miércoles, 30 de septiembre de 2015

Cosas que pasan a los cuarenta y pico.

Anoche me hablaron de Armando. No sé por qué hacia tiempo que había desaparecido de mi memoria. Quizá no tanto desaparecido como diluido en otra vida. Ahora desde aquí parece que fuera otra  pero en realidad era una vida lejana, divertida y despreocupada donde los protagonistas ya no somos nosotros sino personajes ajenos, esbozados y desdibujados del pasado. Por entonces se nos hacían poco las tres o las cuatro de la madrugada de un martes cualquiera tan solo hablando y hablando. Sin darnos cuenta pasábamos de la hora en la que se llega tarde a la que ya se llega demasiado temprano: porros trompeteros, humo denso, música cansina y enlazar una cerveza con la siguiente hasta que las palabras se embarullaban en forma de frases en bucle y pensamientos reiterados.

Armando siempre venía con nosotros. No pegaba mucho la verdad, era correcto, tranquilo, demasiado tranquilo. No quiero decir que no bebiera, ni que fuera un plasta. Era un tio divertido, pero divertido a su manera. Recuerdo el día en casa de PIli en el que yo me pillé a la prima flaca de Elena; al rato ella me estaba cabalgando desencajada como esos esqueletos que se cuelgan del retrovisor de los coches y se mueven desacompasados y allí tenía a Armando detrás haciendo el pavo, braceando como si fuera un muñeco de guiñol y yo que no podía contener la risa y la prima a lo suyo, hasta que se percató, se vistió rapidamente y nos mandó a los dos a la mierda. “Sois unos inmaduros” nos dijo como si eso fuera un demerito.

"Estudiar Derecho no es fácil, decía con su sorna habitual; ¿donde se ha visto una bar que tenga facultad y que las niñas pijas sean más faciles que el derecho romano?". Era un tío apuesto, yo diría que incluso guapo, vamos que había muchas que se hubieran ido con él encantadas a echar un comodato. Pero cuando llegamos a cuarto, cayó en un pozo oscuro, profundo e inexplicable para nosotros. Seguía viniendo de juerga, pero realmente ya no estaba. Nunca supimos que le pasó esos dos o tres años. Quedábamos con él en ese deseo de los buenos amigos de que uno empiece a contar sus problemas sin que los demás le pregunten nada.Silencio. Al principio echábamos la culpa a una tipa espectacular más mayor que nosotros con la que se enrolló en una apertura paralela. Se fue a vivir enseguida con ella a un piso de estudiantes y convivieron durante algunos meses. Pero no, no fue era por ella, al revés incluso, yo creo que ella lo pasó bastante mal porque veía que no podía hacer nada por él.

Acabó la carrera dos años después que nosotros y eso hizo que aunque nos seguíamos viendo con cierta habitualidad ya no fuéramos al mismo ritmo. Luis se marchó a Alemanía, yo empecé las oposiciones y el tiempo se achicaba sin dejar resquicio a otra cosa que ir viviendo y empujar la vida hacia delante. Creo que fue Maria (puffffff), sí seguro, la que coincidió con él en el despacho de Ortiz de Zarate. Por entonces volvía a ser una persona normal y aunque María nunca lo ha contado estoy seguro de que hubo algo entre ellos. (La envidia se me come). Después se metió en un banco y le fueron destinando de ciudad en ciudad hasta que consiguió acercarse a Zaragoza, pero por entonces ya no estábamos los demás.

Pues todo esto venía a que ayer alguien de la pandilla sacó el tema de que lo había visto y que había hablado con él. Se había casado con una muchacha adinerada y habían tenido un par de críos. Joder, pues resulta que llevaba ya un porrón de años casado, la vida hecha, curraba en un banco en un puesto intermedio de esos en los que no te molestan los de abajo ni te dan por el culo los de arriba, y de repente se había encoñado con una chavala de treinta y pocos y lo había dejado todo. Él mismo lo reconocía, “empecé tontamente por internet, tu ya sabes, con las bobadas de los blogs y los tuiteres y los faisbuks de las narices y se me hacían las tantas escribiendo y ganando intimidad. Esa suerte de intimidad complice y anónima que me gustaba y que nunca habia tenido". "Y un día fui a Porriño por un tema del banco y con la escusa de que estaba allí me zampé los doscientos kilómetros hasta Mondoñedo para conocerla. No sé realmente por qué lo hice, fue como caer al vacío, como dejarme llevar, como esos dos años, no sé si os acordais, en los que anduve perdido cuando estábamos en la facultad. De aquello no he terminado nunca de salir hasta ahora, -confesó Armando- nunca supe porqué me pasó.”

Hoy, en la cena de parejas, ha salido el tema de Armando y he contado la historia y casi me crucifican. Primero mi mujer, que me ha dicho que era normal porque eso de los blogs os vuelve lelos; otros me han guasapeado por lo bajinis insultándome por pardillo y despertar las dudas en el enemigo, el sector divorciadas/os lo ha defendido a ultranza apostolando por la libertad para hacer lo que cada uno le dé la gana (la misma que detestaban en sus años de casados), e incluso alguna que yo me sé, ha mirado el guguelmaps de soslayo para ver si Porriño estaba cerca o lejos de Zaragoza.

Pues nada, que estás son las historias del cuarentismo que nos llevan por callejones y recovecos difíciles de evaluar y que hace que el ir viviendo asuma nuevas emociones y riesgos.

24 comentarios:

  1. El cuarentismo? Esas batallitas son intemporales, querido. Aquí ando yo a vueltas con un par de vídeos del 95 haciéndome el harakiri con el puñetero paso del tiempo...
    Fíjate que yo poco romance veo en el mundo blogger, quizás porque somos casi todo mujeres, igualito que en la administración. El día que vea entrar a un moreno buenorro por la puerta me vuelvo hasta buena!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ¿la crisis de la mediana edad? Mi padre se fue con la secretaria en el 88 y todavía no ha vuelto.
    No, en serio, esas cosas pasan, sobre todo cuando llevas ya una convivencia muy larga te puedes "encoñar", pero de ahí a dejarlo todo: obviamente lo que tenía no le funcionaba nada, si no es muy difícil. Tú debes saberlo, todo lo que nos une con la pareja de años... uf, tantas experiencias vividas, obstáculos superados, eso une mucho, al menos en mi caso. La llegada de otro tiene que poder con todo eso y para eso tiene que haberse acabado el amor. Hoy estoy espesita y no sé si me explico.
    Vamos, que yo por una inflamación pasional no creo que me dejara a mi maridito del alma.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Que sí,que sí,que lo de tu amigo pasa,y es que tiran más dos tetas que dos carretas.Y al revés,o sea,que la mujer abandone al marido con o sin hijos,también pasa.

    ResponderEliminar
  4. Que susto, al ver el título pensé que te habrías ido a mirar la próstata...

    ResponderEliminar
  5. jajaja me troncho con el comment de Viveiró. Qué salaos sois, rediez.

    Vamos a ver, por partes:
    - Que tu Santa no aprecie lo bien que escribes, me llena de estupefacción.
    - Opino firmemente que la convivencia mata muchas cosas. Y si no las mata, las acaba transformando en algo que no nos da ninguna vida. Y ya no es ausencia de amor, ni de compromiso ni de respeto, qué va. Eso es una convención. Una creencia inculcada y que repetimos como loros. Puedo decirte que mi ex-marido y yo nos queremos, y mucho. Pero un día dejamos de vernos el uno al otro como pareja. Ya no nos subíamos la fiebre, la rutina, el cansancio, el hacer de padres ... no sabemos, y tampoco importa. El día que te das cuenta ... es cuando empiezas a buscar fuera de tu casa. Si el corsé "matrimonio" "fidelidad" "para toda la vida" no nos oprimiera, y pudiéramos vivir tal como fluye nuestro sentir ... ¿creeis que seríamos monógamos durante toda la vida?.
    Yo lo dudo, solamente somos monos "algo" evolucionados :-)
    - Y tres. Besito.

    ResponderEliminar
  6. Hooooola compañeras/o.
    primero aclarar que es un cuento, por sí. Que a veces el hipèrrealismo hace confundir cuadros por fotos.
    Palabricas es verdad que el bloguerío se está haciendo un poco más femenino. Y los chicos nos conformamos con hacer de comentaristas anónimos o directamente largarnos al forocoches o al xart. Y yo que pensabas que ibas a entrar a trapo por lo de porriño y mondoñedo!!

    Española la verdad es que a mi una miaja de pereza me daría dejarlo todo así en un arrebato. pero quien sabe nunca digas de este agua no beberé...

    Sonia en otro arrebato cuentista me marco una historia femenina, no se si me saldrá.

    Viveiro si eso, ya sabes que serás al primero que llame para que me des el telefono del urologo y del otro medico que te ha recetado las pastillicas azules.

    ResponderEliminar
  7. Mi santa me lee y a veces (no muchas) incluso aprecia lo que escribo, lo que dice es que somos una cuadrilla de egocentricos/as por escribir en publico para que todo el mundo nos masajee diciendo lo bien que escribimos.

    Del resto me declaro incapaz de tener una opinión sensata sin discutir conmigo mismo, pero bueno llega un momento en que la pareja no es solo la pareja sino todo lo que rodea... bueno pero que te voy a contar.

    En cualquier caso te veo animadica y eso está requetebien y me alegra mogollon!!

    Viveiro se mete conmigo aprovechandose de que soy pequeño y delgado y no como él.

    Besazos a puñaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuera de la Consuelo que nos lees: tienes razón pero... y qué, mujer. Si esto es gratis.

      Quiero ciervooooooo

      Petons :-)

      Eliminar
  8. Tentada estuve, pero me mordí las uñicas y dejé pasar la oportunidad. Igual porque Porriño es el sitio más feo del mundo o porque mi jefa es de allí y no me la imagino recorriendo kilómetros para bajarse las bragas y enamorarse a lo loco. Ves? No me tires de la lengua!

    ResponderEliminar
  9. Esto se ha puesto interesante, jajaja. Salamandra tienes razón en parte, lo de la calentura y demás, pero es que depende de las necesidades de cada cual.
    A tú mujer no le falta razón con lo del egocentrismo, pero todo el que escribe, toca instrumento, dibuja, interpreta, canta... como decía Laurence Olivier "mírame, mírame, mírame". Qué le vamos a hacer, será que seremos una panda de inmaduros?? ;)
    Besos a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Define "en parte" :-). Razone su respuesta, vienesa.
      No hablaba de calentura... Más bien de lo que ello representa. Qué diferencia a una pareja de amigos a una pareja "a secas"?...

      Eliminar
  10. Esto se ha puesto interesante, jajaja. Salamandra tienes razón en parte, lo de la calentura y demás, pero es que depende de las necesidades de cada cual.
    A tú mujer no le falta razón con lo del egocentrismo, pero todo el que escribe, toca instrumento, dibuja, interpreta, canta... como decía Laurence Olivier "mírame, mírame, mírame". Qué le vamos a hacer, será que seremos una panda de inmaduros?? ;)
    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  11. Alaaaaaaaaa Txelos!!! un relato!!!! Joer, yo me lo había creído.. es totalmente plausible: te pega mucho tener un Armando en el grupo. Pero me siento MUY decepcionada con q el polvo presencial sea ficticio... a ver, te daba un toque... distinto. Esas cosas solo las hacen los ingleses en los congresos...

    ResponderEliminar
  12. Bueno, no es inventado del todo. Lo de Mondoñedo tiene parte de realidad, había quien hacía 800 km por un polvo y un cubata.

    ResponderEliminar
  13. Mi querida masqueperra, a lo mejor llego tarde. Este es un tema muuuyyy profundo. Verás, yo estoy casada 15 años más los de antes... ya sabes... Verás, mi marido y yo no nos encendemos sexualmente, tienes razón. Sin embargo me enciendo de amor cada día y él conmigo. Son tantas las calamidades que hemos superado juntos, tantos los momentos felices, tanto lo que evolucionamos juntos y por separado, tanto lo que nos vemos el uno al otro crecer que nos observamos con creciente amor y admiración mutua y eso yo no lo cambio por veinte polvos con George Clooney ni con Richard Gere que me pone mil veces más. Si el se echara un polvo por ahí y yo otro por allá ( que no me lo he echado pero no digo de este agua no beberé), no te puedo jurar que no nos entrara una enfermiza calentura y lo echáramos todo a perder, pero aunque me entrara, pondría la mano en el fuego que volvería a él, porque hoy por hoy, y creo que hasta la muerte, es el amor de mi vida.
    Te diré, que no lo conocí hasta los 33 y que los dos veníamos ya muy vividitos.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  14. Española, si el sexo falla se acabó.

    ResponderEliminar
  15. Muy ameno el relato, tan real como la vida misma. Yo también me he quedado perplejo al mirarlo por encima y leer "Ortiz de Zárate", es que tuve una novieta apellidada así y he pensado que era el eslabón perdido con este chico.

    No se si has visto esto esto o te has retirado.

    ResponderEliminar
  16. Los nuevos discos no los he oído pero no me he retirado, sigo teniendo out of TVE blues y dulce hogar entre mis muy favoritos. Me equivoco o musica maestro no es una casualidad??? Abrazos maestro.

    ResponderEliminar
  17. Out of the blue. Mierda de predictivos no los soporto!!

    ResponderEliminar
  18. No seas malo papa cangrejo, yo que había hecho creer a todos q era un cuento

    ResponderEliminar
  19. Dtra Di cómo q me pega tener un armando??
    Pero tu a que tipo de congresos vas????
    Bss

    ResponderEliminar
  20. Seguid seguid Lagariji y española con estas conversaciones q los lectores se están multiplicando por diez, llenos de morbo jejeje

    ResponderEliminar
  21. Si es que es hablar de follar y todas locas.

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...