viernes, 5 de julio de 2019

Los dias que vendrán. Opinión y despelleje de la peli de la colometa.



Algo tendría que haber pensado cuando ví a un pingüino salir del cine diciendo que hacía mucho frio dentro, algo tendría que haber pensado cuando la amable cortadora de entradas se marchaba corriendo a poner las palomitas y luego a darle al botón de la peli en una optimización de los recursos humanos que para sí querrían muchas lean manufacturing y sobre todo algo tendría que haber pensado, cuando dentro del cine no había ni el tato: un par de señoras de esas que van al cine por no aguantarse entre ellas tomando un café y un par de jóvenes sentados a partir de la fila en la que te da igual la película que te echen.

Pero como decía mi tio el libanés “hay veces que más vale comer dos veces que dar explicaciones” así que si mi santa esposa, la nuera de la consuelo, quería ver la bonita película “Los días que vendrán” allí que estaba yo diciéndole esa frase que hace a los matrimonios perdurables: “Sí cariño”. ¿Estás segura de que esa película estará bien? Siempre poniéndome en duda. Lo dicen todos los críticos esos gafotas que te lees para tu mierda de blog que ya no te comenta nadie y sobre todo lo dice mi amiga Begoña. Acabáramos entonces no hay más que decir. ¿Es ironía no? Así que con la certeza de lo inevitable me conduje cual amoroso acompañante a deglutir la premiada cinta.
A ver cómo os lo explico. ¿Vosotros os acordáis de la colometa de la plaça del diamant? ¿Os acordáis de que Silvia Munt hablaba doblando en un español raro y latoso mientras los labios se movían en catalán? Pues aquí es algo parecido. Como ya sabéis los fieles lectores de este blog no soy nada sospechoso de catalanofobia sino más bien todo lo contrario, pero es que la actuación pierde toda la fuerza en ese español maltratado que me recuerda a la señora de la tienda/verdulería de Cambrils de mis veranos cuando amablemente me intentaba hablar un idioma que no era el suyo. “Tenemos espelmas en el segón estante” (Que no sabías si quería venderte velas o condones). Si los actores se expresan mejor en catalán, pues se pone en catalán con carteles debajo y santas pascuas como hicieron en Verano de 1993, pero no se chapucea así.

Por cierto hablando de la señora de la verdulería de Cambrils no puedo evitar un recuerdo a mi tia maría, hermana de mi abuela que siempre veraneó con nosotros . Mi tía, a la señora de la tienda siempre la llamó la Goyita (Goyo y Goya es un diminutivo que se estila mucho por aquí de Gregorio y Gregoria). La cosa es que la mujer ni se llamaba Gregoria ni nada parecido sino que en la entrada del establecimiento tenía una cartel hermoso que ponía “Fruites Collita Própia” y mi adorable tía, buenagente como nadie, no estaba para explicaciones de nivel C y lo traducía a su manera, al punto de que al final todo el mundo hispanoparlante la termino llamando la Goyita mientras la señora lejos de molestarse y en un bien entendido “el negoci es el negoci” contestaba risueña al cambio de onomástica que los patibularios baturros le habíamos asignado a costa de su cosecha horticultora en propiedad.

Bueno, que estaba hablando de la peli, pero vamos que la peli se resume muy pronto La Colometa se preña en un marcha atrás de un zagal de bigote, dizque su novio, lo que deriva en un derroche de intensidad lindante con el onanismo mental sobre si la nasciturus se va a llamar lluisa o maritxel y cosas similares. La tipa es de una pedorrez insoportable y la historia de una lentitud rayana con el sopor. No digo que David Verdaguer lo haga mal, pero es que los personajes se caen al primer soplido. Hace poco vi Lo dejo cuando quiera que es una peli de él sin tantas pretensiones y sin embargo la mar de correcta y divertida.
Debo de ser un carca de cuidado pero por muy real que sea el embarazo veridico de la actriz y de su madre, creo que ver a un crio tetar diez minutos de reloj tiene un encanto singular en el blog de la mama vaca pero para una peli no le veo yo la gracia. Es muy realista echando un rabo explicito al final del embarazo para que el crio se recoloque (sic) pero a mi me recordaba el chiste de "eres tu mi padre, eres tu mi padre" y no me podía parar de reir. “Te quieres callar que nos van a echar” La acomodadora estará haciendo palomitas, limpiando el cine, cortando entradas y no le dará tiempo.
El Cervantes es un cine que me gusta porque es de pantalla grande, está en el centro y las sillas son cómodas… pero vamos a decir que no les pillamos en el mejor día. Las palomitas estaban rancias, debían de ser más o menos de cuando el hidalgo caballero conoció a Dulcinea y montó el cine; yo sentí solidaridad laboral con la pobre única trabajadora que desarrollaba todos los papeles, en fin que solo le faltó salir de actriz. El aire acondicionado lo puso el que criogenizó a Walt Disney y todo ello por el módico precio de ocho euracos de bellón cada uno y encima luego la película de la colometa preñada que dios les engracie.
Vaya peliculica a la que me has traído, maño. Pero si la has elegido tú y tu amiga la crítica cinematográfica. Que va, si no la hubieras querido ver lo habrías dicho, no eres poco pesao; además no te metas con mi amiga Begoña. Si cariño lo que tu digas.

3 comentarios:

  1. Una nota respecto al doblaje y TV3. Aquí, en Catalunya, la televisión pública, en un alarde más de chovinismo casposo, es capaz de doblar a Javier Cámara y a Rcdo. Darín al Catalán. Sí, al Catalán. Aquí que proclaman el bilingüismo, que el Castellano será lengua cooficial en la anhelada República (bueno, en verdad esto no lo dicen todos-leed el manifiesto Koiné y quiénes son sus precursores-), que todos sabemos todas las lenguas etc., son capaces de semejante aberración que da vergüenza ajena. En fin. Nacionalismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno aqui es un poco distinto y un poco lo mismo. Se empeñan en doblarla al castellano porque si no se comen un colín en la distribución. Y les queda un hablar irreal, forzado en castellano, con acento de inmigrante español de cuenca tras seis años estudiando escultura en bellas artes de barcelona, cuando los personajes son netamente aborigenes que no pintan nada hablando español.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. hombre, estaría muy bien que todas las pelis fueran VO subtituladas en lo que quieras....pero de lo que yo hablo, y creo que entiendes, es diferente. No conozco tu tele autonómica pero no creo mucho en los medios públicos ( bueno RNE emitiendo sólo clásica mola ), se demuestra que siempre son parciales y herramientas de politiqueo.

    ResponderEliminar

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...