miércoles, 13 de junio de 2018

Lejos del Corazón Lorenzo Silva Mi opinión ,despelleje y desilusión.



Seamos sinceros: los lectores hemos pasado directamente a un segundo plano igual que los gilipollas que pagamos la entrada por ver un partido de futbol en el campo. En lo último que piensan los directivos es en la gente que decide sacarse un abono de 500 euros para ver un Zaragoza-Tudelano a las diez de la noche un lunes a tres bajo cero. La pasta la da la tele, donde lo importante es que haya muchos partidos aunque sean malos, vender muchas camisetas de niño a setenta euros pantalón aparte y en el peor de los casos lo que se gana en las apuestas por dejarse hacer un Llagostera. El colmo de la desvergüenza es lo que ha hecho mi adorado Zaragoza. Tras pagar todo el año por ver una mierda, cuando por suerte llega algo bueno y juega la promoción, deciden cobrarte diez euros de más, por ver dos partidos de los que uno no se celebra. Son así, tan despreciables como nos desprecian.

Nos envuelven libros viejos en tapas distintas de colores como si fueran nuevos y serían capaces de vendernos libros sin hojas. Las distribuidoras se llevan un 58% del PVP porque todo (mal) editor sabe que el aval para vender mucho, no es que el libro sea mejor o peor sino que la tienda del triangulito verde decida poner un título de un determiando autor en cabecera de lineal. Creamos autores-marca que venden escriban lo que escriban y por eso les obligan a escribir un libro al año (o más) nos dé lo que nos dé. Escritores con teórica garantía de top ten pero luego convertidos en tertulianos en autopromocion a 1300  la parrafada. En fin que hay mucho escritor alardeando de  curriculum de postín pero con más peligro que la Cifuentes en el Eroski. Como ya sabeis de mi admiración por Silva, nunca le he incluido en los escritores-marca de esos que publican cada dos dias recopilaciones, de las compilaciones de articulos dominicales simplemente cambiando la tapa como si fuera un libro nuevo, pero hay cosas que me empiezan a poner nervioso.

A mi sinceramente, que alguien me quiera vender a diez euros la sombra de grey, a cinco el  diablo del follet, y a tres la cartomancia de la bruja Lola en recetas del masterchef me da absolutamente igual. Ya sé lo que me espero y sé lo que me compro. Lo que me fastidia es que gente que escribe de maravilla me dé gato por liebre. Esto me ha pasado en varios microcuentos de mi adorado Luis Sepúlveda vendidos como libro a 20 euros por Tusquets cuando no deja de ser un relatillo de animales de quince carillas. Y con todo mi pesar me empieza a pasar con algún libro de la serie vila-chamorro como Lejos del Corazón.

A ver Lorenzo, puedo entender que hayas pillado la veta de la guardia civil y que sus reivindicaciones y problemas sean una constante de tus libros. Puedo entender que en España haya más de 80.000 guardias que con sus parejos y parejas hagan el doble y que ellos sean potenciales compradores de tus libros, pero los que somos y hemos sido vehementes defensores de tu prosa nos merecemos algo más, porque si no, me haces sentir como al espectador de campo de futbol ultrajado un lunes a las diez de la noche pasando frío y que no deja de ser sino un actor secundario de la fiesta que celebran otros desde la tele. Ya sabes que me voy a comprar todo lo que publiques, pero dile a tu gente que no se aproveche de ello.

Esto no es un capitulo de Policías en acción o Comando actualidad. Os vamos a enseñar lo duro que es ser guardia en el estrecho con las planeadoras lijándonos los morros. ¿Cual es el tema que está de moda? Los delitos informáticos; pues os endiño al hilo, cien páginas sobre la historia del bitcoin. Sí teniente, a sus órdenes mi subteniente, cuádrese guardia primero. Que ya, que sí, pero que no.


Lejos del corazón es una historia vacía que sostiene un publireportaje. Lorenzo Silva se demora cansinamente en algo que ni la mitad con suerte de sus lectores entiende, y que ni siquiera les importa como son los bitcoins. Entre medio, pega un par de guantazos a los piratas informáticos (que conste que yo me he dejado 20 euros en comprarlo) y sermonea sobre los delitos sin víctima y los ciber “robinjuds” que no se sienten culpables porque roban a los ladrones.

Cuando Silva escribía sin focos, la moraleja se desprendía sola y sutilmente de la trama.En este sin embargo es tan evidente que cansa. Vila se ha convertido en un moralinas y en un sermonero. Los hijos sin padre es una figura que atraviesa el libro en muchos de los personajes y que cuando ya vas por el tercero te dan ganas de decirle “que sí que sí, que ya lo he pillado”.

Los secundarios tienen un papel residual en este libro en detrimento del excompañero del pais vasco que no dice nada de nada y sale todo el rato (que si eso ya me he comprado el libro de Sangre, sudor y paz del país vasco, pero ya). Olvidaros de las conversaciones deliciosas con López en el libro de los escorpiones. Olvidaros de las reflexiones de aplauso cuando habla con la Consuelo en la Marca del meridiano. De los interrogatorios de los Cuerpos extraños. Nada de nada. Mira que daba juego el encontronazo de Inés con los malos. Pues nada. Capotazo, bajonazo y a corrales.

Las policíacas que me gustan aprovechan el entorno, el barrio, la ciudad como si fuera un protagonista más. La Barcelona de Mendez, el Tomelloso de Plinio, sin embargo aquí el sur gaditano parece tan solo un recorte gélido de sucesos de informe semanal. Sin rasmia, sin pasión. Tengo que decir que yo tenía en la cabeza el sur tarifeño de Montero Glez: Luisardo, pichita. La huella jonda del heroe, Iam Fleming y su Gibraltar putero y contrabandista, Manteca colorá. Pistola y cuchillo. Ya sé que esperar de Silva las frases desgarradas de Montero es como esperar que maria dolores pradera cante barricada, pero hombre un poco más de implicación. Cada uno es bueno en lo suyo, pero joder un poco de tensión en lo que se escribe.

Y ya para rematar la historia de Vila con Chamorro. El morreo está pegado como bolsillo de plastón de traje de payaso. Disculpen el espoileo pero coño que llevamos diez libros esperando algo entre ellos y no se puede solventar así en dos folios inexplicables  e inexplicados. Sin ir más lejos en La niebla y la doncella se generó ese clima especial donde el firteo cuaja solo y el polvete venía dado. Igualmente al final de otros libros cuando se separan. Pero ¿aqui? yo es que no le encuestro sentido alguno, ni siquiera me parece momento. Más bien se queda en una suerte de rollete adolescente ante el sol de la tarde que me parece de lo peor.

En fin, que quede claro que sigo siendo un lector incondicional de Silva. Su libro Todo por amor (por ejemplo) debería ser lectura obligatoria de cómo escribir relatos. Pero como esta industria quemaautores sigue pidiendo partidos (digo libros) todos los días de la semana, de vez en cuando nos endiña un gatillazo como este. Señores de Destino, los lectores preferimos poco y bueno que mucho y regular. Si este libro te lo bajas del epublibre y lo lees como ves un partido mientras cenas, no pasa nada, si te has gastado la entrada yendo al campo a las once de la noche la critica mesurada no aguanta ni tres lineas y te sale un despelleje como el que os acabo de endosar.

9 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo!. Nosotros también pagamis la entrada, pero no se si repetiré

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿te lo has leido? Dame tu opinión porfi.
      Yo creo que después de este parará para coger aliento, porque este capítulo no está ni lejanamente a nivel de los demás.
      Igual no lo es, pero tiene toda la pinta de libro por encargo.
      abrazos

      Eliminar
    2. Lo hemos leído. Le falta todo: no hay ni un sólo diálogo interesante, no tiene la tensión entre personajes de otros, mucho saludo y mucho a sus órdenes pero sin más. El caso en si es interesante, pero demasiado bitcoin que no aporta nada, si coges la Wikipedia y la fusilas a trozos pues rellenas mucho.
      Hace tiempo que pienso que estos personajes se estan muriendo por falta de vida propia.Si te fijas, en todo el libro Chamorro no pinta nada, con 4 paginas esta resuelta, no la salva ni dandose un beso con el jefe, que tampico aporta nada.
      Poco más que el cariño me queda.
      Igual si metes al hijo de por medio les puedes dar vida, pero no lo veo.
      En mi opinion una saga que se acaba.

      Eliminar
    3. Absolutamente de acuerdo con lo que dices.
      Pero yo soy optimista y con un tiempo de reposo, olvidarse de los débitos contraidos, volver a retomar los personajes y dejarse de monsergas de tertuliano, aun les queda vida.
      Pues lo que digo en el post, escuchar a los lectores y dejarse de libros prefabricados de editorial.

      Besicos.

      Eliminar
  2. Madre mía, como tiene que ser de malísimo para que tú hayas escrito esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa compañera
      precisamente de aquellos autores que estimo es de los que he escrito reseñas crueles. La estrategia del agua de Lorenzo Silva tampoco me gustó y lo dije.
      Incluso de mi adorado Montero Glez hice un despelleje en el carmín y la Sangre.
      Cuando me gusta lo digo y cuando no me gusta también, es la única manera de ser creible.

      A ver si me merco un libro que ha publicado una tal Ribera.
      Muaksssssss

      Eliminar
  3. Pues mira a mi Silva me parece que escribir, escribe muy bien pero es uno de esos que plantea bien y resuelve mal. Es como si a medida que las novelas progresaran se fuera quedando sin fuelle. Como le sucede a Vila por cierto, que es un personaje cansino, muy cansino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida en primer lugar, espero segirte viendo por aqui!!

      Yo creo que tanto a Silva como ha Vila se le están comiendo sus obligaciones. Tiene que ser siempre políticamente correcto, tiene que hacer continuamente un publireportaje de la guardia civil, tiene que tratar en cada libro un tema de actualidad (irak,corrupcion,cibercrimen...), tiene que someterse a la historia de sus personajes en los anteriores libros (no va a cambiar de golpe el personaje) y además tiene que escribir un libro al año. Todas estas obligaciones no sé si impuestas o autoimpuestas hace que los libros terminen siendo poco frescos.
      Es verdad que escribe bien, y los diálogos los borda, pero ha terminado siendo un escritor (y un personaje encasquillado).
      Después se ha empeñado en soltar monsergas y como bien dices eso resulta cansino de tan correcto.

      Igual debe refrecarse con algún spin off de algún personaje; no sé. Yo le tengo mucho aprecio tanto al autor como a los personajes y me sabe malo de verdad tener que hacer una critica feroz.

      Abrazos.

      Eliminar
    2. disculpen el "ha" y el "segirte" se me han escapado por no revisar.
      Como dijo juancarlos palito "Lo siento mucho, me he equivocado, no volvera a ocurrir"

      Eliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...