viernes, 29 de abril de 2011

Qué le he regalado a mi mujer por su cumple

Ayer fue el cumpleaños de lanueradelaconsuelo… (45 taquitos de nada),ayer me decidí  coger vacaciones y le pude dedicar este año el tiempo que se merece.

Le regalé una libreta de kukuxumusu y un boli de bob esponja en su calidad de niña, una pulsera de tous en su calidad de mama y una superbici en calidad de esposa. (Graciassssss cuñaos por hacerme de asesores, ni que decir que deporcuñao en la bici y superfashion cuñada en la pulserita).

Pongo fotos:

05400900782000k01011libreta

bici

Bueno y también le regalé esto:

“”

Trato de hacerme a la idea de cómo hubiera sido recorrer este camino sin ti, andar por calles empedradas sin tu mano y enfrentarme sin tu respirar a mis noches oscuras de vértigos y vacíos.

Es cierto que de no haberte conocido hubiera leído más páginas, hubiera vivido más veranos y quizá hubiera viajado en sueños a países desconocidos; puede ser que incluso hubiera tenido más tiempo de silencio para mi a la hora en que los días se apagan, pero hoy lo vería todo sin sentido sin llenarlo de ti.

Ahora te intuyo siempre escondida entre las frases que leo, oigo tu voz cuando callo y quiero reconocer los países visitados, a tu lado. Te necesito.

Cuando nos destemplamos me veo más pequeño, si tardas en reírte me hago más serio y si no me abrazas, me descubro insignificante. Cuando estás a mi lado no dejo de ser quien soy, sino que lo soy más fuerte, me subrayas, me pintas con lápices de colores y agrandas lo que pienso hasta que desborda como hoy en forma de versos, que quiero regalarte

martes, 19 de abril de 2011

4 Fotos del fin de semana.

IMG_6011 

IMG_5921 IMG_5962

IMG_6001

Como ya sabéis los tuiteros este fin de semana pasado tuvimos boda de disfraces… ¿de que fuimos disfrazados el chico y la nuera de la consuelo?, ¿Habrá una foto por fin de mi cuerpo serrano? ¿Qué fue de nuestros hijos? ¿De qué fue disfrazada mi suegra y mi cuñaaaa?…

para empezar hasta que acabe la entrada os pongo cuatro fotos que he hecho del fin de semana…

La primera foto del lugar donde se celebró la boda.Alucinante!!!!

Las segundas de mi polluelo mayor

La tercera desde la terraza del hotel.

¿Piruleta de fresa al que adivine el lugar?

222

Estos son los contrayentes.

jueves, 14 de abril de 2011

De cuando me olvidé de grabar Downton Abbey


Agapito Mendivel se sentó delante del ordenador y se fue metiendo de manera incontrolada en los blogs que visitaba a menudo. Blogs de ocurrencias, de poesías, de pintura, de frustraciones, de añoranzas. Algunos familiares, otros singulares, algunos con sexo explicito, otros implícitamente asexuados como los personajes del CSI. Agapito Mendivel sabía que a las 22.30 empezaba el capitulo que su mujer le había dicho que grabara en la tele, el último capitulo de su serie preferida, ella había salido “a cenar” como cada miércoles”.Sobre todo no te olvides de grabarme la serie como siempre” le arrojó con desgana al irse.
Se hicieron las 22.10 y leyó un post divertido de una chica a la que acababan de dar calabazas, se hicieron las 22.20 comentando sobre Faulkner en modo pedantillo e intenso, y las 22.40 repasando las fotos de una pareja en el mes de abril y recordó un abril en Venecia de hace 10 años lleno de recuerdos reciéncasados… y así fue como le atrapó el tiempo perdido con el boli en la mano y se puso a escribir un cuento de desilusión, de un cuarentón aburrido, frustrado, engañado, que un día cerró los ojos y se negó a vivir. A las 23.50 el teléfono le aporto relieve “¿habrás grabado la película?” “joder- pensó- la he cagado”. “Si claro, pásatelo bien” ironizó, mintió y colgó.
Tecleo la contraseña de twitter “Socorro ¿alguien ha grabado el capitulo de la serie inglesa de hoy?” le sobraron caracteres y le faltó ilusión. Alguien le contestó “en esta página lo cuelgan a los 20minutos de acabar”. Enlazó…lo dejó descargando y se fue a dormir. Pensó en lo fácil que sería tener una nueva bronca con solo decir que se le había olvidado, quizá sería la definitiva y se preguntó cómo habían llegado hasta ese punto, quizá les habían faltado besos, quizá les habían sobrado palabras…su tía Celes lo achacaba a no haber tenido hijos y su amigo Luis a no haber tenido sexo. Notó cuando ella se metió en la cama, notó el olor nuevo de los últimos miércoles desde hacia varios meses.
Se levantó a las 6.30, se sentó al ordenador, la serie estaba descargada bien. Respiró. Se sintió mayor, tremendamente mayor y en ese momento echó de menos poder levantar a algún niño de la cama con un beso caliente y sudado. Lloró. Botón derecho, el archivo de la serie se marco en azul, se desplegó un menú, bajo hasta eliminar, botón izquierdo, ¿Está seguro? Lo estuvo. Dejó escrito con carmín en el espejo. “No te he grabado la serie, adiós.” Y no volvió.

De repente me desperté en el sofá con el libro en la cara, miré el reloj “Ahhhhhhhhhhhhhhhhh!!! las 23.50” Dowton Abbey ¡me ha dicho que se la grabara! Busqué antena3 “mierda se ha acabado”… en ese momento entró por la puerta. Me hice el dormido. Me dio un beso. “Venga vete a la cama que te va a doler el cuello. Como me imagino que no te has acordado de grabar la serie le he dicho a mi hermano que la grabe…eres un desastre.” Escuché al pequeño gritar pidiendo agua. “Cariño, dime que no me llamo Agapito Mendivel” “Tu te vas de cabeza, esa chorrada de los blogs te vuelve lelo…anda tira a dormir”. Le di un beso y noté el mismo olor que me acuna dulcemente desde hace 10 años.

lunes, 11 de abril de 2011

Un cuento policiaco en 1000 caracteres y 5 minutos Hijos

Ernesto Gurrián se escondió tras el coche. Joaquín a su lado empuñó el arma reglamentaria. Desde allí podían ver la puerta abierta por donde saldrían. Los de dentro se habían cargado, hace tres días a Tomás Ojibe un compañero encantador con una hija de meses, tanto Joaquín como Ernesto habían estado en el bautizo. El coordinador de la operación lo dijo claramente en la reunión previa: “en caso de duda disparen, estos hijos de puta no se nos pueden escapar”.

Joaquín oía su propio sobrealiento, sentía la boca seca, tenía ganas de ver la cara de mierda de aquellos tipejos a los que no conocía ni en fotos. Se fue abriendo la puerta. Ernesto tenía mejor ángulo y desde allí, fue el primero en ver y reconocer los zapatos de la chica. Joaquín le miró de reojo. Vio como de repente le empezó a temblar la mano aferrada a la pistola. Pasaron tres segundos. Vio sus ojos encharcados con una pena de padre pero una angustia de ira. Vio a Ojibe con su hija en brazos junto al baptisterio. Vio a su hija, a la suya en la calle. Joaquín grito “!Alto policía tirad las armas!” luego tres disparos. “¿Qué haces Ernesto?” le gritó. Solo murió la chica y Ernesto vivió muerto para siempre.

sábado, 9 de abril de 2011

Música minoritaria: Jara y los perros de Pukhet

Se respira una calma chicha, una atroz calma chicha rodeada de una quietud exasperante. Hace unos años oí la noticia de que minutos antes del maremoto de Tailandia, se escuchó el silencio, y durante varios minutos los perros se empezaron a poner nerviosos huyendo de la orilla del mar, todo el mundo se quedó atónito preguntándose qué les pasaba y siguieron sin problemas tomando el sol en las playas de Pukhet. Media hora después, el mar se les vino encima y se llevó a muchos más allá de la vida. (recurrente De france puffff) .vidas
Así me siento yo en estos días laborales, como los perros tailandeses. Todo está laboralmente silencioso, sin a penas ruido, semi parado, y solo unos pocos, como si nos estuviéramos volviendo locos, estamos dando saltos nerviosos, como si ya supiéramos del tsunami que se avecina más allá del verano.
Mientras tanto, veo gente impasible tomando su martini dry y les escucho divagar sobre la problemática y la intríngulis social, mientras se aprecia un tenue olor a chamusquina proveniente de nuestros traseros. Quizá también es posible que los que habitan en las casitas del barrio alto se sientan guarecidos de tormentas tras sus rejas y su antejardín, y que como tienen cartas marcadas, piensen que al final solo nos cortaran las manos a los cantautores como,por otra parte, ha sucedido en casi todos los golpes de estado anteriores. Ellos se esconderán temporalmente bajo los sayos de un mosén orante, esperando que escampe para salir luego indemnes de sus madrigueras.cecile-de-france
Brotes verdes, hemos tocado fondo, en algunos sitios ya solo quedan las ruinas pero en otros la ola todavía no ha llegado. Lo peor es que muchas mañanas no estoy muy seguro si soy de ellos o de nosotros y me veo como los violinistas del Titanic tocando el violín mientras el barco se hunde.
Os dejo con Jara, que minoritario me ha inspirado esta reivindicación ya sabática. Y de France que también me inspira…
 
Las casitas del Barrio Alto,
 con rejas y antejardin, 
una preciosa entrada de autos,
 esperando un Peugeot. 
Hay rosadas, verdecitas,
 blanquitas y celestitas,
las casitas del Barrio Alto,
 todas hechas con resipol.
 
 Y las gentes de las casitas,
 se sonríen y se visitan.
Van juntitos al supermarket 
y todos tienen un televisor. 
Hay dentistas, comerciantes,
latifundistas y traficantes,
abogados y rentistas.
Y todos visten policron, 
juegan bridge, toman martini-dry. 


Y los niños son rubiecitos
 y con otros rubiecitos
 van juntitos al colegio high.
 Y el hijito de su papi 
luego va a la universidad 
comenzando su problemática 
y la intríngulis social.
Fuman pitillos en Austin mini, 
juegan con bombas y con políticos,
 asesina generales,
y es un gánster de la sedición.

jueves, 7 de abril de 2011

Cuentos de amor …vagamente (García pavón)

No soy objetivo, ni moderado lo sé, pero cuando me leo un libro de cuentos como este no puedo serlo. Soy un fanático, un exaltado, me ha entusiasmado. García Pavón escribe como si dictara cada palabra para que encajara perfectamente en la frase que imagino, rebuscadas, inventadas, en la tibia frontera entre la pedantería y la palabra añeja.vagamente
Cuenta historias de pueblo, algunas que le han sido dichas de crío, otras deconstruidas, reconstruidas por su memoria; mezcla a sus personajes de siempre con su familia propia; a medio camino entre el juglar y el cronista… a veces también, como el tío cansino que va del pueblo a la capital para un funeral y aprovecha a contar aventuras reoidas, pasadas y pesadas pero tan bien dichas que los niños se sientan a su alrededor para escucharlas. “Cuentos de amor vagamente” es un recreo para quien degusta la lectura lenta y pausada, a veces tan quieta, que el tiempo parece que se deja correr en un solanar de pueblo. 
Lo he pillado en la biblioteca, como siempre por sorpresa, edición antigua, difícil de conseguir. He buscado en iberlibro que es mi recurso de lecturas en desuso y cadáveres de letras, y lo he encargado para comprarlo.
Ya sabéis que Garcia Pavón es el papa de Plinio y Don Lotario un referente de todo aquel que diga escribir novelas de polis. Original, difícilmente comparable. Su marco es Tomelloso donde nació el autor y sus libros saben a vino recio y a queso manchego:“Plinio y Don Lotario, según costumbre en las atardecidas inanes, raboteaban por el Paseo del cementerio con las manos en la espalda y el verbo suspendido. De rato en rato echaban ojeos a los árboles enclenques ya con sienas otoñales, a los coches que iban y venían por la carretera paralela al paseo, y al sol caidón y ya tintado de brasa.”
Ganó el Nadal con “Las Hermanas coloradas” Estaba en casa olvidado, es el típico libro que anduvo en peregrinaje de balda en estante sin compaña que le diera sentido. Unos días junto a las predicciones de Nostradamus, otros junto a Arriba y Abajo y al día siguiente entre los tomos que antaño regalaban las cajas de ahorros el día del libro, cuando las cajas y sus obras sociales pensaban más en sus clientes que en patrocinar el equipo de hockey del hijo de la querida del defensor de los impositores. (Disculpas a mis lectoras del gremio pero es que la frase me había quedado redonda). Un día, me puse a leer aquel libro y desde entonces todo lo que he leído de él me ha parecido sublime. Sin reparos, como a mi me gustaría escribir.
Manosea las palabras a su gusto, deja que los personajes hablen sobre el tiempo que pasa (el tren que no conduce nadie) placeres y ausencias del mundo rural. Habla de política (hiriendo pero sin hacer sangre), de la dictadura tardía, habla de amor, de un amor conyugal y de alcoba, a veces furtivo, más susurrado que jadeado, pero igual de insinuante cuenta leyendas viejas, habla de la gente, de las banderas rotas, de sabios en sus discursos, de las monjitas en sus oremus y de los maestros de gabán raido y embozos resudados,. Este es para mi García Pavón, sólo siento que ya me queden pocos libros suyos como para darme nuevas sorpresas como la de este libro que termino y os recomiendo vehementemente.

lunes, 4 de abril de 2011

Yo y mi sombra, ángulo recto

Algunas cosas de las que pienso, no caben en los personajes que me he creado. No caben en elchicodelaconsuelo y mucho menos en mi personaje tridimensionado. Lo de menos es que se sepa quien las escribe, no es cuestión de anonimato, sino de ser libre para mañana pensar lo contrario y discutirme y dejar el personaje inacabado, que es lo que me gusta. A veces me apetece hablar de política y contradecirme con lo que creo y con lo que pensaba hace solo unos pocos años. Otras veces me gustaría recomendaros algún corto de porno bien hecho, explícito, suave y blando, aunque sé que no está bien. Me doy cuenta que me riman las prosas sin quererlo, que a veces conviene escribir a borbotones, me apetece aflojarme la corbata y ser de centro aunque esté mal visto. Mezclar artículos de derecho, con poemas; mezclar economía y frustraciones; mezclar ideas y una religión que recree dioses a los que poder recitar los silencios que deja la angustia y esa agorafobia a las orillas del Grado, de aquel personaje de dieciocho en el que aún estoy basado. No se si escribo yo o mi sombra en ángulo recto, yo o mi sombra en libro abierto como el poema de Altolaguirre a veces quedo en la arena tendido como despojo del mar. A veces da vergüenza dejar las cicatrices al aire sin vendajes, mostrando la fealdad de lo imperfecto, de lo humano, de los monstruos que genera el sueño de la razón. Lo mejor de todo esto, es escribirlo en intenso, desde la satisfacción de un primer domingo de primavera, hoy que los críos se han reído a dientes llenos y mi mujer y yo con ellos, mentiría si os dijera que estoy triste, quizá extrañado, exaltado, pero no triste, más bien lo contrario; miro con extrañeza el mundo que me rodea y no lo comprendo, pero no le guardo rencor; solo lo pinto de versos irreales cargados de goma2. Y mañana será lunes y se levantará el telón y no sabré si esto lo he escrito yo o mis personajes noctámbulos o quizá alguna de las varias personas que conformamos en afonía este blog del chicodelaconsuelo. He acabado “cuentos de amor …vagamente” de Garcia Pavón y es así que cuando aprenda, me gustaría escribir, haciendo palabras artesanas, convirtiendo en verbos sustantivos, describiendo al mismo tiempo lo doméstico de un queso sobre la mesa y el desasosiego de ir viviendo, de ver correr el tiempo en el mismo tren,en ese tren que no conduce nadie.

Las barcas de dos en dos,
como sandalias del viento
puestas a secar al sol.

Yo y mi sombra, ángulo recto.
Yo y mi sombra, libro abierto.

Sobre la arena tendido
como despojo del mar
se encuentra un niño dormido.

Yo y mi sombra, ángulo recto.
Yo y mi sombra, libro abierto.

Y más allá, pescadores
tirando de las maromas
amarillas y salobres.

Yo y mi sombra, ángulo recto.
Yo y mi sombra, libro abierto.

Manuel Altolaguirre

viernes, 1 de abril de 2011

¿Es Sarah Brightman minoritaria? y una poesía urbana.

Hoy mientras volvía de viaje,

me ha estallado en la cara la primavera

era mediodía y el sol fuerte me ha servido como aperitivo el mes de abril

En los postes altos,

parejas de cigüeñas hacían equilibrios camino del nido

quizá como todos en estos tiempos de incertidumbre.

He optado por curvas blandas en vez de la autovía

me he aflojado el nudo de la corbata sin quitarla

y he buscado el disco Encore de Brightman

One more walk around the garden

Half in a moment

acelerando

todas, sin descartes,

quizá vaya demasiado deprisa. Pienso.

Llego pronto,

me pido una cerveza fría

y espero que llegue mi mujer para comer

Juntos.

Bueno creo que es injusto decir que Brightman es minoritaria. El disco Encore es sencillamente una delicia, no me salto ni una canción.

He puesto el enlace en la lista de spotifis del lado como segundo del mes de marzo.

La manera como conocí a Brightman es peculiar, lo conté en mis inicios blogueros a modo de cuento, me bajé casi dos gigas de ternuras y en mañanas como esta, el disco se me pega a la mano y no puedo  evitar escucharlo a tope en el coche. Yo casi nunca corro por la carretera, pero, no sé porqué, ponerlo y acelerar es todo uno, como si volara.

La otra que cito Half a moment

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...