miércoles, 3 de marzo de 2021

Junimuners. El arte de elegir la fila correcta para ser un triunfador

Soy de los que no creen en el tema ese de la justicia social ni en que cada uno recoge lo que siembra, ni que a cada cerdo le llega su sanmartín, ni en todos esos esoterismos basados en la creencia de que algún ser extraño y generalmente supremo se dedica a reordenar y reequilibrar los premios en referencia a los méritos, esfuerzos, rezos u otros hechizos. Es cierto que si no juegas a la lotería es difícil que te toque y que, si estás en tu casa manoseándote las partes pudendas, resulta más complicado que la fortuna te sonría, pero imposible lo que se dice imposible no es.

Si os gustan estas melonadas de cómo triunfar en tres minutos leeros el libro Outliers de Malcolm Gladwell allí hace reflexión de por qué triunfan los triunfadores y cosas así. Cuenta como el hábito en que las cosas te salgan bien suele ser la causa de que te atrevas más a menudo porque tienes confianza. Quienes tienen capacidad de ensayar suelen actuar mejor que quienes no e igualmente quienes tienen acceso a herramientas escasas serán los primeros de la clase. Todas estas cosas tienen su lógica. Pero al recordar ese libro también me viene a la cabeza hipótesis peculiares del autor como que los que nacen primero o sus apellidos empiezan por las primeras letras tienen más opciones en la vida. (os juro que lo argumenta de una manera que hasta te convence).  Y puesto a parir teorías peregrinas, yo también tengo una y es que los triunfadores son los que tienen el arte de elegir las filas correctas.

En mi casa tenemos una peculiaridad (no admirable) y es que como llegamos siempre tarde (bueno muuuuy tarde) tenemos poco hábito de hacer filas. Cuando nosotros llegamos generalmente ya no hay filas, más bien porque ya han cerrado las puertas o se ha acabado la actuación. Esta falta de habito sumada a la habitual desconfianza que en mi persona tiene la señora que ronca a mi lado desde hace más de veinte años, nos ha llevado a más de una situación complicada que os cuento para ilustrar mi teoría de las filas y nuestra suerte contenida: 


 

Los viejos lectores de este blog sabéis que hay una serie iniciática que titulé losjunimuners basada en las aventuras y desventuras de la nuera de la consuelo y un servidor en su viaje de novios . Pues repasando el otro día me dí cuenta de que no os he contado la historia de los señores del turbante en Malasia.

Imaginaos lejos, mu lejos, digamos que Singapur, to lleno chinos, y la típica recomendación de cuñao. “Si vais a Singapur no os podéis perder el safari nocturno en la frontera de Malasia, si no lo veis es que no habéis estado en singapur”. Yo me imaginaba a varios orientales enfundados en traje de pantera haciendo el lelo delante de turistas cámara en mano y me daba tirando a pocas ganas, pero ya sabéis que un viaje de novios lo que impera es el "sí cariño".

“A mi lo que me tira pa tras, es que no tienes ni idea de inglés, dijo mi adorada junimuner confiando en mí, y eso acaba a las tres de la madrugada lejísimos”

 ¿Pero a ti quien te ha dicho que yo no sé ingles?

Tu déjame en paz que yo seguiré a alguien que tenga pintas de saber, que de ti no me fio.- Me increpó- Mira estos chicos del turbante que son de aquí y que espabilaos parecen, (Mi mujer hace silogismos en los que solo ella encuentra lógica: Tienen turbante ergo son de aquí) se refería a una pareja de sijs que se montaron en nuestro autobús y que podían ser de allí o de Mondoñedo (Lugo).  Hay que decir que la nuera de la consuelo no tiene mucho tiento al localizar lugareños.

Eso lo dirás tú.

¿Te recuerdo cuando preguntaste a dos guiris sonrosados con una guia en la mano porque decías que parecían del mismo Gerona?

Pues para mi que hablaban catalán  

¿O al señor negro en la plaza de maría pita?

¿Y por que no puede ser un negro gallego?

Por poder serlo puede, pero habitual no es.

Yo que domino el singapureño como si hubiera nacido mismamente allí entendí claramente que a la salida veríamos una fila con una señora con un paraguas rojo (rojo=red) y un logotipo raro. También entendí lo de la puntualidad británico-singapureña o sea que el que no estuviera allí que se buscara la vida porque las tres era muy tarde.

A mi déjate de tontadas de paraguas, yo sigo a los del turbante que me he quedado con su cara y esta gente sabe mucho de la vida. ¿silogismo?  Vimos el espectáculo, la verdad muy recomendable y a la salida por supuesto nos demoramos comprando cosas importantes como un imán de nevera para mi suegra. Corre que la del paraguas se está metiendo en el autobús, le dije. Déjate de tontadas que estos chicos también esperan. Ponte en esta fila detrás de ellos que la que tu dices no es.

Cuando alcé la vista yo creo que era la reunión anual de amigos del pueblo sij y en cada fila había cuatro cinco señores ataviados de la misma manera. Yo no tengo la culpa de que todos vistan igual es normalísimo equivocarse. me dijo. (Veinte años después eso hubiera sido causa de guerra peeeeero entonces todo era amor).

Por supuesto no eran nuestros sijs, no era nuestra fila y por supuesto perdimos el autobús a las tres de la madrugada; pero lo más curioso es que había varios de turbante tan perdidos como nosotros y como somos tan roceros enseguida nos amigamos con una familia de cuatro miembros de los del moñete (si van en familia no nos raptarán) (¿lógica ilogica?) y entre los seis alquilamos un taxi

Six no problem  ¿ha dicho six o sijs?

No te hagas el listo que eso también lo he entendido yo.

El viaje de vuelta fue para grabarnos con todos apretujaos en un taxi-cafetera. Ten cuidado que el papa sij te mira con ojos picaruelos (Qué guarro eres hijo mio). Cuidadín que gui ar junimuners.- le dije- Ohhh junimuners congratulations 

********

Pues de estas historietas de filas equivocadas tenemos varias. Yo creo que alguna otra ya la he contado por aquí. Cuando mi mujer con el carrito del niño (y niño dentro) confundió la fila de la farmacia a las seis de la mañana con la de La jungla que era un after de mi pueblo con la gente más pasada de toda la noche zaragozana “Oye mami, que creo que al bebe no le va a gustar nuestra música igual deberías ponerte en la otra fila y me compras unas pastillitas para mi de paso, jajaja, pero si quereis entrar encantados”.

O cuando en un hotel de Badajoz en lugar de esperar la fila de la puerta de recepción “Tu es que eres muy legal como tu madre pero en esta vida hay que ser más espabilado” en esa otra puerta de al lado no hay nadie. Me fui a aparcar el coche regresé y tras casi un cuarto de hora la ví salir del bingo. No te hagas el gracioso, que te conozco, el cartel ese luminoso hubiera hecho confundirse a cualquiera. Y ya me pegué todo el viaje cantándole números: el veintidós los dos patitos, el ocho, el trece, mira como… (que guarro eres hijo mio y que poca gracia tienes).

Así que después de este rollete de matrimoniadas deduzco que en la vida hay dos tipos de personas los que aciertan la fila y triunfan y los que nos equivocamos y nos sirve de excusa para echarnos unas risas. Francamente casi prefiero la segunda.

 

10 comentarios:

  1. jajajaja yo he estado en Singapur y no hice el Safari ese. Pero si de elegir mal la fila yo soy el rey jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros fuimos en Enero de 2003. Hicimos una cosa que llamaban stop over que era una especie de oferta con la singapur airlines que te dejaban por cuatro duros la estancia si en lugar de irte directamente a Australia te quedabas tres dias en Singapur. A mi me gustó mucho además ha dado para un montón de posts ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. jajaja nosotros somos de pelicula viajando. Ahora ya nos lo tomamos a cachondeo, pero nos perdemos cien veces, vamos a sitios raros por intuición, no tenemos nada preparado (no por amor a la aventura sino por desidia pura).... en fin.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Yo tampoco he estado en el safari ese.
    Insisto:tu mujer da para muchas entradas.

    ResponderEliminar
  4. Llevamos 25 años en una amorosa incompatibilidad que a veces nos da risa y otras nos da ganas de darnos reciprocos sartenazos.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. me habeis obligado a mirar si sigue lo del safari. Y sigue, con opiniones enfrentadas.
    https://www.disfrutasingapur.com/safari-nocturno
    A mi me gustó mucho singapur volvería encantado.
    Bss

    ResponderEliminar
  6. Acabo de caer que una vez dormí en un hotel cerca del zoo que era como en una península.

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, qué casualidad, juuuusto me estoy leyendo ese libro ahora, a mi me está encantando, lo de que los mejores jugadores de hockey nazcan todos a principio de año no puede ser casualidad, no me digas! jajaja

    Y de tu mujer, pues qué decirte, que soy fan, como siempre. Y que tendría que escribir ella estas mismas entradas pero con su versión y así sabríamos la verdad verdadera jajaja

    ResponderEliminar
  8. Es un libro entretenido Gladwell es un buen divulgador.Si no te lo has leido y te gusta este leete La clave del exito (The tipping point) Hace poco le publicaron otro libro Hablar con extraños suyo que me trajeron los reyes y lo tengo esperado.
    Sin embargo el de la inteligencia intuitiva me dejo frío.
    Besicos.

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...