es lo peor, hay un libro que creo haberte recomendado alguna vez: https://hermosadecadencia.blogspot.com/2017/12/ben-hamper-historias-desde-la-cadena-de.html sobre cómo luchar contra el reloj en un trabajo precario, obviamente salvando las distancias, mi problema es el cansancio mental, más fácil de suplir, en un fábrica luchas también contra el cansancio físico; algo horrible y alienante.

      Me suena Speedgirl de leerla antes, pero como he tenido brotes de misantropía de dejar a seguir a mucha gente, volver, etcétera, volveré al redil a ver qué se cuenta.

      ‘Olvídate de mí’ es una gran película, de mis favoritas, y el diálogo final lo he puesto alguna vez en mi blog, acompañado por esa canción que aparece en mi novela, es un momento cinéfilo admirable; ya estás tardando. La película de Sacristán y Valverde es extraña, porque se pasan toda la mayor parte del tiempo desnudos, pero a mi me gustó, en cualquier caso si ya has leído el guion quizás te aburra.
      ‘La flaqueza del bolchevique’ es una gran adaptación porque el libro es muy corto y fácil de gestionar, Luis Tosar y Valverde lo hacen bien, ponen a Extremoduro, etcétera. Pero hay pequeñas reflexiones que aparecen en el libro y no en la película. Empate técnico.

      Del señor Trueba me he leído todo. La culpa la tuvo su segundo libro: ‘Cuatro amigos’, que me parece una genialidad, y es el libro que me hubiera gustado escribir a mí -ahora pienso diferente claro, pero en su momento fue una gran inspiración, 1999-; ‘abierto toda la noche’ es divertido, ‘Saber perder’ es una gran basura, no comprendo cómo pudiste terminarlo, es aburridísimo; ‘Blitz’ ni me acuerdo, por lo cual si el poso es inocuo ni toques; y el último que he leído ‘Tierra de campos’, es una autobiografía bastante… campechana, con ese morbillo de saber que su mujer Ariadna Gil le dejó por Viggo Mortensen, y detalles chorras, pero fallido. En resumen: si quieres volver a cierta adolescencia tardía, lee ‘Cuatro amigos’, y ya está ‘Abierto toda la noche’ es divertido, pero lo leí hace demasiado y quizás ahora me parecería pésimo.

      En cuanto al poemario… ¡no lo leas! En el que estoy trabajando es una especie de 2.0, es decir, he cogido mis poemas, los he reescrito y estoy añadiendo unos cuantos más sobre otros temas, en total 44. Quémalo, échalo a la basura como si fuera un móvil defectuoso cuya versión más moderna te va a regalar tu maravillosa compañía telefónica por Navidades; de otra manera no tendrás ganas de leértelo cuando te llegué, y para un lector que tengo, debo cuidarle xD

      Un abrazo, cuídate.

      Eliminar
  3. Pues mira tenía mis dudas pero si tú lo recomiendas lo pediré a los RRMM porque no compro en Amazon.
    Éste hombre a mi me tiene intrigadísima, ha cambiado más que cualquiera que yo conozca pero me entretiene que es de lo que se trata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces muy bien, pero si lo edita con amazón, me imagino que habrá que comprarlo en Amazón. Yo compro muchisimo libro en papel y a poder ser en librerías, pero reconozco que con lo impulsivo que soy en la compra de libros raros me cuesta mucho si lo encuentro no comprarlo on line. Para eso iberlibro y amazón son mi ruina, la verdad.

      En los libros normales ya me da más igual, y si no caigo en el delito, que también, espero y lo compro en librería. Bueno me autoengaño, porque antesdeayer justamente me compre el recopilatorio de cuentos de carlos castán on line. Fui a dos librerías una grande y otra pequeña como no lo tenían me fui al online esa misma noche, ya lo tengo en casa. (me podría haber esperado, de hecho me dijeron que lo pidiera y lo tendría el viernes, no pude).
      PS-. Hablar de los RRMM es polítcamente incorrecto porque representan la opresión corrupta de la dinastía explotadora y micromachista sobre el pueblo plurinacional y codecisorio en el marco de la democracia participativa.
      Bss

      Eliminar
    2. Ahora que no me escucha
      jejeje
      a mi me enganchó con sus salvajes y decadentes post de cochinadas y ahora se ha hecho un poquico más light.
      En el libro hay un par de polvos que recuerdan a su escritura primigenia... lo digo para incitar la compra.
      Recomendación meteros en su blog desde el principio no desde la actualidad.
      Bss

      Eliminar
    3. Me creas mala prensa, con lo que me ha costado ir de intelectual intensito xD
      Que conste que esos polvos en la novela están muy mesurados, en plan lirismo sensual, sin caer en la pornografía más divertida, que era lo que se me daba bien antes xD

      Pero en cuanto a lo que comentabas a pseudosociologa, yo reconozco que pasé por todas las etapas: coleccionismo brutal, patearme incluso librerías de segunda mano para comprar libros baratos, odiar a Amazon, odiar los libros electrónicos y los eReader, utilizar iberlibro… y al final, desde hace unos años, he caído en lo digital a lo bestia. Soy práctico, también he pasado por aquello de ir a varias librerías buscando un libro y que al final no lo tengan o esté en mal estado o tenga que reservarlo para dentro de una semana… el tiempo es limitado, y justo hace media hora me he comprado un par de libros en digital, 15€ en Amazon, después de coger ideas viendo el catalogo de la Fnac. En digital leo muchísimo más, con mucha más variedad de géneros, y puedo dedicar mi dinero a cosas mucho más concretas como ensayos de todo tipo, que suelen ser más caros. Lo importante es leer y tener la facilidad monetaria de abarcar más y probar con autores noveles sin ‘arriesgar’ demasiado. Y sí, Amazon es malvado, al igual que cualquier compañía que busque oligopolios -o directamente monopolios-, pero, es una inercia que no podemos evitar, como la muerte del videoclub ante el DVD. Soy culpable, pero la alternativa es un poco snob, al menos para un pobre teleoperador xD
      Un abrazo a los dos.

      Eliminar
  4. De Trueba "Abierto toda la noche".
    Tengo tiempo y no soy ansias así que seguiré sin comprar en Amazon.
    A los RRMM se lo pediré porque como carecen de principios ellos sí compran en Amazon.Sin palabras lo de las Reinas Magas.
    Y éste chico no ha cambiado un poquico, es otro que se hace pasar por él aprovechando el tirón, estoy convencida.

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...