lunes, 22 de enero de 2018

¿Amanece o atardece?




El amanecer tiene luces parecidas al atardecer. A penas se diferencian salvo que conozcas por dónde despunta el poniente y el oriente de cada ciudad. Lo que nace, de la mano de lo que se acaba y lo que dura, compartiendo cable en el funambulismo peligroso de lo que está a punto de caer.

Solo los tontos y los sosos creen en la estabilidad eterna y mientras tanto todo se desenvuelve en un juego de tensiones y distensiones que hace discurrir el fluido de ir viviendo. No hay tormenta que no escampe, ni calme chicha que no sea preludio de tempestad.

Nos están acostumbrando a vivir entre paréntesis, a la espera, sin darnos cuenta del placer de cada día entre tanto. Quizás estemos demasiado pendientes de que pase algo como si viviéramos en la Fortaleza Bastiani del libro de Buzzati y nuestro único afán fuera esperar a los Bárbaros que nunca llegan; y es que necesitamos darnos cuenta como  Bascombe de que el modo como se nos escapa nuestra vida es precisamente nuestra vida.

En estos meses de vida frágil, en los que últimamente vengo otorgando medallas de trascendencia a trivialidades efímeras, me estoy dando cuenta de que esta cabezota que hospeda mi alma es una vasija de cristal demasiado sensible al envite de los vientos por suaves que soplen. No sé si es consecuencia de la edad pero empiezo a no ser dueño de mis insomnios y esto me preocupa.

“La felicidad consiste en no ser feliz del todo y que no te importe demasiado” decía el poeta D´Ors recitado por mi profesor de filosofía de COU. Saber gestionar la incertidumbre para vivir sin estar seguro del todo, saberse irrelevante en los tiempos intermedios en los quizás hayas sido alguien y predecir desde la cumbre las dificultades del camino de regreso a casa.

Pues nada, que en este domingo en el que se agostan los tiempos como silencios de siesta, me ha dado por pensar en intenso sobre esa sobrecaraga de importancia que damos a la diferencia entre amanecer y atardecer, subir o bajar y lo poco que le damos al dia que los separa.

11 comentarios:

  1. A mi me pones un enlace a "Jot Down" y ya echo/hecho un día.
    Y atardece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate,tengo todos los jot downs comprados. Pero desde el verano les estaba poniendo el ríp por tostones e intensos sin embargo el de enero me ha gustao.
      Bss

      Eliminar
  2. Qué intensivo se pone Ud. los domingos!!!
    Me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad q este blog se esta poniendo ultimamente un poco empalagoso de intensidad.
      Bss

      Eliminar
  3. En mi tierra gallega hay una frase para esta etapa del día:"Entre lusco e fusco"

    ResponderEliminar
  4. En mi tierra hay un dicho para esa hora del día:
    "Entre lusco e fusco"
    Saludos,
    Verónica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida verónica,
      En este caso era matutino, las ocho mas o menos.

      Eliminar
  5. ¿no da igual? lo importante es disfrutarlo, y no, no creo que seamos dueños de nuestros desvelos jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo q disfruto de mis insomnios, me jode cuando me los generan.
      Abrazos

      Eliminar
  6. Lo único permanente es el cambio.

    ResponderEliminar
  7. La felicidad como el sexo depende todo del estado de tu mente
    Todo lo fugaz es bello
    Un abrazo

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...