sábado, 19 de enero de 2019

Haciendo un Netflix con la canción de Quincho Barrilete


Como no tengo Netflix, porque les he pedido a los reyes una tele nueva y me han traido los muy  cabrones una camisa a cuadros, no me afecta mucho la agría polémica sobre poner subtitulos en español de España a una pelicula mejicana que los netfliteros han decidido acometer. Otro día ya os contaré como me dirigí este año a los reyes que estaban en el balcón de mi pueblo señalandoles la tele cual aficionado furbolístico demandando el VAR y como el trio de migrantes dadivosos lejos de hacerme caso se pusieron a hacerme momos despiadados.
Y como os decía, una vez enterado del tema de los letrericos, tampoco me parece que sea tan grave. La riqueza del español es tan abundante que aporta un numero sin fin de matices locales que a mi entender no está mal traducir si es necesario. Se me vinieron a la cabeza miles de anecdotas acaecidas en mis excursiones laborales por latinoamerica. Entre las mas hilantes está cuando le conté a un amable taxista argentino que mi madre, aqui conocida como la consuelo, "como estaba aburrida se había cogido un perro en la perrera". El señor lloraba de risa al punto de poner en peligro la catedral bonaerense osea el campo de River (lo siento no trago a Boca).
Pero siguiendo con el español de otros paises, no es solo la bonita lengua del plasta de valdano la que puede causar problemas, para mi el nicaragüense me resultó todavía más chocante cuando estuve por allí. Cuando la gente hablaba me parecía estar escuchando las canciones de mi idolatrado Carlos Mejia Godoy que aunque bellas, estareis conmigo, que o te pones a estudiarlas con detenimiento o no entiendes una mierda. ¿Qué narices es eso de suliveyar que con lascivia ocasionan los perjúmenes? ¿Para qué quiere un formón Clodomiro el Ñajo? ¿O por qué la guarrilla de la maria de los guardías quiere palabrearnos? en fin que uno repite las coplillas pero se entera habitualmente de la misa la media.
Así que como diría mi difunto abuelo: "el que no tiene quehacer con el culo mata moscas" y a falta de vivencias graciosas que contaros sobre mi vida y queriendo hacer pausa en mis pedantes ladrillos literarios so pena de tener menos visitas que el difunto blog de viveiro (que conste que estoy humillándole en el padel pero haciendole presión para que lo reviva), me ha dado por traducir al español de españa la preciosa canción nica de Quincho Barrilete. Por ello, me he puesto a investigar y escribir este post friki lleno de enlaces friquis (que estoy seguro que sabreis apreciar todos mis lectores friquis) y al que he dedicado esta noche de viernes procastinando para no enfrentarme a complejos intringulis laborales amenazantes y aburridos que van a desecar mis últimas neuronas cual jamón al viento serrano.

Aqui os dejo mi trabajo que espero sepais apreciar en lo que vale.

Quincho Barrilete
Quincho es el diminutivo de Joaquín, porque el chaval se llama Joaquín Carmelo (Bueno así lo llama Carlos Mejía porque es un nombre inventado aunque el autor la sacara de un encuentro real con un chaval que conoció en una especie de centro de acogida para niños pobres cuando volaba una cometa).
Barrilete: Apodo que identifica a las personas que hacen barriletes (cometas). La tipología de cometa que hacia Joaquin Carmelo era la de las lechuzas que luego explico.

De la marimba de chavalos de la Tirsa
De entre los hijos de la Sra Tirsa: la marimba es un instrumento formado por un grupo de tablas a modo de un xilofón y ese conjunto alineado de tablas hace símil al grupo de varios hijos.
Los nombres tanto el de Miguel Carmelo como el de Tirsa no son los nombres reales sino que Mejia Godoy se los inventa para la canción y para hacer a Quincho (Joaquín) un representante de todos los niños en tiempos de guerra y pobreza.
Al parecer (he pescado por la red) la Señora Tirsa tenía tres hijos (nombre inventado propio nicaragüense) dos niñas y un niño, el padre llamado Apolonio Martínez se encontraba preso en la cárcel por haber colaborado en las guerrillas y la madre había muerto sospechosamente aplastada por un camión militar mientras salía a buscar comida. No puedo garantizar la certeza del entresacado.

este tal Quincho se las gana a los demás
con sus diez años no cumplidos todavía
es hombre serio, como pocos en su edad.

Mientras su mama se penquea en la rebusca
Penquearse es trabajar duro, rebuscar restos para vivir.
Pero hay que tener en cuenta que La rebusca era un barrio de managua que no sé si tiene que ver.
El barrio marginado de "La Rebusca", uno de los más miserables de la capital ha desaparecido, casi por completo, ya en su lugar fue construido un nuevo barrio que lleva el nombre del mártir José Isaías Gómez. También La rebusca se refiere a la actividad de segunda búsqueda en basuras o en los campos. La "rebusca" es una práctica que se ha llevado a cabo en el campo desde siempre. Personas que acuden a los propietarios de tierras de labranza para una vez cosechados los cultivos, poder recoger las patatas, aceitunas, cebollas o ajos que han quedado sin recolectar bien por descuido o por el estado en el que se encuentran. Y aunque es una actividad que los propietarios de fincas han conocido desde siempre, ahora se ha agudizado con la crisis.

Quincho se faja como todo un tayacán
Fajarse es aquí ganarse la vida y tayacán literalmente es el hombre que guia una yunta de bueyes pero en el sentido de la canción es un líder valiente.

mañana y tarde vende bolis en los buses
Agua con colorante y azúcar, congelada, que se vende a poco precio y que la gente pobre toma para apagar la sed. Vamos, lo que viene siendo en España un Flash de toda la vida, así que nada que ver con el invento del sr bic.

para que puedan sus hermanos estudiar.

Que viva Quincho, Quincho Barrilete,
héroe infantil de mi ciudad,
que vivan todos los chavalos de mi tierra,
chavalos es igual a críos, zagales, chavales o chicos.
ejemplo vivo de pobreza y dignidad.

Que viva Quincho, Quincho Barrilete
su nombre, no se olvidará,
porque en las calles, plazas, parques y barriadas
el pueblo lo repetirá.

Joaquín Carmelo viene a ser solo un membrete
que le pusieron en la pila bautismal,
pero su nombre de combate es Barrilete
le cae al pelo, con su personalidad.

Allá en el Open, vive desde el terremoto,
Open Tres: Nombre de uno de los barrios más pobres de Managua, en la década de los 70, después llamado Ciudad Sandino. https://es.wikipedia.org/wiki/Ciudad_Sandino
En el año de 1972, el terremoto que destruyó Managua obligó a muchas familias a trasladarse e instalarse precariamente en el proyecto OPEN-3. Esta afluencia de proles numerosas damnificadas por el evento que destruyó sus viviendas, vinieron a darle vida al OPEN-3, ya que en el lugar sólo estaban cinco familias. El 17 de julio de 1979, con la caída del Gobierno del General Anastasio Somoza Debayle, el nombre de OPEN-3, fue cambiado a Ciudad Sandino, por el compositor Alberto "El Gato" Aguilar, el cual fue aceptado por la ciudadanía y hasta hoy se conserva.
El terremoto: Se refiere al terremoto que destruyó Managua el 23 de diciembre de 1972

a hacer lechuzas este Quincho es un campeón,
Lechuza: Tipo de barriletes (cometas) hechos de papel periódico, pegados con tiguilote (fruta típica de Nicaragua) y con ramas de coco
por un chelín, te hace un cometa prodigioso
(moneda de 25 centavos)
para ponerle un telegrama al colochón.
Colochón es uno de los nombres que se da a Dios. Es bonito, o a mi me lo parece, ese mandar un telegrama a dios a través de una cometa para recordarle la indigencia de nuestro joaquín en el open tres.

El tiempo sigue, incontenible, su camino
y el chavalito que vivió en el Open tres
barrio muy pobre de managua llamado Open Tres al cual hoy en día se le llama Ciudad Sandino y que ya hemos comentado.
no volverá a ponerse más pantalón chingo
Pantalón que es corto o se queda corto como los que heredan los niños de sus hermanos mayores y al que le falta tela por debajo.
ni la gorrita con la visera al revés.

Un dia va a enrrollar la cuerda del cometa
y muy feliz mirando al sol se marchará
enfrentará las realidades de su pueblo
y con los pobres de su patria luchará.
Lucha se refiere a la revolución sandinista contra el gobierno de Somoza.



Canción: Quincho Barrilete
Es una canción con ritmos binarios así como de marcha y que aunque luego cantó al acordeon su autor con los de paracagüina, la versión del festival de la OTI la canto Guayo Fernandez y le pone los arreglos orquestales Manolo Gas músico que para mi siempre será el autor de la canción spain spain que durante años ha sido la sintonía de agropopular de la cadena COPE con Cesar Lumbreras y a la que ya le dedique un post en este blog de friquismos minoritarios


Autor: Carlos Mejia Godoy.

Aqui el enlace a la wikipedia de Carlos Mejia Godoy
Mejía Godoy puso la banda sonora a la revolución sandinista y en coherencia se distanció de Daniel Ortega cuando este tomo aires totalitarios, (suponiendo, que es mucho suponer, que no los tuviera antes). Como este blog es de personas jóvenes, el que no sepa lo que fue la revolución sandinista que lo mire en la wikipedia o que se mire este post donde se ve al chico de la consuelo estrechando la mano del dictador nicaragüense y garantizandose por ello  el no poder entrar más nunca en politica sin que alguno de sus lectores le recuerde esta foto en bermudas. Si no lo sabiais son suyas (de carlos, no de daniel)  el Credo y el Cristo de paracaguina que cantó con acierto y donaire singular Elsa Baeza que de siempre me han sonado a la parroquia obrera de mi barrio. Para contrapesar están también las promiscuas cancioncillas María de los Guardias que cantó Massiel (y en el disco homenaje de hace unos años Paloma San basilio, que dadas sus amistades reales son ganicas de provocar) o Son sus perjumenes mujer (Hoy ambas canciones serían por supuesto tildadas de machistas y encarcelado quien osara cantarlas) 
Festival de la OTI
En 1977, su tema "Quincho Barrilete" gana el Festival de la OTI que se celebra en Madrid interpretado por Guayo González. Dice la wiki que el presidente Anastasio Somoza Debayle primero dijo que era una musica de circo y que luego intentó por intermediarios comprar los derechos de la canción imagino que para ponerle sordina para siempre. es evidente que fracasó y dejo para la historia un himno a favor de la infancia en tiempos de pobreza. La canción la cantó en la OTI Guayo Fernandez de quien no tengo más noticia.
A mi me encantaba el festival de la OTI y me iba grabando las canciones año tras año en aquellos casetes BASF que habia que rebobinar con el boli BIC para no fundir las pilas. Pero bueno de eso ya he hablado por aqui os pongo enlace al post en el que os regalaba para vuestros dulces oidos algunas de mis canciones favoritas ganadoras. 


lunes, 14 de enero de 2019

Libros 2018. Otra forma de ver la segunda república.


Cuando pasa el tiempo, lo importante no es tanto los libros que has leído sino más bien el recuerdo de los libros que has leído. Por eso, el resumen lector del año 2018 lo voy a hacer sin revisión y sin papeles, solo de lo que recuerde y me venga a la cabeza y ya si eso luego, lo completaré mirando la lista y abriendo algún libro o post para complementar.

Andaría avanzado el mes de junio, cuando saqué de la biblioteca el libro de Santos Julia La transición. Es un libro denso y repleto de personajes que lejos de quedarse en el feliz retrato del 75, se remonta hasta el final de la guerra civil para enumerar las veces que, desde entonces, se han propuesto soluciones transaccionales a las dos Españas enfrentadas. Lo primero es que esta visión frentista de la república ha sido precisamente alimentada por el autor toda su vida (al alimón con Javier Tusell y los demás llamados hispanistas británicos) vendiendo la idea de la segunda republica como el planteamiento de dos Españas una democrática y republicana y la otra totalitaria y fascista que nos condujo a la guerra civil. Este es un planteamiento que me resulta simplista y sin matices y del que ya hace tiempo que me llevaba rondando por la cabeza dedicar un rato de lectura (y escritura). Y fue este verano largo y de padre soltero por el pirineo (mi santa se quedó de rodriguez dizque trabajando) que utilicé para cumplimentar mis deseos.

A mi entender es muy complicado explicar muchas cosas del primer tercio del siglo XX en España sin leer algo de ese siglo XIX español al que se pasa bastante por encima en la escuela. El siglo XIX español me resulta como esas chicas sugerentes que quedan en un segundo plano del grupo, y cuya verdadera belleza solo descubres cuando quedas al día siguiente para tomar un carajillo tranquilo de media tarde. El siglo XIX ni es tan anodino, ni es tan sencillo y además explica mucho de lo que viene después. Es difícil querer estudiar la segunda republica sin tener un conocimiento al menos básico de lo que sucedió en España en el siglo anterior. Y en eso fue a lo primero que me dediqué haciéndome esquemas para ordenar precedentes. Interesante el baile de generales isabelinos, Prim y el sexenio democrático, la primera república y el turnismo útil y falsario de la restauración. Muy interesante conocer la vida del duque de Montpensier, nieto, hijo, cuñado, suegro y abuelo de reyes que siempre quiso serlo él de España y nunca pudo. O los juegos de cama de la reina Isabel palito palito a quien, como decía mi profe de político: “la revolución le pilló en sansebastian, pero a la reina la pillaba casi cualquiera en cualquier sitio”.

Entre todos los mitos que de la república se han construido, es el de Azaña el más bello, épico y al mismo tiempo el más falso de todos. Es cierto que Alfonso XIII es el más nefasto entre los reyes españoles (y mira que los hemos tenido variados), pero, por mucho que diga la ortodoxia, los dos presidentes republicanos que le sustituyeron tras el golpe de estado del 31 (don Niceto y don Manuel), heredaron de él sus perores artes en el borboneo y el sectarismo caprichoso, sazonados además de un odio recíproco y una erudición petulante y despreciativa hacia todos los demás, que explican muchas de las decisiones erradas que tomaron y nos encaminaron al desastre.
Ya sé, ya sé que os llama la atención que al sacrosanto advenimiento republicano del 14 abril del 31 yo lo tilde de golpe de estado, pero es que esto de la nomenclatura partidista para definir golpes y revoluciones españolas según filias y fobias se las trae. En España en este periodo hubo cinco intentos o golpes de estado: el intento de Galan y Hernandez, el del 14 de abril que obligo al rey a irse, el del 32 de Sanjurjo, el intento del 34 de Asturias y Cataluña y el golpe de estado del 36. Ni lo del 36 fue un alzamiento nacional, ni lo del 34 fue una revolución, ni lo de galán fue una sublevación; lo del 32 por supuesto que no fue una sarjurjada graciosa y sevillana, pero sobre todo el 31 fue un golpe de estado en toda regla, que igual tenía vocación positiva y plausible, puede ser, pero nos pongamos como nos pongamos, un golpe de estado como los demás.

Claro, con estas premisas subjetivas, iconoclastas y críticas ponerse a leer, una vez más, la ortodoxia de la segunda república española según Juliá, Tusell y Preston conlleva el riesgo de caer en el cabreo absoluto o en el sueño más tedioso. Para leer lo mismo que llevamos leyendo desde la transición, siempre hay tiempo y por eso me lie todo el verano a buscar y leer autores proscritos. Es cierto: parciales, críticos, revisionistas pero al menos son historiadores que dan una visión distinta a la tradicional con la que estoy tan en desacuerdo. Excluí de entrada al terrorista Pio Moa y al predicador Cesar Vidal (que para escuchar música sureña está bien pero como historiador deja mucho que desear). A Federico ya le había leído La ultima salida de Manuel Azaña, así que buscando buscando caí en los brazos revisionistas, derechones y paternales de Ricardo de la Cierva. Ya sabía que no era objetivo, lo elegí yo, nadie me engañó. Pero me lo he pasado de miedo zampándome uno a uno sus Episodios históricos de España: desde El mito de Azaña (25) hasta Ante el Alzamiento (33) cuyos “objetivos títulos” ya os pueden dar una idea de por donde van los tiros. Me paré en julio del 36.

Lo primero que hay que decir es que Ricardo de la Cierva escribe muy, pero que muy bien y lo segundo que no engaña a nadie. Es cierto que mezcla sin muchas contemplaciones hechos históricos con opiniones más que discutibles y que las opiniones siempre van por el mismo lado, pero ya íbamos advertidos: El advenimiento de la república fue ilegitimo, la constitución del 31 fue una imposición partidaria, en las elecciones republicanas especialmente en las del 36 hubo pucherazo, Azaña fue un minoritario ensalzado por los historiadores, la llamada revolución del 34 fue un golpe socialista que condujo a la guerra; el falangismo y el comunismo eran residuales, tras las elecciones del 36 llegó la primavera trágica cuyo desgobierno y permisividad con los movimientos anarquistas llevaron a un punto de desorden que avocó a los patriotas militares a alzarse en movimiento militar y ciudadano ante el riesgo de un golpismo comunista. Lo que más me ha gustado es el orden y tensión narrativa como si fuera una novela y también como va dibujando los perfiles de los protagonistas desde su punto de vista. Estas lecturas me han llevado a un segundo y tercer grupo de lecturas que os paso a contar. 

Tras los episodios partidarios de De la cierva ha sido obligado acudir a las fuentes y a una visión directa de los protagonistas. ¿Dónde se encuentra esto? En las biografías y memorias de los distintos presidentes y miembros de los gobiernos republicanos y ahí he caído en el consumismo más indiscriminado gracias (por culpa) a Iberlibro (este verano el concepto de compra por impulso tiene mi nombre). Me he comprado en papel Así cayó Alfonso XIII de Miguel Maura, las memorias de Martínez Barrio, las de Chaparieta. La paz no fue posible de GilRobles y alguno más que ahora se me olvida. Saqué de la biblio las nefastas memorias de Alcala Zamora, los interesantes diarios de Azaña y pesque por la red a La pasionaria y Las memorias de Lerroux donde se dedica básicamente a poner de chupa de domine a don Niceto. Todo a la vez, todo en un barullo mientras cogía notas en mis cuadernos de colores, y una cosa me iba llevando a la otra y así de entretenido que me he pegado el verano y su continuación.

Pero mi cabeza se hipertexta y se dispersa cuando lee (bueno se dispersa siempre) y de repente van saltando sobre, o en paralelo a la narración acontecimientos, historias, periodistas que me llaman la atención y nombres de los que poco sé y quiero saber. Me leo La revolución de Asturias de Chaves nogales y me lleva a sus libros de viajes, me leo el Advenimiento de la república de Josep Pla y me lleva a su magistral Cuaderno gris traducido por Ridruejo (una obra maestra quequiero paladear lentamente); Ortega y Gasset y sus filosofías, la historia de amor de la Duquesa de Villahermosa y Jose Antonio Primo de Rivera. Me reencuentro con AlvarezJunco (historiador que me tiene enganchado) y paso a su estudio sobre el origen del anarquismo y a su análisis del populismo lerrouxista, descubro a Fernando del Rey y Ruiz Manjón de los que no tenía ni idea. No sé que libro acabo ni cual empiezo, tomo apuntes voy y vuelvo y solo sé que me lo paso estupendamente y eso me basta…

Bueno y aquí me quedo, primer arranque de recuerdos lectores del 2018. No es que me haya ido por las ramas es que casi no vuelvo 

En el próximo capitulo la filosofía rupturista de Byung Chul Han que me recomendó Rorschach. Y así seguimos con esta serie de “ponga un post ladrillo en su vida” que estoy marcandome este 2019.

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...