lunes, 20 de junio de 2016

El secadero de iguanas Pedro Andreu Opinión sin aliento.

¿Queréis saber de qué va este excelente libro de Pedro Andreu? Nada, tranquilos, yo os lo cuento:

El libro va de lo nomada y lo peremne. Del tiempo que no pasa. Una carretera y un motel. Un secadero de lagartos al sol. Un Benares reptil a donde se va a morir.Un erial olvidado donde se va a nacer. Una borrachera sorda y sensual de orgasmos y silencios. El sol seco, la tormenta de arena. Preferir el arte de la musica al dinero caduco;el recuerdo inservible como los muertos hediondos q desecan en el bar abandonado. Alcohol viejo, masturbaciones al sol, sexo humedo, sudoroso, incestuoso. El coño adolescente sediento de ansiedad y tierra. El fuego q todo lo quema, el vacio que yere. Pedro Paramo y su puta madre. Hijo de la luna y de los tres soles, el salto mortal de ir viviendo en el trapecio de cada dia,otro dia, todos los dias. El estrepito de los cuerpos contra el suelo al caer, la quietud de los lagartos bajo el sol de agosto. Y buscar al otro, a cualquiera, aunque solo sea para follar como perros. Los años que van pasando sin quitar el cartel de cerrado por defuncion. Un retronasal al Montero Glez de cuando la noche obliga, al knockemstiff de ray pollock, a la puta madre de Rulfo y sus muertos que vienen y van (esto ya lo he dicho).Y los libros que arden a cuatrocientos cincuenta y un grados, mientras se escuchan las cabezas de los muertos golpeando los peldaños y los jadeos de jovenes al desvirgar. El libro que se escribe a si mismo como en la novela de marta fernandez. La carcel a donde va y de donde viene la gente. La casa de donde se quiere y no se quiere escapar. La soledad, mucha soledad, toda la soledad. La busqueda alocada de seres humanos en el erial de los pueblos deshabitados, osea como nosotros cada día. La busqueda infructuosa de la esencia que soy cuando ya no soy nada. La muerte al otro lado de la carretera. La carretera sin destino. La malaventura, la cruz de navajas, el suicidio por agotamiento. El hedor a muerto, los gallinazos que cohabitan con la casa como en el inicio del otoño del patriarca pero incapaces aqui, de remover con sus alas el tiempo estancado en el interior; porque el tiempo pasa, bueno más bien el tiempo se cae, como van cayendo las frases de una poesía genial que abre en canal, que destroza y esparce los sesos como un tiro a quemarropa, la poesía de Pedro Andreu nada menos. Y ahora si teneis guebos os leeis el libro.

Actualización: Disculpad la inmodestia pero ya sabeis que esto de que me contesten los escritores aludidos por mis posts me hace ilusión. 

11 comentarios:

  1. No puede ser tanto... pero con la mitad de la mitad es suficiente para necesitar leerlo.

    Te debo una, Chico.

    ResponderEliminar
  2. Hoooooooooooolas cocodrilos e iguanas
    Es para asustarse pseudo, es una novela preciosamente sórdida o sordidamente preciosa. Apocalíptica, dice el autor en una entrevita que he leido por ahí que tenía siempre el mecanoscrit del segon origen de pedrolo en la mente. Yo más bien esperaba que en cualquier momento surgiera la estatua de la libertad en medio de la playa junto a Charlton Heston.
    La cuestión es que Pedro Andreu es un poeta excelente. leeros Laura y el sistema si no lo habeis hecho ya. Y es que como les pasa a muchos poetas aunque quierean escribir novela siempre les sale poesía. Eso mismo le pasa a Garcia montero en mañana será lo que dios quiera.
    Ahora bien relajante del verbo que relajado estoy no es el libro.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Bueno Sr NaN Lo mejor que se puede decir de Pedro Andreu es que escribe diferente, que ya es decir mucho.
    Después de descubrirme a Montero Glez le debo muchos descubrimientos hasta estar en paz
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Ahora que releo el tweet del autor con lo de reseña-pesadilla igual me quiso decir que era una reseña pesada.
    Diossss lloro amargamente en mi rincon!!

    ResponderEliminar
  5. Un autor habla con sus libros. Después, es agradable que balbuceen en la vida diaria (más o menos como todos). Yo lo entiendo, lo que te dice, como un sustantivo, no como un adjetivo. Esa "pesadilla" que transmite tu post es lo que hace que me apetezca muchísimo leer su libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero jejeje.

      La vida diaria del artista siempre me cita
      con la frase de Ojos de gata:
      "pero como explicar que me vuelvo vulgar
      al bajarme de cada escenario".
      Aunque a decir verdad
      eso no solo les pasa a los artistas
      todos nos bajamos en cierto modo de nuestro escenario
      cuando nos ponemos en gallumbos por casa.

      Eliminar
  6. Muy de acuerdo en eso de que "escribe diferente".

    Lo conocí en un recital de poesía hace un par de años. De los cuatro que eran, fue el único del que no supe decir qué opinión me merecía...

    ResponderEliminar
  7. Hooooola Ther que alegria verte por aquí. Que tienes tu blog aletargado!!! ¿todo bien??
    A mi este libro me ha gustado muhisimo, Laura y el sistema también, sin embargo el de la amplitud de una nevera americana me parece flojico y desigual.
    Yo creo que es el riesgo implicito de quien escribe poemas con más intuición que dedicación, más desde las tripas que desde el cerebro.
    Puede ser que Pedro Andreu me haya enganchado porque yo vea también la poesía así. De repente,a borbotones, sin repensarla, intentando rasgar con palabras esta realidad que nos envuelve como una mortaja de telarañas.

    A veces sale bien y otras bordea la cutrez insipida.
    Pero nos arriesgaremos a segir escribiendo a capela y sin editar.

    besicos.

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...