martes, 23 de marzo de 2010

Escribir en directo

Hace tiempo, cuando escribía y aun sabía contar historias, tenía un cuaderno en donde no se podían arrrancar las hojas. Cuando empezaba, me proponía conservarlo integro hasta el final, pusiera lo que pusiera. Conforme avanzaba, me daba pena emborronar las páginas y entonces escribía en un folio aparte lo que luego copiaba a limpio.
Algunas noches llegaba borracho, o triste, o triste y borracho soñando historias de colores con quien ocupara en aquel momento mis poemas y me daba rabia perder ese momento de tristeza sin contarlo en una hoja del cuaderno y que quedara allí para siempre.
Por la mañana lo volvia a leer y me daban ganas de rasgar esos garabatos que ni siquiera se podían entender con coherencia y que no pegaban con lo anterior ni con lo posterior que tan bonito me parecía.
Guardo todos los cuadernos y cuando ahora los hojeo, me doy cuenta, que solo me entretengo en las prosas y los versos recitados sobre tristezas, melancolías y noches de alcohol y sin embargo paso de largo, las historias precocinadas en borradores aparte.
Quizá no soy, sino una colección de tristezas deletreadas sin boceto y una colección de frases escritas en directo en noches insomnes. Hoy vuelvo a teclear sin borrador y me tarareo, algo que me permita llorar mientras junto palabras en silencio.

8 comentarios:

  1. Menos mal que no llueve aquí hoy, porque entre el post y la música...

    viva la espontaneidad!

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo un cuaderno así, de la peor época de mi vida por ahora. Llegaba de copas a las mil y escribía y escribía...y nunca lo releí. Me daba miedo.

    Lo saqué hace un par de años y aluciné. Lo tengo guardado.

    Ahora escribo chorradas.

    Luego escucho la canción, que los libros de colores me llaman.

    ResponderEliminar
  3. Con un nudo en la garganta leo tu entrada. Con la música que nos has regalado salpican mi cara las mismas gotas de rocío de la carátula. Para ensimismarse uno mientras la escucho

    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Aún sabes contar historias, y es algo que nadie tiene que decirte, aunque supongo que da gustito que alguien te lo recuerde en voz alta, así que, hale, dicho queda. Quizás no sean las mismas de aquel tiempo del cuaderno, pero tampoco tú eres el mismo de aquel entonces. La época de "escribir-como-el-que-vomita-tristezas-y-melancolias-varias" tiene su momento, aquel, y el de ahora es el que toca.

    Y te aseguro que leerte es un placer. Quizás nada tortuoso y torturado, pero mucho más divertido.

    ResponderEliminar
  5. Pues...a mi personalmente me gusta más como escribes ahora que como escribias entonces. Entonces escribias mucho y había algo bueno. Ahora escribes menos pero casi todo es bueno.
    yo nunca escribi diario...pero si muchas cartas que luego no mande. Me da miedo pensar donde pueden estar ahora.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la música

    ResponderEliminar
  7. Diva Pues el encuentro alimentario deberá esperar lamentablemente porque mi pequeño terrorista esta malucho y suspendemos excursión. Seguiré agazapado buscando más coincidencias...

    Molinos miss five hundred ¿Cómo vas a escribir chorradas?

    Anonimos sois mi primer anónimo me estoy haciendo mayor,la música de secret garden es una pasada, lo más curioso del grupo es que ganó un festival de eurovisión con otra cancion parecida llamada nocturne o algo así... por el youtube está.

    Teresa se agradecen los piropos, para un egocentrico como yo son el alimento.

    Viveiro ¿Es una indirecta para que no me lance a escribir mucho??? A ver si se mejora mi peque y cuelgo la versión reloaded del libro de may ¿De quien son estas patas?

    ResponderEliminar
  8. Vaya, parece que soy la única que tiró el cuaderno 'me regodeo en mi propia tragedia y lo triste y diferente que soy y lo poco que me entienden'. Cuando lo encontré al hacer una mudanza lo tiré sin siquiera abrirlo. Miedo me daba.

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...