miércoles, 11 de diciembre de 2013

Muérete Ahab, maldito cojo chalado!!

Maldito Ahab, cojo de mierda ¿A dónde nos has llevado? ¿A dónde has conducido esta nave? ¿Con que ridícula alegría te han seguido Stubb y Flask? ¿Con que suicida sumisión han rendido su voluntad a tu locura como si estuvieran representando su libertad valiente y no su esclavitud ridícula en cada remada a tus órdenes? Nos engañaste a todos con tu historial de marino viejo, cuando solo representabas la imagen decrépita de tu propio egocentrismo herido por arpones de otros tiempos. Ahab_by_Kanyn
Dibujaste un dios al que derrotar y le pusiste nombre de ballena y como falso creyente trataste de demostrar de manera imposible su existencia para hacer correr el tiempo y dar argumento a tu fracaso y tu ateísmo. Tú viviste para derrotar a un dios ausente y a tus sombras. Ya lo decía el gran sabio cordobés que en algunos casos el Delirio es un error necesario, el delirio es la venda que en su fantasía neurótica permite ocultarnos de la verdad que nos acecha y de la que huimos.
No me aguantaste la mirada cuando me enfrenté a ti en tu camarote, porque eras un cobarde acosado por tus derrotas y tu vacío vital de los últimos años… quizá porque veías en mi al rebelde que tu nunca fuiste, luchando contra tus diablillos de papel, tus falsos demonios, tus supuestos enemigos piratas que no fueron sino compadres de latrocinios simulando estar en otra bancada.
Tú siempre has jugado las cartas marcadas de capitán con patrono ausente, entreteniendo a la tropa, regalando monedas por divisar tus pesadillas vestidas de cetáceos. No te preocupes, nosotros nos subiremos a la cofa, nosotros calafatearemos barcas, nosotros tensaremos jarcias mientras tu, vago aprovechado, rumias y rechinas con tu pierna nueva de marfil la soledad de a quien todos besan y nadie quiere.
Solo mosén Mapple desde el púlpito te dijo aquel día lo que todos los marinos pensábamos: que tu no buscabas nada, tan solo huías de ti mismo,y que tu vida ha sido una huida disfrazada de búsqueda, años y años de engaños para acabar en nada.
Un entretener el tiempo antes de jubilarte o suicidarte que hubiera sido más sensato en lugar de embarcar en tu neurosis a jóvenes de viudas prematuras. Haber hecho como Ferrater y si eras valiente haber anunciado tu suicidio una tarde de verano para antes de los cincuenta, haberte arrojado al mar como otros marineros cualquier noche en la que lo inmenso te inundara el desasosiego. Sin embargo, preferiste hacerte mayor a nuestro lado amargándonos la existencia con tus caprichos, tus frustraciones y tus locuras disfrazadas de dios o de ballena. Más vale dormir con un caníbal sobrio que con un cristiano borracho como tú.
Descansa viejo Ahab, muérete puto Jonás, te maldigo por haber dejado de tu barco solo un ataúd al que me agarro en medio del mar oscuro. Ojala nunca haya un Ismael que haga de ti un personaje de leyenda, ojala ningún interprete confundido pueda pensar que fuiste un héroe en lugar de un viejo cojo egocéntrico y chalado que solo pensaba en su propia salvación y en tapar con su delirio la verdad de una vida vacía. Ya hago de más, viejo Ahab, premiándote en mi blog con esta diatriba.
Starbuck

5 comentarios:

  1. Qué gran post. Me ha hecho recuperar lo que disfruté leyendo esta novela llena de aristas y momentos inolvidables. Porque lo leí ¿no? ¿Ismael llegó a contar la historia? Dime que no lo he soñado.

    ResponderEliminar
  2. Pues no sé, está bien como ejercicio literario, pero la percepción que tengo de Ahab no es de trastornado. Sí que está obsesionado con la ballena y arrastra a todo el mundo a la perdición desde que clava la moneda de oro. Pero él no quiere la pedición, él no es un suicida. Es un obseso que entrega lo suyo y lo de los demás a cambio de la venganza. Se le tiñe la mirada de rojo y no ve nada más. Traza su plan a espaldas de los demás hasta que es demasiado tarde.

    No creo que aparezca como héroe ni mucho menos en la novela, pero yo entiendo su obsesión, aunque no sería capaz de algo así. Pero eso es lo grande de la novela.

    ResponderEliminar
  3. Yo nunca leí la novela, por tanto no sé como pintan a Ahab, pero la idea que tengo de él es la de un trastornado con...mucha labia. Y cuidado con estos, te llevan a la perdición, y luego van a buscarse a otro.
    Pues me ha encantado el post, sea por lo que sea el motivo que tienes para escribirlo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias monico de huesconsin. Muuu agradecido. El Ismael de las doscientas primeras páginas es sensacional
    pero luego es uno de los defecctos de la novela que va olvidando de los personajes de los que previamente nos habiamos encariñao.

    ND pues yo creo que termina obsesionandose de una manera neurótica, a ver si, Di, la especialista profesional tiene a bien dar su vision técnica en este post.

    Xaqui bienvenida de nuevo que hace mucho no te pasabas. Pues es verdad que tipos como estos que se emborrachan de su egoismo y egocentrismo pueden llevar cualquier nave a pique.

    ResponderEliminar
  5. Si yo no digo que no se obsesione, lo que digo es que no aparece como un héroe en ninguna parte del libro. No creo que se pueda sacar esa conclusión leyendo el libro

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...