miércoles, 18 de marzo de 2015

Financieros, estrategas y otras plagas

O no entiendo lo que está pasando o quizás ya haya pasado todo lo que yo entendía. Se nos están yendo los años por la gatera con esto del paréntesis, las crisis, el “por ahora no” y las putas estrategias a futuro de los cojones. Que si, que está muy bien la definición de los planes de acción vente vente (lease 2020) pero ¿y para mañana qué? Es que oiga ya vamos para ocho años y aun nos quieren tener aletargados otros tantos más a la espera de la resurrección.

Nos hemos pegado varios años soportando financieros raquíticos venidos a más ejerciendo de malos gerentes con el único mensaje de no gastar nada y de ocultar al jefe la realidad de la empresa, eso sí, decisiones ninguna. Es cierto que casi nos consiguieron engañar, hasta que nos dimos cuenta de sus cuentas cuentistas y de que su oficio ha consistido en el maquillaje burdo de pelotear para adelante los pagos y descontar los cobros pendientes incluso antes de firmarlos.

Y ahora que parece que nos habíamos librado de esta banda de trileros de la excel aparecen los estrategas del power point, la inteligencia emocional in cloud y el neomaneichmen del suplichain. Todo son planes directores y cadenas de valor pero ni dios pega un palo al agua y se lía a vender a puerta fría, fabricar cosas con los cuatro recursos que dispone o darle a la tecla o a la húmeda según la especialidad.

Que yo soy el primero a quien le gusta definir flujos y reflujos, procesos y procedimientos, y soy de los que piensan que la mejor improvisación es la de la preparación; pero oigan de vez en cuando alguien tendrá que bajar al suelo a dar el callo o qué?

Cuentan, no sé si será cierto, que al ínclito y desaparecido pedrojota sus subordinados le pasaban de habitual los textos sin puntuar, para que él, en un alarde de la modestia que le caracteriza, les impeliera con su frase de “no sabéis ni poner una coma” pero no les molestara modificacando el resto del contenido. Tenemos a demasiados “ponedores de comas” para los escritos de los demás pero que nunca son ellos los que escriben el texto.

Son aquellos que definen la estrategia de ventas sin haber visitado a un cliente en su puñetera vida, los procesos de fabricación sin saber ni lo que fabricas, los auditores que juegan a gerentes proponiendo decisiones pajilleras (usted audite y mire si el papelico y el numérico se corresponde con la realidad que de las decisiones me encargo yo). La cosa ya se convierte en vodevil cuando esos mismos que te han puesto de vuelta y media tu labor al marcharse olvidan sutilmente su curriculum sobre la mesa por si te hiciera falta un trabajador con su perfil. Pues no me acabas de decir que mi empresa es una mierda, para qué guebos quieres entonces entrar en ella.

Disculpen la rajada, pero lo que de verdad me jode es que nos están haciendo perder mucho tiempo y ya llevamos como decía al principio demasiado rato en paréntesis. Ha habido momentos en el que la vorágine diaria nos ha impedido plantear objetivos; pero ahora hemos caído en el lado contrario y la constante definición de objetivos y las reuniones de grupo nos impiden resolver los problemas de cada día. En fin, que a lo que podamos constatar si las propuestas a futuro de los consultores estratégicos son ciertas, nos daremos cuenta de que ya no nos sirven de nada porque la empresa ha desaparecido.

2 comentarios:

  1. Pero a la gran mayoría parece no importarle. Veremos a ver que conclusiones sacamos este año

    ResponderEliminar
  2. Es triste, pero me parece que aún nos queda mucha crisis por aguantar!

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...