miércoles, 10 de abril de 2019

Dolor y Gloria, Opinión fanática de la nueva peli de Almodóvar


Almodóvar me gana por la estética, por la imagen, por el encuadre, por la forma, por el simetrismo y los colores, por cada cosa en su sitio exacto con ese sello tan personal, por saber poner la cámara tan cerca que se mete dentro, por saber ganarse las miradas de los actores y actrices recitando vidas y escondiendo secretos. Por todo ello. Pero en esta historia (como en otras muchas, no todas) también me ha ganado por el fondo y la estructura.
Un juego de distintos planos y distintas capas de su vida que se entrelazan en un guion magistral. Quizá hay un momento en el que pierde el tempo narrativo atrapado en las drogas, pero enseguida lo recupera.
Primero la narración excelente de la infancia con un olor a ropa blanca y lavanda, teñida de pobreza y tristeza, en unas postales que durante toda la cinta pensé que eran de película italiana, con una Penelope a la que de habitual soporto con dificultad (excepto en jamón jamón) y que sin embargo en este caso remite a la belleza de la Sofia Loren en Dos mujeres de deSica puffffffffff. Esta unión estética me parecía uno de mis habituales onanismos mentales hasta que para la conclusión de esta historia elige una música italiana (Come sintonia de Mina), momento en el que casi me levanto a aplaudir en medio del cine. 
La segunda cuestión a la que me remite la película es al dolor, el dolor entendido como ese atajo para encontrarse con el yo de cada uno en su esencia, el momento de saberse en el pliegue de la existencia sin quererlo admitir, el cajón de las consecuencias y los excesos del primer tramo de vida al que llamamos juventud. Quizá porque me lo acabo de leer, pero el libro Clavícula de Marta Sanz me ha venido a la cabeza hablando de lo mismo. (por cierto libro que me ha gustado poco o nada). Tus dolores son tu historia y Almodovar cuenta su vida a través de sus dolores, sus adicciones y sus miedos. (mi yo hipocondriaco de nuevo monopolizando mis opiniones). La manera en la que lo cuenta es peculiar mezclando primeros planos personales con imágenes y murales de pop-art. Bordea el exceso, pero es que, si no, no sería Almodóvar.
El tercer momento es el de la soledad. La soledad que, como con el dolor del anterior párrafo, también se expone como consecuencia. Esa soledad injusta con los que se tiene cerca y que sin embargo busca teléfonos de amores viejos en las agendas olvidadas. Esa búsqueda de reencuentros añejos trufados por el recuerdo y el azar: el azar de ver el cartel de una obra de teatro que te hace entrar, de un retrato perdido, el azar del reencuentro inesperado, el azar de la memoria caprichosa que une presentes y pasados en el tamiz tramposo y torticero de solo recordar lo mejor de lo malo de entonces. Y sobre todo la soledad de la fama mal digerida, que como al propio Almodovar le lleva a ser esclavo de la caricatura de su propia publicidad.
La estructura es una caja de zapatos usada como caja de recuerdos. Van saliendo fotografías, el rosario de cuentas derogadas, el huevo de zurcir; la inexistencia paterna, la sobreexistencia materna, el primer descubrimiento de la homosexualidad. Las acuarelas de la infancia, las viejas historias de amor que alguien se niega a cerrar, los rencores sin vendaje y las banderas rotas y ajadas que nunca llegaron a ondear. Todo uno dentro de lo otro. La historia descubierta en el boceto de una obra sin terminar, la obra que incluye a los personajes de un pasado por indagar, que a su vez se representa en el presente aludiendo a la infancia que se cuenta y todo ello que se encaja en el rodaje de la nueva película en el andén que le insufla nuevas ganas de vivir al protagonista recuperado y cansado de la historia.

Banderas está estupendo imitando gestos y poses del director, Asier Etxeandia sensacional actuando en una homosexualidad no estridente y al mismo tiempo creíble y actuando de actor que me parece de una dificultad de nivel superior. Difícil es actuar bien, pero más difícil es actuar actuando como si actuaras regular. (la nuera de la consuelo aporta un puffffffff propio a Asier Etxeandia) y finalmente el papel corto e intenso de Leonardo Sbaraglia (que pueden apuntar a mi lista de “señoresquemeatraen”). Ya he comentado que Penelope está muy bien dentro de su aparatosidad habitual que me supera. Quizá la madre de mayor, interpretada por julieta serrano rebaja el papelón de Penelope; pero lo mas seguro es que la culpa sea mía porque esta señora me llega de siempre tirando a poquico. Y en un papel segundón más que digno Nora Navas.
Los detractores del manchego dirán que siempre hace lo mismo, que se recrea en sus filias, que es insoportable el divismo egocéntrico que acompaña a la distribución de sus películas y que sus guiones a veces aparecen mordidos por su emborrachamiento de forma, pero a mi, qué queréis que os diga: me encanta. Y en esta película Dolor y Gloria especialmente.


13 comentarios:

  1. la inexistencia paterna... en un plano de las escenas con la madre adulta, aparece una fotografia en blanco y negro en la mesilla, donde se ve al padre real de Pedro Almodovar...., muy buena pelicula, muy bien contada y muy bien filmada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está en un segundisimo plano. Incluso en algun momento juega con las miradas con el pintor. A mí me gustó las historias dentro de la historia.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. A mí Almodovar no me encanta siempre pero Dolor y Gloria me ha gustado muchísimo, muchísimo. Lo de Asier es increíble, la actuación que tiene es espectacular.

    Te recomiendo que vuelvas a ver La ley del deseo. El personaje de Asier es en realidad Eusebio Poncela con el que Almodovar dejó de hablarse tras La Ley del deseo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustó mucho la peli y Asier.Lo de ponceña me lo dijo mi mujer al acabar. No leo ni escucho nada antes de la película.
      Besos

      Eliminar
  3. A mí me gustó mucho. Pero a mí también me gustó Julieta q no gusta a nadie. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Yo no soy nada fanática y me ha gustado mucho, mucho.

    ResponderEliminar
  5. Querido mío, es esta ocasión no puedo estar más de acuerdo contigo. He sido muy fanática del Almodóvar más gamberro y transgresor, y también del desgarrado e íntimo que mostró en La flor de mi deseo (que me pone los pelos como escarpias). Pero también muy crítica y detractora de ese que se lo creyó demasiado y nos ofreció bazofias como Los abrazos rotos.
    Julieta me reconcilió un poco con él. Pero lo de Dolor y Gloria ha sido impactante para mi, por lo inesperado (no había leído ni oído nada de ella antes de verla). Y me encontré con ese viaje de reconciliación TAN bien guionizado, TAN bien actuado (que le den a Asier 7 Goyas uno detrás del otro POR DIOS)y sobretodo, esa emoción comedida que desprende toda la película y que a mi, personalmente me tuvo en un puño y llorando hasta bien pasado el final. Me vino bien, no estoy muy allá anímicamente pero mi llanto no era de pena, sino de desahogo.
    La madurez te da estas cosas, te sitúa en una atalaya desconocida en la juventud desde donde revisionar la propia vida te da otro ángulo en el que no siempre sales bien parado. Ya lo dice el personaje de Cecilia Roth al principio "querido, la película es la misma, el que ha cambiado eres tú". Qué gran verdad. Esa es la vida.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoooooooooooooola
      la de los abrazos rotos y la de los curas no las he visto.
      Julieta me gusto bastante
      Y Asier impresionante. (además muy mono el zagal)
      Besicos.

      Eliminar
  6. Almodóvar me da cosa. Sus pelis me apasionan o me aburren. Así que tengo dos filtros que me conocen bien. El primero ya lo he pasado, el de mi compañera, a la que le ha encontado. Ahora espero que la vea mi hijo. Si me da el visto bueno, iré enseguida a verla.

    (No he leído, pues, tu post, para no enterarme de qué va).

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...