viernes, 8 de enero de 2021

48 libros para recordar en un año para olvidar.

 Ya sabéis que un año no empieza hasta que se hace la lista de los libros leídos en el año anterior. No es eso de marcarse un rollete gafotas de cada uno de ellos sino más bien un repaso surfeando por las letras que han ido llenando los días de este precioso año de ventanas, mentiras y lágrimas.

Si queréis pasar del post y ver la lista completa 2020 la tenéis en esta pestaña

 

El primer libro fue El entenado, no conocía a Saer y me gustó mucho. La tribu de sus peculiares indios y sus contradicciones me hizo pensar. Saer escribe bien, muy bien a veces un poco denso, pero muy bien. Este año he empezado por Glosa del que llevo la mitad y tengo La Grande a la espera. Por lo que llevo leido no son como El Entenado que es un libro más cómodo, estos son más tipo sin argumento, pero escribe sensacional, la verdad, ya os iré contando.

Durante el primer tramo de pandemia me he quitado alguno de los libros de esa lista que tanto me gustan Los mejores libros en español de los últimos 25 años. El resultado ha sido desigual aunque esperado. El Jinete Polaco de Muñoz Molina me gustó mucho. Sin embargo, Marías (Mañana en la batalla) y Goytisolo (Paisaje después de la batalla) no me gustaron nada de nada ninguno de los dos. Goytisolo para mi incomprensible y a Marías lo indulté con Corazón tan blanco pero lo vuelvo a meter en la nevera con este. Se muere de intensidad para contar obviedades sin ligazón.

Hablando de bajonazos, 3 de  grandes autores (Esto de los libros es como estar sentado en la rama de una higuera, como decía Richard Chaning en Falcon Crest, que aunque estés cómodo siempre has de estar preparado para que se rompa).El primero Luis Sepulveda (fallecido este año) con esa serie de libros de animalicos que me parecen empalagosos a más no poder,este año el de la ballena; después Gabo con el tal Miguel Littin que no me dijo nada y totalmente inesperado el de Martinez de Pisón con Fin de Temporada, nada que ver con Derecho natural, El día de mañana o Carreteras secundarias que  son excelentes. Típico libro de relleno por contrato editorial que se alarga para que llegue al número de páginas vendibles, va dando saltos y no tiene ese encanto de las relacines familiares como tienen los otros. Sin embargo, Tiempos recios de Vargas Llosa, en el que no confiaba, resulta un libro más que apañado contando esas historias de dictadores caribeños que tanto me gustan. Ni que decir tiene que esta a años luz por debajo de la Fiesta del Chivo o Conversaciones en la catedral pero vamos muy bien.

Paul Auster y Fernando Aramburu: pues sí pero no. Decir que escriben mal sería una gilipollez, pero todavía me tengo que leer alguno de ellos que me enganche .  De Aramburu ya sabéis que soy de los pocos que me gustó más la serie de Patria que el libro. Este año me he leido Autorretrato sin mi. A Auster le quise dar una oportunidad y un día tuiteando con Montero Glez (toma petulancia, pero es cierto) me recomendó La noche del oráculo y bueno, como contestaría mi adolescente mayor cuando le pregunto su opinión de cualquier cosa “sin más”. Hablando de Montero Glez La imagen secreta es un libro precioso de la Transición en Madrid pero no espereis nada de movida promovida por el ayuntamiento que cantaba puturrú, aquí en ese lenguaje propio y genial de monterito nos habla de sus idolos de siempre que si Camarón, García Alix, Pata Negra y ese submundo madrileño setentero y ochentero al margen o además de la Chica de Ayer. Me gustó pero es que (como dijo Jenna Jamesson) de este tipo me lo trago todo.

He leído 7 libros de poesía, pero esto tiene trampa: primero porque los libros de poesía no se leen de forma lineal y segundo porque en dos casos son antologías completas. El regalo de la Obra completa de Miguel D´Ors ha sido junto con la macropantalla que me han traído los reyes el regalo del año (mis gafotas nuevas también, pero sobre mis decaimientos cincuenteros ya hablaremos otro rato). Le debo a Ion de Librosque leo conocer de la existencia de esta compilación de Miguel D´Ors que es todo un lujo. Lo puse en mi carpeta de libros que me compraría sin esperanza alguna por lo difícil de conseguir  y el duende de los deseos me lo puso en medio de la pandemia sobre la mesa del despacho igual para compensar mi plena dedicación de amaestra-adolescentes enjaulados. Los libros leídos este año de Pedro Andreu (Frio y Partida entre canallas) son libros de novicio primigenio. Si no conocéis a este autor sensacional mejor leeros en prosa Datrebil y El secadero de Iguanas o de poesía Laura y el sistema. Andreu es peculiar, pero si te engancha como a mí ya no puedes dejar de comprar todos sus libros. De Benjamín Prado sin estar mal, me esperaba más.

Lo de comprar libros en papel empieza a ser para mi una adicción, pero no lo puedo evitar y más si quienes lo publican son blogueros a los que sigo desde hace tiempo. Esto es un poco atrevido ya que si no te gusta te metes en un compromiso, pero la verdad es que he tenido suerte y tanto Todo lo que no te dije de Laura Gonzalez como El soldado que siguió más allá del río Ganges de Mario de Hermosa decadencia  son dos libros estupendos. 

Hay autores de los que, ya casi como constumbre, me leo un libro al año: así Richard Ford que este año me he leido Entre ellos hablando de sus padres y El mal de Corcira de Lorenzo Silva que se recupera con este episodio de una mala racha de Vila y Chamorro. Ambos me han gustado así como el de Huellebecq El mapa y el territorio.

También este año he seguido con el estudio de la segunda república, ya os he castigado con algún post al respecto, estoy en la fase de ir a los matices y leer cosas más peculiares o que estudian aspectos concretos. El libro sobre Azaña de Josefina Carabias, el de la izquierda burguesa republicana de Avilés Ferrer o el de Clara Campoamor sobre la revolución anarco-comunista del 36 en Madrid son ejemplo siendo libros muy entretenidos. El de Sangre y Fuego de Chaves Nogales juega en otra liga. A sangre y fuego es literatura con mayúsculas no solo ensayo y que seguro me obliga a leer nuevos libros suyos en 2021. Igualmente para Las bicicletas son para el verano de Fernan Gomez que hacía tiempo quería leerme.

No quiero acabar esta reseña de mis libros 2020 sin hacer alusión a dos de ellos. No sé si son los mejores del año o los que más me han gustado, pero sí sé que son los que más me han hecho pensar. Hablo en novela de Tenemos que hablar de Kevin y del ensayo de Silva Sanchez La expansión del derecho penal. Tengo en mi cuaderno más de 30 hojas de notas de cada uno. Los dos son distintos, pero los dos tienen en común que hablan de delitos y de responsabilidad. 

Cada uno tenemos nuestros vicios ridículos y a mi me encanta leer cosas de dogmática penal, que es una materia que en lo laboral no me sirve absolutamente para nada pero en lo filosófico me hace mantener las neuronas activas a mi provecta edad. Seguro que en algún momento rescataré los apuntes para escribir un post, pero no puedo resistirme a soltar algunos apuntes a modo de pregunta.

 ¿La política criminal (la pena como herramienta política) ha matado los principios y garantías penales democráticas? ¿El fin de esa pena justifica los medios de saltarse las garantías básicas? Esa necesidad contemporánea de la seguridad absoluta (accidentes cero decía una pretenciosa y ridícula campaña prevencionista de mi pueblo) y la creencia de que todo resultado lesivo debe tener un culpable al que penar (La mezcla del unglück con el unrecht germano) justifica una pena desproporcionada pero util. ¿Se ha sustituido las teorías de la causalidad y la finalidad por el principio de “imputación normativa”?. (“da igual quien cause las cosas, da igual quien las tenía previstas en su finalidad, lo importante es a quien se las carga el derecho, a quien se las imputa la norma para que duerma tranquila la sociedad timorata y vengativa contemporánea. No cabe lesión sin culpable).

¿Se están protegiendo “bienes jurídicos de clase” ante formas residuales de agresión (medioambientales por un lado, o económicas por otro…) para de esa forma escarmentar los demás?; ¿Tiene derecho el enemigo social a ampararse en los derechos garantistas del estado que quiere reventar, estamos construyendo un derecho penal de clase y del enemigo, un derecho penal solo penitenciario, sin admitir alternativas a la pena?

Peor aun, ¿estamos renunciando a la autoría real en favor de una imputación objetiva sin necesidad de probar dolo o culpa? ¿Queremos meter en la cárcel por relaciones consentidas cuando repugne a nuestra moralidad la prestación del consentimiento de la víctima? ¿Todo consentimiento sexual bajo los efectos del alcohol lo presumimos un consentimiento viciado? Si es así me considero víctima y actor de unos cuantos delitos. ¿Cuánto debemos adelantar la protección del peligro del bien para evitar su posible lesión, la tentativa imposible, el autor potencialmente peligroso?  ¿Quién es el culpable en la industria 4.0 de maquinas interrelacionadas; quien responde por los delitos tecnológicos, quien de los globalizados y organizados internacionalmente?

¿Estamos conformes con que quien figura como representante legal de una sociedad mercantil que gana dinero con una actividad debe ser penado por todas las lesiones que se produzcan en su ámbito de actuación? ¿Dónde queda el principio de culpabilidad personal? ¿Deben los pequeños rateros ser encarcelados con una función clara de aislamiento porque la acumulación de estos delitos leves puede asustar a futuro a la sacrosanta seguridad de la propiedad?

Tanto en un caso como en el otro se trata des un derecho penal de clase, expandido, propio de esta sociedad que no es capaz de soportar un daño sin un culpable que vaya a la cárcel y exige la pena desproporcionada como única garantía para preservar sus derechos de clase social.

Hala ya se me ha ido de las manos el post, bueno si alguien sigue ahí feliz año.

17 comentarios:

  1. Interesante, muy interesante.
    Feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz año para tí también.
      Como siempre un placer tenerte como seguidor.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias Manneling
      espero que alguno te genere alguna
      de tus breves y elogiosas notas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Para mí 2020 ha sido un año muy flojo de lecturas, ninguna novedad editorial ha conseguido ‘conmoverme’, y he superado los meses con relecturas y ensayos. Y no creo que me haya vuelto más exigente como lector, pero sí me da la impresión de que las editoriales empiezan a tener un criterio cada vez más permisible y laxo con sus autores. En cualquier caso, ya sé que miras mi lista a menudo, por lo que añadiré un par de sugerencias para tus lectores, por ejemplo, ‘Blanco’ de Bret Easton Ellis, Vanessa Springora - El consentimiento, y Ben Hamper - Historias Desde la Cadena de Montaje; todos fácilmente descargables en ePub por si la economía no da tregua.
    Paul Auster me parece un autor sobrevalorado, y el mayor pecado que tiene es ser demasiado prolífico, creo que ya te lo dije en alguna ocasión, pero el que más me gustó fue ‘Creía que mi padre era Dios’, y ahí solo es el editor xD Fernando Aramburu, lo que tú indicas, mejor verse la serie y pasar a otro autor.
    Echaré un vistazo al poemario de Laura, hay que apoyar a los compañeros blogueros.
    Un abrazo, y mucha suerte con este 2021, de momento ya hemos tenido un asalto al Capitolio y una nevada como nadie ha visto en Madrid -mi madre tiene setenta años y está sorprendida-, que ha dejado todo totalmente paralizado -en mi ‘pueblo’ de más de cien mil habitantes estamos aislados, no hay máquinas quitanieves y no funciona ningún transporte xD-. Qué maravilla.

    ResponderEliminar
  4. El de Hamper lo tengo descargado desde que lo recomendaste. A ver si desaguo un poco la mesilla y me lo pongo a leer.
    Debe ser el cincuentismo pero estoy leyendo con avidez un libro de Bolaño,estrella distante, yo que tanto he largado contra él. Diossss solo me falta leer y que me guste alguno de Vila-Matas para caer en el infierno de la intensidad del medio siglo.
    Comprate el de Laura está muy bien. Yo empezaría por el final lo que ella llama prosa y no lo és. Y luego los poemas de ruptura que aunque buenos son más iguales.
    Para mi estos señores que dicen llamarse estadounidenses me generan tanta extrañeza en su comportamiento como los zulus del Africa austral y no soy siquiera capaz de dar mi opinión sobre ellos.
    Abrazos y feliz año.

    ResponderEliminar
  5. Me quedo con "El jinete polaco". Un gran libro. No conocía tu blog, me quedo de seguidora y te invito a que te pases por el mío si te apetece.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha costado muchos intentos arrancar con él, no le pillaba el punto; el truco está en dejarse llevar.
      Bienvenida y por supuesto que me paso
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Hola chico...!
    Envidio esa capacidad lectora, yo soy de los que va lento... Me ha parecido muy interesante esa referencia al asunto penal.
    Se agradecen las sugerencias, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoooola Fran,
      el libro de penal está escrito por Silva Sanchez, es un penalista de gran nivel,de lo mejorcico, se le ha acusado en ser un penalista de ricos porque el tiempo que ha ejercido de abogado ha llevado causas famosas como la de la infanta. Pero lo cierto es que toca temas sumamente controvertidos e interesantes tanto en la dogmática (por ejemplo la autoria en las organizaciones) como en la politica criminal (el defiende que la mayoría de las cuestiones pueden resolverse sin carcel).
      Algunos han dicho que encabeza el "derecho penal de resistencia" que es un poco como acusarle de resistirse al "derecho penal de clase" lo que podríamos llamar el juliaoterismo penal.
      A mi me ha gustado mucho aunque discrepo mucho también porque el acusa a los "rojillos" de elaborar un derecho penal propio, pero él también defiende un derecho penal muy condescendiente con los delitos económicos en los que rara vez pisarían la carcel.O sea un derecho penal de "su clase".
      Bueno si tengo un rato ya soltaré una chapa de mis apuntes.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. ¡Hola! Veo que, como me dijiste en mi blog, el de Fin de temporada no te convenció para nada, ya sabes que en eso discrepo, que a mí me gustó mucho (independientemente de como sean sus demás novelas, pero seguiré leyendo a este autor, con tus recomendaciones). Vi la peli "Tenemos que hablar de Kevin" y me pareció tremenda, por eso no me extraña que hayas disfrutado de el libro, que será probablemente mucho mejor. El resto no los he leído (ufff, a mí no me da para leer tanto, pero también es verdad que compagino la lectura con otros mucho hobbies), me llevo varias ideas de lectura.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoooola Marian
      Fin de temporada ha sido por lo inesperado el bajón del año. Cualquiera de los otros están muy bien y los temas son casi siempre los mismos, así que si te ha gustado este te gustarán los demás.
      La peli de Kevin me la pille nada más terminar el libro y me gustó mucho la verdad, me daba miedo a ver cómo trataban los temas pero todo lo contario excelentemente bien llevada. El libro tremendo.
      Bss

      Eliminar
  8. Si no tuviera la mitad de los libros de Chaves-Nogales me compraría la antología que ha sacado Asteroide.Está entre mis cinco autores preferidos.
    De Muñoz Molina también me gusta casi todo.
    De Marías a mi también me parece "Corazón tan blanco" el menos intenso pero puedo leerme el resto sin problemas.
    "Tenemos que hablar de Kevin" es un libro que no olvidaré en la vida de la impresión que me produjo.
    Es verdad que los de Sepúlveda de animales tampoco me dicen gran cosa.
    "Patria" me gustó tanto que me niego a ver la serie.
    El de Mario me lo trajeron los reyes, te cuento cuando lo lea.
    El de Vargas LLosa lo compraré el día que esté en un aeropuerto sin nada que leer y solo tenga un kiosco de prensa donde escoger.
    De Martínez de Pisón tengo que revisar si alguno de los que si te gustaron no lo he leído.
    De Andreu uno y no más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoooola Pseudo
      no había leido nada de Chaves Nogales me ha gustado mucho el otro día ví el de juan Belmonte en una librería y no pude evitar comprarmelo.
      A mi también me ha gustado todo lo que he leido de muñoz molina. Miento El invierno en lisboa no me gustó pero es que lo leí mal de joven, y los libros que se leen mal se rompen.Lo releeré.
      Si no te lo has leido te recomiendo Los misterios de madrid es un libro que dicen menor pero yo me reí mucho y me lo pasé muy bien, se lee en tres respiros.
      De nuestro amigo sepulveda paso de animalicos y en breve me meteré en relectura ya que me compre dos o tres dificiles de comprar como el de moleskine y el de historias de aqui y de allá. Ya me los lei en la biblio pero tenerlos en la estantería para leerlos tantas veces como quiera es un lujo.
      Ya sabes que en Patria discrepamos, sin embargo el autor me cayó fenomenal cuando vino a zaragoza a dar una charla en la que estuve.
      Andreu te gusta o no, sin zonas intermedias.Vargas Llosa como novelista me encanta pero sé que no soy objetivo, no soy fiable con ñel porque me gusta todo.
      Recomendación de un cuestista sensacional Carlos Castán, yo creo que alguna vez ya te lo he recomendado. Páginas de espuma ha sacado el recopilatorio de todos sus cuentos, comprátelo.
      http://paginasdeespuma.com/catalogo/cuentos-de-carlos-castan/
      Besos.

      Eliminar
    2. Me anoto ya el de Castán.(No sé porqué no lo tengo anotado si me lo has recomendado antes, suelo hacerte caso.)
      Y el de Moleskine ni lo tengo ni recuerdo haberlo leído, hará la docena si lo encuentro.

      Eliminar
  9. Pues me quedo con El entrenado, La imagen secreta (ya tenía pendiente el de El mal de Corcora) y El mapa y el territorio. Esoy leyendo (de nuevo) A Sangre y fuego. Y paro de contar. Un placer pasar por aquí y encontrar esta lista. Si encuentro tiempo me pasaré por otro años.

    ResponderEliminar
  10. De saer y de Onetti siempre he querido leerme algo y no encontraba el momento y por lo que estoy viendo son escritores sensacionales. Por lo que estoy viendo El entenado es una buena manera para empezar y no meterse de inicio en obras mastrodónticas como La Grande.
    Soy fanático de Monetro Glez. Cuando la noche obliga y Povora negra son mis favoritos. La imagen secreta es un poco para forofos. Yo lo soy.
    Como ves, no soy del sur que comentabamos el otro día por tu blog pero me leeré el policiaco de Julio Muñoz Gijón porque me encantan los policiacos de humor. En este sentido Gutierrez maluenda pero los del detective Atila (Mala Hostia, ruido de cañerías y un Buen lugar para reposar).
    POr las etiquetas de arriba tienes por años las listas y si te metes en la etiqueta hablando de libros tienes post varios de libros comentados así al mogollón y en la de Mis reseñas puedes ir a cuando me da por comentar un libro. no tiene logica hay libros que me gustan mucho y no los comento y ortos que me da el aire y me suelto un ladrillo.
    Bueeeeno, un placer.

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...