martes, 30 de enero de 2018

El sueño eterno. Desmitificando a Chandler



Yo creo que somos bastante condescendientes con Chandler, a mi , por lo menos en este “El sueño eterno” primer libro suyo que me he leído, me ha parecido un chapucero de tomo y lomo. Ya sé que es un imprescindible para los que nos gustan las policíacas, ya sé que está entre los 1000 libros que tienes que leerte antes de espicharla, ya sé que es un antes y un después en el tratamiento de las novelas de polis, pero a mi me ha parecido un chapucero qué queréis que os diga. Puede que buen escritor, pero un chapucero.
¿Qué es eso de que los personajes entran y salen sin saber por dónde ni por qué? De repente aparece un chofer que no estaba, de repente acaba en el fondo del río; gente que se acumula sin perfilar, gente perfilada que no sirve para nada y una historia que cuando iba por la página 100 he decidido volver a empezarla de nuevo porque no me estaba enterando de nada.
Yo creo que en el inconsciente colectivo se ha quedado la película de Howard Hawks y el papel carismático de sus dos protagonistas Bogart y Bacall y se recuerda el libro mejor de lo que es. La película ha hecho el papel de esos amigos escritores a los que les dejas tu cuento escrito regulero y con la mejor voluntad te dicen eso de “esta bien, pero déjame que te lo corrija un poco” y después cuando lo lees corregido resulta que lo han puesto boca abajo, lo han reescrito y le han dado un orden y coherencia que tu boceto inicial no tenía ni de coña. En mi opinión el libro le debe a la película, como la película le debe a la sensacional actuación de sus protagonistas y secundarios. (le dedico un pufffffff a Dorothy Malone la librera). 



Por poner un ejemplo el papel de Bacall no tiene nada que ver con el del libro en donde no se puede ni adivinar su carácter, mucho más acertado en la película, sin duda. Por no hablar de la escena en el piso de Joe que en el libro está más cercano a esas escenas de los hermanos marx donde la gente entra y sale de una habitación alocadamente que a una trama con cierta sensatez. Es cierto que la película desprecia a algunos personajes, pero es que en el libro quizás están de más. Así que para no complicarse mejor prescindir. Y a todo esto no hay que olvidar que tiene a un guionista como Faulkner que a lo mejor algo contribuye (es verdadera devoción lo que se tiene en este pueblo por Faulkner).
Y una vez despellejado vamos a lo bueno, es decir, los diálogos. Cualquiera que haya intentado escribir algo sabe la dificultad de construir unos diálogos rápidos, ocurrentes con carga de humor y que no queden impostados. Pues el tal Chandler lo borda. En muchos casos he pensado que se ha escrito diez o doce diálogos brillantísimos y el resto del libro es atrezzo para justificarlos.
Otra cosa buena es el personaje, Marlowe, y su estilo tan definido en ese sarcasmo, esa incorrección política, su relación “peculiar” con las mujeres. No sé donde he leído que todos los protas de policiacas posteriores le deben algo a Marlowe, no sé si es exageración pero desde luego es un personaje redondo que en la peli interpreta sensacional Bogart. Que tampoco nadie espere un relato de su vida o meterse en lo personal como muchas policiacas españolas (y que a mi me encanta), el sueño eterno no llega a tanto, pero si que construye “un personaje” más que un “resolvedor de casos”.
El tercer punto importante es la incorporación de la crítica social. Pone literalmente a caer de un burro a la clase alta, sus niñas pijas y caprichosas, su manera mafiosa de enriquecerse y macarra de resolver los problemas.
En fin que Chandler abre un nuevo camino en la policiaca, eso es cierto; los personajes ya no son esos fríos jugadores de cluedo de las novelas británicas; escribe bien y con estilo, estupendos los diálogos teñidos de humor, pero no estaría de más que le hubiera dado un repasico a lo que escribía y no ir sobre la marcha chapuceando el argumento sin ton ni son a la espera de que alguien (como la peli) le organizara el berenjenal que tenía montado en su novela. 


4 comentarios:

  1. Lo leí hace mil y solo recuerdo que me gustó.

    Supongo que tienes razón PERO ¿literalmente a caer de un burro? Lo dudo. Si no iban en burros y los han tirado, no es literalmente.

    Y sí, he venido aquí a patalear.

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...